Reacciones a la compra de equipo de comunicación en Sedena
Columnistas analizaron qué existe detrás de la adquisición de equipos de alta tecnología por parte de la Secretaría, presuntamente para labores de espionaje, y cómo el caso puede tener relación con el próximo titular de la Sedena.
Columnistas hablaron hoy sobre los contratos que firmó la Sedena y analizaron que hay detrás de la situación (Foto: Especial)

En las columnas de los principales diarios de México, el martes se tocó el tema de la compra, por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), de equipo de alta tecnología por 5 mil millones de pesos para supuestas labores de espionaje.

En la columna, Campos Elíseos, que la periodista Katia D´ Arteguis escribe en El Universal, sobre el general Augusto Moisés García Ochoa– quien firmó los contratos-, actual director general de administración de la Defensa, y que además fue designado como comandante de la columna del desfile militar del próximo 16 de septiembre, lo cual siempre ha sido señal de que será el probable sucesor del actual titular de la Sedena.

La periodista argumenta que ello está relacionado con lo dicho por el general Tomás Ángeles Dauhuare, arraigado supuestos nexos con la delincuencia organizada, quien argumenta que las acusaciones en su contra fueron fabricadas para sacarlo de la sucesión de la Sedena.

En el editorial de El Universal, titulado Seguridad, no espionaje,  señaló que tras consultar a expertos en seguridad nacional y derechos humanos, dijeron que “contar con estos insumos es esencial para las tareas de inteligencia contra el crimen organizado, aunque otros cuestionan que las facultades legales de las fuerzas armadas para emplear esta tecnología, así como la forma en que se impide o regula que no se emplee con fines distintos a la persecución del delito”.

Mientras que en Bajo Reserva apunta que la Sedena envió a este medio una carta según la cual “el Ejército no sufre desgaste interno alguno con motivo del combate al crimen organizado, por el uso de su abultado presupuesto, ni tampoco por el proceso interno con visitas a que el próximo presidente de la República designe al sucesor del actual titular, Guillermo Galván Galván”.

Templo Mayor de Reforma, argumenta que lo que “más inquieta es a quién le está comprando el Ejército esos equipos. Resulta que el negociazo de los 5 mil millones fue asignado de manera directa a Security Tracking Devices, S.A. de C.V., cuyo dueño supuestamente es Susumo Azano. Este empresario resulta ser homónimo -¿o acaso es el mismo?- de otro que fue acusado en Baja California de pagar un soborno de 500 mil dólares al gobierno de Ernesto Ruffo por la concesión para fabricar placas vehiculares. También hay un Susumo Azano que se coludió con el alcalde de Ensenada, Enrique Pelayo, para extorsionar a la empresa Sempra Energy por un litigio de terrenos.”



Temas relacionados:
Espionaje Sedena
Sedena
Seguridad


Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]