La afrenta, el escándalo y la confirmación: Analistas sobre MVS
Este domingo periodistas y analistas dan sus puntos de vista a favor y en contra sobre lo que llaman el “escándalo MVS, Aristegui y Calderón”
De izquierda a derecha: Álvaro Cueva en Milenio; Jorge Zepeda Patterson en El Universal; Fernando Gómez Mont, ex secretario de gobernación en Reforma; Raymundo Rivapalacio en 24 Horas y Javier González Garza ex Coordinador Parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados en Reforma. (Foto: Cuartoscuro.com)

Durante este fin de semana destacan cuatro columnas publicadas en diversos medios de comunicación donde periodistas y analistas realizan un análisis de las acusaciones del presidente de MVS Comunicaciones, Joaquín Vargas, contra el gobierno Federal por ‘chantajearlos’ con el retiro de la Banda 2.5 GHz si recontrataba a Carmen Aristegui.

Los textos recopilados son de Fernando Gómez Mont, ex secretario de gobernación y Javier González Garza Coordinador Parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados en Reforma; Álvaro Cueva en Milenio, Jorge Zepeda Patterson en El Universal y Raymundo Rivapalacio en 24 Horas.

Todos ellos desmenuzan las afectaciones a los ciudadanos, la posición y actuación de presidente de MVS, las contradicciones del gobierno federal en respuesta a las acusaciones y la estrategia de Calderón para ganar favores frente al gobierno de Peña Nieto.

A continuación algunos fragmentos de dichos textos:

La postura del abogado ante el caso de la 2.5
Fernando Gómez Mont, Reforma
18 de agosto 2012

“Como abogado del Grupo MVS en el ya famoso caso de la Banda de 2.5 GHz, comparto una reflexión. Lo hago convencido de que buen abogado no es sólo el que conduce con éxito el interés de sus clientes, sino aquel que lo logra sin traicionar jamás aquello que lo define: la honorabilidad, la lealtad y el amor por México.

“Dado que los acontecimientos recientes se han vinculado con hechos ocurridos en febrero de 2011, afirmo que desde el primer momento la conducta de la periodista Carmen Aristegui me afrentó. Me afrenta hoy todavía su actitud, al buscar someter al Presidente de la República, al hombre, al padre de familia, al esposo, a un escrutinio injustificado e infamante. Al periodista de bien le corresponde desentrañar la verdad de los hechos. Le obliga la carga de la prueba. Le gobiernan, sobre todas las cosas, la ética y la responsabilidad de ejercer un oficio que a falta de entereza degenera en arbitrariedad o servilismo.

“Doy testimonio de la calidad y la convicción con las que Felipe Calderón Hinojosa se ha entregado a la causa que protestó servir. Fui colaborador de su gobierno y sigo siendo hoy, desde el libre ejercicio de la profesión, un hombre que respeta en el Presidente las cualidades de entereza moral y visión de Estado.

“Sólo la soberbia puede explicar que a Carmen Aristegui no le haya sido posible retractarse, ni ayer ni hoy, de una conducta absolutamente reprochable. No, por cierto, aquella que consiste en ejercer su libertad con valentía, sino aquella en la que una periodista pretende revertir la carga de la prueba al destinatario de sus afirmaciones. En el acto en que muchos reconocemos en Aristegui una voz libre y valiente, somos también muchos quienes vemos en ella lo que somos todos: un ser humano que yerra y acierta. No tengo duda de que su conducta periodística en febrero de 2011 pertenece al primero de los casos.

“Mi participación en el asunto de la Banda de 2.5 GHz ha buscado construir un entendimiento entre el Gobierno y el concesionario, con bases legales y una apreciación de las políticas públicas que harían bien al país.

“(…)Sostengo que además de vulnerar derechos fundamentales de MVS, el rescate cancela un proyecto que detonaría la competencia como ninguna otra opción de política pública. Por ello, me he comprometido junto con otros profesionistas, a la defensa de esta visión pro-competitiva ante las instancias administrativas y jurisdiccionales. En este camino, buscaremos evitar que el arrebato vulnere dignidades y libertades”.

