Cráneo de 1.8 millones de años abre debate sobre la evolución
Tras el hallazgo en Dmanisi, Georgia , especialistas afirman que es el primer cráneo que demostraría que los primeros “Homo” se dispersaron fuera del continente africano en tiempos paleontológicos.
Cráneo de 1.8 millones de años abre debate sobre la evolución
(Foto:Science)

El análisis del cráneo de un antiguo ancestro humano, de hace 1.8 millones de años, indica que los primeros miembros de nuestro género “Homo”, en realidad pertenecían a la misma especie y simplemente parecían diferentes unos de otros, según un estudio publicado este viernes por la revista Science.

Este cráneo, conocido como “Cráneo 5”, hallado en Dmanisi, Georgia, combina una pequeña caja craneana con una cara larga y grandes dientes. Fue descubierto junto a los restos de otros cuatro primeros ancestros humanos, algunos fósiles de animales y herramientas de piedra, todos ellos asociados a la misma localización y periodo de tiempo.

Lo sorprendente es que estos cinco cráneos son totalmente diferentes entre sí, pero los datos apuntan a que vivieron en la misma época y que se trataba de un grupo familiar. Pese a ello, presentan morfológicamente una gran diversidad entre ellos. Unos recordaban al africano Homo habilis, mientras que otros presentaban rasgos más típicos del asiático Homo erectus o el Homo rudolfensis.

A pesar de las diferencias, un análisis de los cráneos mediante métodos de escaneo en 3D demostró que los cinco individuos no presentaban en realidad más variedad que la que se puede encontrar en un grupo de cinco individuos humanos o cinco chimpancés. El equipo concluyó que se trataba en realidad de la misma especie pero no sabían a qué especie en concreto asignarlos.

Hasta ahora, las diferencias entre los fósiles era usadas para definir diferentes especies de “Homos”, pero a la luz de estos nuevos datos, los investigadores sugieren que los primeros diversos fósiles, con sus orígenes en África, en realidad representan variaciones entre los miembros de una sola especie, según relata uno de los autores de esta investigación, David Lordkipanidze, del Museo Nacional de Georgia en Tbilisi. (Con información de El País)



Temas relacionados:
África
Ciencia
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]