Rechaza PVEM usar a mujeres como “carnada” ante diputados (Video y carta)
"Andrea Mirabent estará acudiendo a derechos humanos como a la PGR porque este tipo de señalamientos denigran a la mujer", adelantó.

Luego de que diputados acusaran que el Partido Verde usaba a mujeres como “carnada” para votar a favor de la ley que prohíbe el cautiverio de delfines, el instituto político e incluso una de las señaladas rechazaron tal práctica.

En Aristegui en vivo, el coordinador de los diputados del Verde en San Lázaro, Jesús Sesma, dijo que tres mujeres “estuvieron ayudándonos (a impulsar la iniciativa contra delfinarios)”, dos de ellas son legisladoras y la tercera, Andrea Mirabent, trabaja en el área de asesorías.

“Esto no puede quedar aquí. Tengo entendido que Andrea Mirabent estará acudiendo a derechos humanos como a la PGR porque este tipo de señalamientos denigran a la mujer. De ninguna manera podemos considerar que la forma de vestir o de parecer de una persona devalúe el trabajo que se hace. Ella tiene huella digital para entrar al pleno”, apuntó.

A su vez, Mirabent envió una carta que se reproduce íntegra:

Soy mexicana, no soy cabildera, laboro en la Cámara de Diputados desde el inicio de la presente Legislatura. Tengo acceso al salón de pleno y asisto a todas las sesiones porque esa es parte de mi trabajo.

Uso vestidos y faldas, trabajo desde que tengo 17 años y esta es la primera vez que me “descalifican” por ser mujer, por la forma como me visto y por mi aspecto físico. Pero lo más sorprendente es que las descalificaciones hayan provenido de quienes se autoproclaman como progresistas y defensores de las mujeres y sus derechos.

No sabía que para merecer el respeto de estos legisladores, quienes reproducen actitudes machistas (tal vez de manera inconsciente), tenía que cubrir mi cuerpo del cuello a los tobillos, mucho menos tener que portar un fistol que me acredite como diputada para que mis conocimientos y asesorías sean tomadas en serio.

Creo que las cámaras del Congreso de la Unión no solo están conformadas por legisladoras y legisladores sino también por un gran cuerpo de técnicos, asesores y asistentes, quienes realizan un esfuerzo invaluable para que el trabajo legislativo se lleve a cabo.

Quienes me han dado la confianza para trabajar junto a ellos lo han hecho por mis capacidades y aptitudes, jamás por la forma en que me visto o por como me veo. Por ello, me siento profundamente ofendida por las expresiones de sexismo y misoginia que se hicieron contra mi persona.

Creo firmemente en la igualdad sustantiva entre los géneros y sueño con un país en donde las mujeres seamos respetadas y tengamos acceso a las mismas oportunidades que los hombres.

Soy una mujer cuya familia le ha inculcado los más altos valores éticos y mi experiencia me ha enseñado que sólo con esfuerzo y tenacidad se pueden alcanzar las metas que uno se traza. Comparto plenamente la ideología de mi partido, la cual incluye, por supuesto, el respeto a las mujeres y sus derechos, por ello condeno los señalamientos hechos ayer en mi contra.

¿Qué calidad moral frente a las mujeres tiene alguien que considera que las mujeres pueden ser utilizadas como carnada? ¿Son esas actitudes dignas de alguien que es representante de las y los mexicanos?

Todavía más me lastima que mujeres diputadas se hayan expresado en los mismos términos. Desde mi más humilde punto de vista creo que como mujeres tenemos que apreciarnos y respetarnos entre nosotras mismas. “La solidaridad verdadera entre mujeres constituye un poder en sí mismo”.

*****

La semana antepasada, ante el pleno de la Cámara, la diputada de Morena, Ariadna Montiel, acusó y reclamó por la presencia de “cabilderas” en el pleno de sesiones, quienes presionaron a los legisladores para cambiar el sentido del voto y hacerlo a favor de la iniciativa.

“Durante la sesión hemos tenido aquí en el pleno a un grupo de cabilderas, todas ellas mujeres, incitando, presionándonos, intentando presionarnos, y en el colmo el descaro es que en el momento de recoger la votación del diputado Rodrigo Abdalá (de Morena), se acercaron tres de ellas a presionarlo.

“Nos parece muy lamentable que la presidencia de la Mesa no mantenga el orden en el pleno. A veces nuestros asesores les es imposible entrar al pleno, entonces ¿quién y de qué manera les ha dado acceso a cabilderos aquí en el pleno, a venir a presionar a los diputados?, reclamó la legisladora.

Adán Pérez Utrera, de Movimiento Ciudadano (MC), complementó: “Yo personalmente recibí a una joven que, de manera muy coqueta, me vino a solicitar que cambiara yo el sentido de mi voto, y no es diputada, nunca la hemos visto aquí. ¡Es inadmisible que se permitan estas prácticas en este reciento!”.

Al respecto, la diputada del PAN, Mariana Arámbula, criticó que utilicen “como carnada a una mujer. Están queriendo defender a los animales y utilizan a una mujer como carnada para una votación”.



Temas relacionados:
PVEM
SOCIEDAD


Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]