Bicocas
Javier González Garza, Reforma
18 de agosto 2012

“Cuando un periodista o un medio de comunicación se convierten en noticia, se muestra que algo descompuesto hay en la sociedad. Este es el caso del conflicto por el control de la banda de 2.5 GHz, que ha pasado de ser una discusión técnico-económica a un asunto de libertad de expresión.

“(…)El problema, si solamente fuera de carácter económico, debería de resolverse en el ámbito del Poder Ejecutivo y los organismos de control que para esos fines existen, incluso podrá dirimirse en el ámbito judicial.

“(…)Ello implica que el conflicto ya no está en el terreno de la discrepancia económica. Si el dicho de Vargas es cierto, como parece serlo, la situación es completamente otra, estaríamos en medio de un chantaje político que no sólo implicaría una prohibición al libre ejercicio de una profesión, también representaría un golpe inaceptable a libertad de expresión y a la democracia misma.

“El asunto es de una importancia superior. Si lo que dice el gobierno federal es cierto, desde que ocurrieron los hechos, y aún hoy, está obligado a presentar denuncia. Pero en ningún caso podemos tolerar un chantaje o venganza desde el gobierno. La investigación de este caso puede llevarnos a conocer los entretelones del otorgamiento de concesiones de bienes nacionales y a eliminar la nefasta discrecionalidad con que se otorgan, sobre todo en el espectro radioeléctrico.

“Vergonzosamente en este sexenio, la actividad periodística en nuestro país está en su peor momento. Periodistas de todos los niveles y en gran parte del territorio nacional han sido amenazados, secuestrados, desaparecidos y muertos. Reporteros Sin Fronteras reporta más de 83 periodistas muertos desde 2000, otros 14 desaparecidos, e innumerables amenazas.

“Los ataques a las instalaciones de medios de comunicación se multiplican. Las amenazas han llegado a ser de tal magnitud que algunos medios han decidido no publicar sobre temas de seguridad. Existen casos como el de la periodista Lydia Cacho, que han decidido abandonar temporalmente el país debido a amenazas en su contra. Otros se han ido en definitiva, algunos han solicitado asilo político en otros países. Ejercer el periodismo en México se ha convertido en una de las profesiones más peligrosas en el mundo.

“(…)El llamado duopolio televisivo avanza aumentado su poder, la asociación de Televisa y TV Azteca ya es un hecho en Iusacell. Estas empresas representan conjuntamente más del 90% de los servicios de televisión y ahora podrán ofrecer servicios integrados de telecomunicaciones: internet, televisión, telefonía fija y celular. Además, la telebancada de la próxima legislatura en las cámaras de Senadores y Diputados incrementará y hará sentir cada vez más su poder.

“Mientras, toda la evidencia muestra que el gobierno de Calderón castiga a sus críticos y con ello fortalece aún más la fuerza del duopolio.(…)”

El escándalo MVS
Álvaro Cueva, Milenio
19 de agosto de 2012

“Estamos ante un escándalo monumental. Jamás un concesionario de medios, como Joaquín Vargas, había acusado al gobierno federal como él lo acaba de hacer.

“Jamás el mismísimo gobierno federal se había defendido de un concesionario de medios, como Joaquín Vargas, como nuestro gobierno se acaba de defender de él.

“Jamás una periodista como Carmen Aristegui había aparecido como parte fundamental en una ecuación de esta naturaleza. Es una desgracia, una tragedia.

“¿Por qué? Porque gane quien gane, usted y yo jamás vamos a quedar satisfechos y porque, pase lo que pase, el final de esta historia va a ser triste para todos.

“¡Para todos!

“(…)Nadie habla de nosotros, de los ciudadanos comunes y corrientes, de las personas que batallamos para pagar nuestros servicios de comunicación, de los hombres y mujeres que tenemos tantísimos problemas a la hora de utilizar nuestras computadoras, nuestros celulares y nuestros televisores.

“¿Nos van a subir o nos van a bajar los precios con o sin MVS? ¿Nos van a mejorar o nos van a empeorar los servicios si entra otra o si entran otras empresas? Aquí todo es entre gente poderosa, todo es demasiado lejano y, por lo mismo, la única manera de asimilar este conflicto es a través de nuestras preferencias políticas y empresariales.

