“El gobierno de Ebrard celebra a un dictador”, artículo de Leo Zuckermann
El analista publica el viernes en el diario Excélsior un texto sobre la estatua de Heydar Aliyev, fundador de la República de Azerbaiyán, la cual está en avenida Reforma y cuestiona las razones para erigir dicha esfinge.
(Foto: Félix Márquez/Cuartoscuro)

El gobierno de Ebrard celebra a un dictador

Leo Zuckermann /Excélsior

19 octubre 2012

Me da mucho coraje cada vez que paso, un par de veces al día, por la esquina de Reforma y Tolstoi. Ahí, en medio del Bosque de Chapultepec, sobre una de las avenidas más preciosas del mundo, hay una estatua espantosa de un dictador. Sentado en una silla enorme, mirando hacia la grotesca Estela de la Luz, se encuentra Heydar Aliyev, fundador de la República de Azerbaiyán cuyas credenciales políticas son las de un autócrata. Atrás de él hay una inmensa placa de mármol, que semeja un mapa del país en cuestión, y que en las noches se ilumina de distintos colores. Se trata, en suma, de un monumento de un tirano, de horripilante diseño soviético, en una de las esquinas más bonitas de la capital.

Me da coraje, primero, que las autoridades capitalinas hayan aceptado poner una estatua de un dictador. Me da coraje que lo hayan hecho porque Azerbaiyán “donó” una buena cantidad de millones de pesos para hacer este proyecto y “rescatar” la Plaza de Tlaxcoaque en el centro. Me da coraje que el gobierno de Ebrard haya engañado al Consejo Rector del Bosque de Chapultepec, conformado por ciudadanos distinguidos, para construir un bodrio. Me da coraje lo espantoso que quedó esa esquina. Me da coraje el enorme tamaño de Aliyev sonriendo, como burlándose de los tontos mexicanos. Me da coraje que un personaje de esa calaña tenga una estatua más conspicua, en un mejor lugar, que dos políticos a los que admiro muchísimo y tienen una presencia más escondida en el Bosque de Chapultepec: Churchill y Gandhi.

¿Cómo es posible que Ebrard y su secretaria de Medio Ambiente, Martha Delgado, hayan aceptado vender así una de las mejores esquinas del Bosque de Chapultepec?

Fue a través de Guillermo Osorno como me enteré de esta historia antes de que develaran la estatua del dictador de una de las repúblicas de la ex Unión Soviética. El cuatro de septiembre, el editorialista de El Universal reveló el perfil de Heydar Aliyev: “Dirigió la oficina de la policía secreta soviética (KGB) durante los años de la dominación rusa sobre la república de Azerbaiyán. Fue secretario general del Partido Comunista, pero se opuso a las reformas modernizadoras de Mijaíl Gorbachov, y por eso fue removido. Ascendió al poder después de que una rebelión depuso al presidente en turno. Su gobierno fue autoritario. Murió en 2003 y heredó el poder a su hijo”.

Osorno citó el obituario de Aliyev en The New York Times: “Al mismo tiempo que brindó estabilidad a Azerbaiyán, la vida política del país siguió siendo turbulenta, con frecuentes intentos de asesinato y golpes de Estado en su contra e igualmente frecuentes quejas de sus oponentes por sus prácticas electorales, abusos a los derechos humanos y mordazas a la prensa”.

A Aliyev, según cuenta Osorno, le gustaba “el culto a la personalidad. Su retrato decoraba ciudades y pueblos azerbaiyanos. Los trabajadores eran acarreados en masa a concentraciones en su honor. Una estrella y una montaña llevan su nombre. Se construyeron tres museos para recordar sus hazañas”. No le bastó, al parecer, tanta conmemoración dentro de las fronteras de su país. Ahora está en una de las mejores esquinas de la Ciudad de México a miles de kilómetros de Bakú.

Unos días después de este primer artículo, Osorno volvió al tema. Había descubierto más información escandalosa. Resulta que este proyecto lo aceptó el gobierno de Ebrard porque los diplomáticos azerbaiyanos “donaron 65 millones de pesos para recuperar la plaza Tlaxcoaque” aparte de todo el dinero que invirtieron en el jardín donde se encuentra la horrorosa estatua de Aliyev. En Tlaxcoaque ahora hay un monumento “que conmemora una masacre de nacionales azerbaiyanos en la ciudad de Jodyalí, a manos de soldados armenios […] Un pedestal de granito sostiene una figura de mujer con los brazos en alto. La placa que lo acompaña parecía redactada por Ponchito”.

Ayer me dio mucho gusto escuchar a Carmen Aristegui tratando el tema de la estatua del dictador Aliyev en su noticiero. Celebro que haya más comunicadores que le den cobertura a este grave error de la administración de Ebrard. Ojalá que la visibilidad mediática sirva para que un día los mexicanos podamos recuperar ese espacio y poner una estatua de un personaje internacional con buenas credenciales democráticas; alguien como Václav Havel o Nelson Mandela, por ejemplo.





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]