SCT fue negligente en avionazo de Mouriño y debe indemnizar a ciudadano: Corte
El Máximo Tribunal del país declaró inconstitucional el tope indemnizatorio establecido en la ley y ordenó recalcular la cantidad para resarcir al quejoso.
(Foto: Archivo / Cuartoscuro)

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) concedió amparo a un ciudadano francés que resultó lesionado durante el desplome que sufrió el avión en el que viajaba el ex secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño.

“Los ministros consideraron que el quejoso sí acreditó la actividad administrativa irregular de la SCT, por lo que tiene derecho a una reparación integral del daño sufrido, tomando en consideración de manera principal, el informe que rindió en su momento la Comisión que investigó el accidente”, detalló la Corte en un comunicado.

En la sentencia del amparo concedido al hombre identificado como Paul Henri Giménez, la SCJN instruyó que el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa emita una nueva resolución en la que no se aplique el tope de indemización fijado por la Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado, el cual fue declarado inconstitucional.

“La Sala resolvió que el tope indemnizatorio, establecido en la fracción II del artículo 14 de la Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado, implica una limitación al derecho constitucional a la reparación integral e impide que se cumpla a cabalidad con la finalidad resarcitoria que persigue el régimen de responsabilidades”, abundó.

Además de instruir que se inaplique el monto indemnizatorio —cuyo máximo es de 20 mil veces el salario mínimo general diario vigente en la Ciudad de México—, se ordenó a dicho tribunal que vuelva a calcular la cantidad a la que tiene derecho el ciudadano francés y que vuelva a analizar una posible actividad administrativa irregular por parte de la Secretaría de Gobernación.

A continuación, el comunicado completo:

SEGUNDA SALA AMPARA A PAUL HENRI GIMÉNEZ, CIUDADANO FRANCÉS LESIONADO EN ACCIDENTE DE AVIÓN OFICIAL

El 4 de noviembre de 2008, el ciudadano francés Paul Henri Giménez conducía su vehículo al poniente de la Ciudad de México cuando el avión LearJet 45 en el que viajaban el entonces Secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño y otros funcionarios, se desplomó y parte del fuselaje cayó sobre su auto, el cual quedó envuelto en llamas provocándole quemaduras de segundo y tercer grado en gran parte de su cuerpo.

Con motivo de lo anterior, el señor Henri Giménez reclamó una indemnización por responsabilidad patrimonial del Estado, señalando como responsables a la Secretaría de Gobernación (Segob), como propietaria del avión, y a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), como responsable de certificar a los pilotos y de operar las torres de control en los aeropuertos.

Ambas dependencias argumentaron que el daño fue resultado de un accidente o caso fortuito, pero el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa (TFJFA) determinó que la SCT incurrió en actividad administrativa irregular, y que Paul Henri Giménez debía ser indemnizado, aunado a otros conceptos, de acuerdo con lo previsto en el artículo 14 fracción II de la Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado, que fija un tope máximo de 20 mil veces el salario mínimo general diario vigente en la Ciudad de México.

La SCT interpuso un recurso de revisión administrativa en contra de la resolución, al que se adhirió la Segob, mientras que el afectado promovió un amparo directo, que fueron atraídos por la Segunda Sala para determinar los alcances del sistema de responsabilidad patrimonial del Estado.

Al resolver la revisión administrativa, los Ministros consideraron que el quejoso sí acreditó la actividad administrativa irregular de la SCT, por lo que tiene derecho a una reparación integral del daño sufrido, tomando en consideración de manera principal, el informe que rindió en su momento la Comisión que investigó el accidente.

Por su parte, en la sentencia de amparo, la Sala resolvió que el tope indemnizatorio, establecido en la fracción II del artículo 14 de la Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado, implica una limitación al derecho constitucional a la reparación integral e impide que se cumpla a cabalidad con la finalidad resarcitoria que persigue el régimen de responsabilidades.

Por ello, le concedió el amparo para que la autoridad responsable emita una nueva resolución, en la que inaplique el tope indemnizatorio declarado inconstitucional y cuantifique el monto que tiene derecho a recibir por concepto de daño moral, aunado a que deberá calcular de nueva cuenta la indemnización que tiene derecho a recibir por lucro cesante, tomando en consideración la esperanza de vida en nuestro país, así como el resto de lineamientos precisados en la sentencia.

Así, la Segunda Sala ordenó al TFJFA que vuelva a cuantificar los diversos montos a los que tiene derecho el quejoso, y proceda a analizar de manera debida lo que en su momento se le planteó sobre la posible actividad administrativa irregular por parte de la Secretaría de Gobernación, para que en su caso determine si incurrió en responsabilidad patrimonial del Estado.



Temas relacionados:
Poderes
SCJN




    Contenido Relacionado


  1. El saqueo de Pemex desde Los Pinos, investigación de la periodista Ana Lilia Pérez
    Marzo 3, 2014 2:33 pm
  2. Diputados cerraron comisión que investigaba a hijos de Marta Sahagún, sin ninguna explicación: Micher
    Marzo 3, 2014 10:54 am
  3. Ex funcionario de Los Pinos, sospechoso en espionaje a Calderón
    Octubre 24, 2013 7:36 am
  4. Yerno del Rey de España se acercó a Calderón para hacer negocios: Ana Lilia Pérez
    Abril 29, 2013 8:49 am
  5. “Los negocios de la Corona Española en Pemex”, artículo de Ana Lilia Pérez
    Abril 25, 2013 8:24 am
  6. ¿Qué publicó la periodista exiliada en Alemania sobre Bueno Torio y la corrupción en Pemex?
    Marzo 20, 2013 10:47 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]