“Estás del lado de Joaquín Vargas porque odias a ciertos políticos, a ciertos partidos, a ciertos empresarios y a ciertas empresas, o estás en su contra porque amas a ciertos políticos, a ciertos partidos, a ciertos empresarios y a ciertas empresas.

“Es un insulto que se diga que la banda 2.5 estaba subutilizada cuando hay antecedentes de que MVS sí la quiso utilizar y cuando hay tantas cuestiones, tan importantes o más que ésta, igual o peor de subutilizadas a escala nacional.

“(…)Ninguna de las partes involucradas utilizó la instancias oficiales para atacarse o para defenderse. Todas, incluyendo al gobierno, utilizaron las plataformas de los medios de comunicación. ¿Le queda claro quién manda aquí?”

El “doble play” de Calderón: castigo a MVS, premio a Televisa
Jenaro Villamil, Proceso
19 de agosto de 2012

“Felipe Calderón demuestra que no sólo llevó el país al desastre en materia de seguridad, sino también en competencia y en libertades básicas como la de expresión e información. Para ello, no le importó hacer que dependencias como Hacienda y la SCT se contradijeran, con tal de anotar su personal doble play: utilizar la banda de 2.5 Ghz como instrumento de castigo para MVS por recontratar a la periodista Carmen Aristegui el año pasado, y al mismo tiempo congraciarse aún más con Televisa otorgándole prácticamente todo lo que exigió para consolidar su dominio en el ramo de las telecomunicaciones.

“En el ocaso del sexenio de Felipe Calderón, tras la decisión de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) de ‘rescatar’ el espectro de la banda 2.5 Ghz, el presidente del Grupo MVS, Joaquín Vargas, decidió romper el pacto de silencio entre concesionarios y gobierno para revelar que desde 2008 la administración panista optó por favorecer los intereses de Televisa y negarle a su grupo el refrendo de sus concesiones para impulsar un proyecto de internet en banda ancha.

“Todavía el 3 de junio pasado, en vísperas de que la Comisión Federal de Competencia (Cofeco) autorizara la fusión de Televisa y Iusacell tras una intensa presión de Los Pinos a los tres comisionados que originalmente votaron en contra, Alejandra Sota volvió a advertirle a Joaquín Vargas que esta resolución ‘ofrecía a MVS una ventana de oportunidad para destrabar el proyecto de la 2.5, siempre que MVS accediera a no impugnar ni jurídica ni mediáticamente la resolución del gobierno’.

“Antes de iniciar su rueda de prensa en el Hotel Camino Real de la Ciudad de México, Joaquín Vargas confirmó a Proceso que la decisión de anunciar el “rescate” de los 190 mhz de la banda 2.5, la mayoría concesionados a MVS, fue una “venganza” de Felipe Calderón y que contaba con documentos para sustentarlo.

“‘Esto fue muy similar a lo que le hicieron al general Tomás Ángeles’, comentó Vargas, en referencia al arresto y la acusación contra el militar por presuntos vínculos con el crimen organizado.

“La reacción de los funcionarios aludidos fue inmediata e irascible. Javier Lozano y Dionisio Pérez Jácome reviraron la acusación de Joaquín Vargas,  quien según ellos quiso “chantajear” al gobierno calderonista con el posible despido de Aristegui.

“Como si se tratara de un guión, una vez que Televisa emitió su boletín cambiaron las versiones de la SCT y de la Secretaría de Hacienda. Ya no “rescataron” la banda 2.5 Ghz por estar “subutilizada”, como originalmente afirmó Dionisio Pérez Jácome, sino porque MVS pretendía pagar “una bicoca” como contraprestación.

“En su comunicado del jueves 16, Hacienda argumentó que MVS ofreció pagar sólo 104 millones de pesos por el uso de un bien que, de acuerdo con la valoración gubernamental, asciende a 27 mil millones. En otras palabras, la empresa ofreció “menos del 1%” de lo que pedía el gobierno, remató la SCT.

“Las autoridades negaron rotundamente haber tenido alguna injerencia en la salida de Aristegui del 5 al 11 de febrero de 2011, pero el pasado jueves 16, en su espacio informativo, la periodista confirmó que no sólo fue una petición de disculpa pública sino la orden de que leyera un texto redactado desde Los Pinos. ‘Las presiones fueron escalando’, afirmó Aristegui en MVS Radio.

El caballero estalló
Raymundo Rivapalacio, 24 Horas
19 de agosto de 2012

“Joaquín Vargas sobrevivió a un secuestro y a la muerte de su hermano menor en un accidente absurdo. Pero es una persona que no guarda rencores a la vida, decente, respetuoso, amable, cálido incluso. Empresario cauto, acucioso e inteligente, siempre hace observaciones y preguntas que aportan a los negocios y contribuyen a su crecimiento. No es uno de los que buscan protagonismos, ni le gusta ser el centro de atención. Mucho menos alguien explosivo o suicida.

“Por eso fue sorprendente la forma y el tono como entró en confrontación con el gobierno tras retirarle la concesión de la banda ancha de 2.5 GHz, una de las dos frecuencias con las que opera la conexión inalámbrica de Wi-Fi, y considerada la gran supercarretera digital de las telecomunicaciones. Vargas rompió los parámetros de su vida al hacer de su protesta una denuncia pública de colusión, donde abusó de los calificativos para narrar su historia, hasta tocar incluso las puertas del insulto.

“(…)No se detuvo ahí, y metió a Televisa en su ira. Dos hechos llamó “abominables”, que “la actuación sesgada de funcionarios (favorecieran) ilegítimamente los intereses de Televisa”, y que cedieran a sus deseos “para que MVS saliera del mercado que la televisora pretende avasallar”. En lenguaje farragoso pero incendiario planteó la colusión entre los dos para que Televisa se quedara con el gran negocio de las telecomunicaciones, y llamó “esbirros” tutelados por el director de Información de Televisa, Javier Tejado, a periodistas que no identificó por crear condiciones en la opinión pública para el ataque a MVS.

“Su lenguaje no reducía la conspiración a un acto en su contra, sino contra toda la industria, y a favor de Televisa. ¿Por qué estos ataques? Uno de sus más cercanos colaboradores respondió que el campo de las telecomunicaciones, que sí le importan más a Vargas, son aún más importantes para el país. ¿Sacrificio por el bien de la patria? De ninguna manera. Vargas seguirá en busca del refrendo de esa concesión, en donde se encuentra una buena tajada del negocio de más de 35 mil millones de dólares que significa el mercado abierto de las telecomunicaciones.

“El pleito, visto en utilidades, ¿bien vale una misa? Para él, sí. Después de todo, la potencia de su denuncia radica en que no es un hombre conocido por hablar a la ligera, ni ser una bala perdida en la clase empresarial.

“(…)Su vida ha tenido altibajos. En 1992 fue secuestrado por el PROCUP -precursor del EPR-, que lo tuvo en cautiverio durante 87 días hasta que se pagó su rescate, estimado en 15 millones de dólares. A diferencia de otros empresarios, Vargas tuvo la fortaleza mental para salir adelante y mantenerse en los negocios familiares que construyó su padre, que también alimentó aprecio general por su familia.

“MVS, en particular el espacio de Aristegui, fue el principal vehículo de propaganda política del ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, y el gran amplificador de la afirmación de que Enrique Peña Nieto, era el candidato de Televisa y que su campaña canalizó recursos que rompieron los topes de la campaña presidencial. No fue extraño que las voces más duras en defensa de Vargas vinieran de López Obrador y la izquierda. No se sabe si Vargas lo pensó así o es el resultado natural de contextualizar la defensa de sus negocios con la política, pero al meter todo en el mismo potaje y utilizar su fuerza moral para enfrentar abiertamente al gobierno y a una parte influyente de los poderes reales -a los cuales también pertenece-, en defensa de los intereses de su familia, lo único cierto sobre el resultado final es que vivirá y deberá responder por las consecuencias de la furia que, con su voz cuidada y refinada, despertó esta semana”.





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]