opinión
“Peña Nieto, amenazado ante el 2018”, artículo de Témoris Grecko
Buscasendas por Témoris Grecko
Foto: María José Martínez/ Cuartoscuro

La prensa ha tratado de reconstruir lo que pasó el 5 de junio en Los Pinos, cuando los hombres del presidente anunciaron que les iba a ir bien y terminaron siendo incapaces de explicar la paliza. Lo que no se ha explorado, en cambio, es el análisis que están haciendo –y los escalofríos que los invaden- al valorar el tono y los resultados de las campañas que acaban de terminar, y proyectarlos hacia el 2018. Debe haber auténtica angustia en la cúpula. Y la intención de recurrir a lo que sea para evitar que meterlos a la cárcel se convierta en la más eficaz y rotunda de las propuestas de los futuros candidatos.

“Mal humor social”, lo llamó Peña Nieto, como si se tratara de un berrinche pasajero, de un simple bochorno. Como si los errores y los abusos de su gestión no tuvieran que ver. Pero la gente no lo ve así. No es mal humor: es indignación y rabia.

Lo comprendieron bien los aspirantes a gobernadores y otras posiciones: su mensaje se enfocó en convocar al electorado a castigar a los políticos en el poder. No sólo fue una propuesta sumamente exitosa, sino que pudo ser utilizada por cualquier tipo de personaje, sin importar sus antecedentes.

La sirvió a Javier Corral, un legislador cuya larga trayectoria no ha recibido importantes cuestionamientos, por lo que su imagen pública es suficientemente limpia. Así consiguió avergonzar a los encuestadores que lo ponían cuatro puntos debajo de su rival en Chihuahua, Enrique Serrano, para sacarle una ventaja definitiva de nueve puntos. Su propuesta más sonora: juicio al gobernador saliente, César Duarte.

Lo mismo logró hacer en Veracruz Miguel Ángel Yunes Linares: “Javier Duarte y su pandilla irán a la cárcel, no se me va a escapar ninguno”. No dejó de repetirlo. Muy pocos, en este momento, recordarán alguna otra idea. Ése fue el ancho eje central de su argumentación, tan simple, rústico e iracundo que lo llevó a la victoria. A pesar de que, en grave contraste con Corral, Yunes Linares es un ejemplo de corrupción, brutalidad y juego sucio, además de aparecer vinculado a la red de pederastia de Jean Succar Kuri y Kamel Nacif.

Es lo que pasó en otros estados, también. Los políticos ven y aprenden: Miguel Ángel Yunes les demostró que, aunque tengas las credenciales más sucias, hay réditos potenciales inmensos en llamar a destruir al poder en tiempos de cólera. Depende de qué tan kilométrico sea tu cinismo.

La innegable cólera social

Entre la maldad, la torpeza y la soberbia, la cúpula peñanietista y sus asociados han dejado un sendero de cuentas pendientes y escándalos abiertos. No hay nada que hayan resuelto bien: la desaparición de los 43 y la casa blanca, de entrada, pero igualmente OHL, la casa de Malinalco, matanzas como la de Apatzingán, la ofensiva contra la CIDH y los defensores de derechos humanos, la guerra contra los maestros, el recurso cotidiano a la represión desmedida, el desmantelamiento de Pemex, la fuga no resuelta del Chapo, la negligencia ante decenas de miles de desapariciones, la violencia que no amaina… y más.

Si apostaron, como era normal en el PRI del siglo XX, a anclarse en el poder y protegerse mutuamente las espaldas, ya se dieron cuenta de que pueden perderla, en eso están pensando en este mismo momento, es que cada vez más parece que pueden perderla.

Tienen recursos, claro está: ya antes negociaron una “alternancia” con el PAN y ahora pueden volver a hacerlo, conseguir garantías de impunidad.

¿Quién las puede ofrecer? ¿Qué candidato va a ganarle a López Obrador negándose a reconocer la cólera social?

Así como el PRI tiene a su PVEM, el PAN le ha encontrado buen uso al PRD, y con su escudero, tendrá que hacer campañas en el tono de las que hizo este año, llamando al castigo. Ya se vio que cualquier Yunes lo puede hacer.

Peña Nieto y su gente han cometido demasiadas afrentas, de forma temeraria, aferrándose a un poder que a final de cuentas es temporal. Ellos tratarán de respaldarse, cuando menos, seleccionando a un incondicional como candidato priísta. Pero la naturaleza de la Presidencia mexicana es parricida, como se ha demostrado una y otra vez desde el asesinato de Venustiano Carranza, hace un siglo.

Ahora, el aspirante tricolor tendrá más incentivos que nunca para distanciarse de sus patrones: Ayotzinapa y la casa blanca pesarán sobre él como un fardo gigantesco, al que los candidatos rivales le sacarán todo el provecho que sea posible, en campaña y después, si acaso llegara a ganar. Esta enorme presión lo obligará a prometer la justicia que en este sexenio se niega, las investigaciones que hoy se desvían, los castigos que no quieren imponer.

Esto no es decir que lo que se dice en campaña se convierte cabalmente en realidad. Hablamos de políticos mexicanos. Pero hasta cierto punto, se verán obligados a hacerlo, para no arrastrar hasta el próximo gobierno los cadáveres del actual. Y ese cierto punto, dadas las dimensiones de la deuda penal de este sexenio y de la furia popular, puede llegar muy alto, nadie sabrá hasta dónde antes de que ocurra. El 5 de junio les debe haber revelado esa realidad a los hombres de la cúpula. Le toca a la prensa reconstruir lo que pasa allí ahora, que son grandes los miedos y las dudas, que se están preguntando cómo lo pueden evitar, que arrinconados por sus propias obras y en la angustia, empiezan a planear qué hacer.

Témoris Grecko

Témoris Grecko es un periodista independiente que ha realizado reportajes en 91 países de todos los continentes y completado tres vueltas al mundo. Ha publicado cuatro libros, con temas como la guerra en Siria, una insurrección en Irán, el racismo y el sida en África y la ultraderecha en México. Acaba de estrenar la película "Mirar Morir. El Ejército en la noche de Iguala", está escribiendo un libro sobre el mismo tema y trabaja en un documental sobre censura y violencia contra periodistas en México. www.temoris.org



    Contenido Relacionado


  1. mapaElecciones 2016: 7 gubernaturas para el PAN, 5 para el PRI (Video)
    junio 6, 2016 9:02 am
Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Agustín Carstens dejará Banxico el 1 de julio de 2017.
Será gerente del Banco de Pagos Internacionales.