Reyes Heroles + Rabindranath: Dos visiones sobre las leyes energéticas
El ex director de Pemex, Jesús Reyes Heroles, y el senador del PRD, Rabindranath Salazar Solorio, escribieron en el diario El Universal sobre la leyes energéticas que se discuten en el Senado.
Reforma
(Foto: Cuartoscuro)

Se reproducen fragmentos de dos artículos sobre las leyes energéticas, que se discuten en este momento en el Senado:

“Pemex: rehén de dogmatismos y desconfianzas”

Por Jesús Reyes Heroles

Periódico El Universal

Miércoles 17 de julio, 2014

…el Senado en comisiones aprobó iniciativas de la reforma energética. En términos generales, la legislación aprobada es fiel a la profunda reforma constitucional de diciembre de 2013. Habrá que ver si éste también es el caso de las leyes que están siendo consideradas en la Cámara de Diputados, y que se refieren a aspectos esenciales, como los fiscales, presupuestales, y la operación del fondo petrolero.

Sin embargo, la propuesta legislativa que resultó de las comisiones del Senado incorpora una serie de modificaciones que, en el fondo, son contrarias a la eficiencia operativa de Petróleos Mexicanos y, por añadidura, de la CFE. La reforma energética tiene como propósito central sumar a los recursos públicos, otros de los particulares, para que fluya más inversión al sector energético. Esto presume acciones en dos sentidos. Primero, fortalecer a Pemex y a CFE en todos sus ámbitos, financiero, operativo, regulatorio, etc. Segundo, al eliminar la exclusividad de Pemex, y de CFE en ciertas actividades eléctricas, establecer condiciones para que los particulares sumen recursos y esfuerzos a la producción de energía.

Una evaluación integral de las iniciativas emanadas del Senado indica que éstas sientan las bases para lograr el segundo propósito, si bien todavía se requiere que la legislación que emane de la Cámara de Diputados la complemente de manera consistente. El objetivo es que el régimen mexicano de contratos y licencias sea competitivo con el de otros países. Lo contrario sería un fracaso, un absurdo si se considera el alto costo político que el gobierno, el PRI, y otros partidos han pagado para materializar una reforma de calado. Mantengamos el optimismo por unas semanas más.

Por contra, la legislación aprobada por las comisiones del Senado incluye una serie de disposiciones que no fortalecen a Pemex pues no le otorgan mayor autonomía financiera y de gestión. Esta gran deficiencia de la reforma se originó desde el cambio constitucional mismo, que en vez de “sacar” a Pemex y CFE del presupuesto, lo más fácil y efectivo, introdujo una nueva modalidad: las “empresas productivas del Estado”. Al no excluir a dichos organismos/empresas del presupuesto, quedaron sujetos a un cúmulo de disposiciones y regulaciones burocráticas. Para Pemex, la situación quizá sea peor que antes, y para CFE seguro lo es, pues le extendieron algunos controles ineficaces que antes sólo aplicaban a Pemex.

Ejemplos de que no se fortalece a Pemex son, antes que nada, que se le mantiene en el presupuesto; además, que se haya reintroducido un “Comité de Adquisiciones, Arrendamientos, Obras y Servicios” (CAAOS), cuya ineficacia fue evidente desde 2008 en Pemex, y que en CFE no existía. Otra área de desesperanza son los mecanismos de control en ambas dependencias, pues quedan sujetas a lo que establece la Ley Federal Anticorrupción en Contrataciones Públicas, que implica que Pemex y CFE siguen sujetos a una instancia externa de control, la SFP, que en principio ya no existe, además de la Auditoría Superior de la Federación. Vaya desventaja con empresas particulares.

Pemex está sujeto a un presupuesto y a un programa de inversiones que a su vez tienen que encontrar cabida en los techos presupuestales y de deuda pública, que se establecen cada año. En consecuencia, SHCP y el Congreso seguirán determinando niveles de actividad, programas de mantenimiento, y proyectos de inversión de Pemex, mientras que las empresas con las cuales Pemex habrá de competir enfrentan sólo las restricciones que le imponen sus propias capacidades, a juicio de su Consejo de Administración y, obviamente, de los mercados financieros.

