La última pasarela de Marcelo Ebrard
Entre aplausos mesurados y reclamos transcurrió el sexto informe de gobierno de Marcelo Ebrard, quien destacó los logros en materia de transporte y aseguró que el DF es reconocido en todo el mundo.
Marcelo Ebrard aseguró que la línea 12 de metro se inaugurará el 30 de octubre. (Foto: Notimex)

Lunes, 10:35 de la mañana. Marcelo Ebrard camina por la calle de Donceles, en el Centro Histórico, junto con su esposa Rosalinda Bueso, a quien tiene que soltar para dejarse apapachar por la hilera de personas que le extienden la mano detrás de las vallas.

Son poco más de mil personas las que vitorean mientras avanza el político como en una pasarela, la última que realiza rumbo a la sede de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, donde entregará su sexto informe a los asambleístas recién llegados.

“Marcelo, amigo, el pueblo está contigo”, es la consigna que más se escucha. Y Marcelo, en cuanto escucha un tumulto de ruido y ve a una señora alzando la mano, acude a saludarla y, ¿por qué no?, hasta al abrazo y beso en la mejilla consiente.

Diez minutos bastan para que llegue a su destino, en medio de un tumulto de reporteros y con la música mexicana de fondo proveniente del sonido que, junto con pantallas gigantes, fueron colocadas a media calle.

Los gritones provienen de grupos como la Asamblea de Barrios, Mujeres Vanguardistas y Lobos, varios grupos perredistas. Si se les pregunta de dónde vienen, responden que de Iztapalapa y Gustavo A. Madero. Se niegan a decir por qué están aquí pero se observa a una mujer que les pasa lista. “¿Ya cumplí?, ¿ya me puedo ir?”, la cuestionan en tono de broma, algunas de las mujeres que más porras lanzan.

Hasta después de la una de la tarde, el Jefe de Gobierno capitalino, de traje negro y corbata amarilla, da su discurso frente a 63 de los 66 asambleístas e invitados especiales, prácticamente es el de la despedida.

Los aplausos de adentro son más mesurados y constantes adentro del recinto. La mayoría de diputados locales de su partido, el PRD, aplauden en más de una decena de ocasiones al mandatario local.

“La mayor satisfacción que como capitalinos podemos tener es que la ciudad sea reconocida en todo el mundo por su acción climática, por su programa de derechos humanos, por sus libertades, por su avance en materia de salud, dinamismo e infraestructura”, resume Ebrard.

Entre los pendientes, anota la reforma política para constituir a la ciudad de México como el estado 32; anuncia que el 30 de octubre será inaugurada la Línea 12 del Metro; y cerrará con “broche de oro” al inaugurar la Alameda Central en noviembre próximo.

Para las 2:10 de la tarde, emprende su salida de la ALDF, que va acompañada del saludo a sus invitados especiales, como los gobernadores electos de Morelos, Graco Ramírez, y de Tabasco, Arturo Núñez, y los gobernadores en funciones, Ángel Aguirre, de Guerrero, y Rafael Moreno Valle, de Puebla; así como el secretario de Comunicaciones y Transporte, Dioniosio Pérez Jácome, a quien agradeció su apoyo desde la tribuna.

Sale del recinto del brazo de su esposa. Y repite nuevamente la pasarela de la calle de Donceles. No para de saludar.

Ebrard ensaya una y otra vez el movimiento de mano que repetirá mañana martes en el Auditorio Nacional, al que seguramente acudirán miles de personas que saben que, después de dejar el gobierno de la Ciudad, comenzará su carrera presidencial. Para seguir con más aplausos, apapachos y las pasarelas.





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]