(Continúa)

 

Ningún beneficio para los mexicanos

Por Rabindranath Salazar Solorio

Periódico El Universal

Miércoles 17 de julio, 2014

La reforma energética debiera tener como propósito el fortalecimiento de una Nación, sin duda. No se puede estar más de acuerdo en que existe la necesidad de transformar el sector energético del país. Pero ¿acaso las paraestatales no nos han dado sustento en las últimas décadas? ¿Qué no habrá sido el despilfarro, la corrupción, los malos manejos y las finanza públicas petrolizadas las que generaron este caos? ¿Es necesario entregar a los privados extranjeros nuestro patrimonio?

No. Podemos salir adelante por nosotros mismos, mediante una transformación al sector que impida la corrupción, que disminuya la aberrante carga fiscal a la que está sujeta, y que se implementen las políticas públicas necesarias para modernizar su estructura y su tecnología.

Nadie, a pregunta directa de un servidor en sesión de Comisiones como en el Pleno ha respondido cuál es un ejemplo de privatización que ha traído beneficios a los mexicanos. Siempre ha prevalecido un silencio rotundo. Fertimex, por ejemplo, actualmente importa más del 90% de los fertilizantes que usan en nuestros campos, todos entregados a particulares a cambio de nada.

Para los mexicanos, esta reforma no implica la baja en el precio de las gasolinas. Continuarán los “gasolinazos” hasta 2017 y, con la entrada de privados en la venta al público, será a libre mercado. El gas y la electricidad bajarán de precio con la condición de que se aumente la producción de gas, de lo contrario seguirán en aumento. Lo anterior depende de que en México se implemente a gran escala un proceso de fracking, que en países de Europa y algunos estados de EU ha sido prohibido por las graves consecuencias a la salud, medio ambiente y por el uso indiscriminado de agua potable para su ejecución. Si a lo anterior sumamos que se eliminarán los subsidios generalizados en algunos sectores, resulta evidente que no existirá un beneficio directo para las familias mexicanas.

La forma en que iniciaron el convencimiento sobre la necesidad de abrir el sector energético fue mediante el pretexto de la falta de tecnología y capacidad para perforar en aguas profundas, pero reformaron la Constitución para ir mucho más allá. Toda la cadena productiva —desde la exploración hasta la venta final, pasando por la extracción, la transportación, el almacenaje, la refinación privada en suelo mexicano, etc.— podrá hacerse por iniciativa privada. Con sus artículos transitorios, crearon órganos reguladores de características híbridas, con toda la autonomía y facultades de un órgano constitucionalmente constituido, pero que forman parte del poder central, con lagunas y deficiencias en el otorgamiento de facultades y en sistema de rendición de cuentas.

De igual forma, las denominadas Empresas Productivas del Estado, Pemex y CFE, se desarticulan, debilitan y fragmentan, de tal suerte que con la carga fiscal que se les continúa imponiendo, no serán competitivas con las trasnacionales y, en consecuencia, terminarán por desaparecer.

Además se crea la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Medio Ambiente, la cual no representa un ente especializado, pues carece de facultades para supervisar las instalaciones de las empresas que participen del negocio y se omitió otorgarle facultades en protección al ambiente. Por el contrario, estará facultada para otorgar permisos y licencias, ¿acaso es un negocio planeado en pro de los intereses de particulares?

Se aseguraron que las empresas extranjeras no tengan inconvenientes con el uso de las tierras para sus negocios privados, cambiando el término expropiación por “ocupación temporal”. Sin embargo, mantienen la declaratoria de utilidad pública y a nivel constitucional la actividad preferente, siendo éstos elementos suficientes para solicitar la expropiación. De igual forma los mexicanos o accedemos o nos despojan legalmente de nuestras tierras.

(Continúa)



Temas relacionados:
México
SOCIEDAD
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre