Exhibe Bloomberg “cementerio” de productos electrónicos sin regulación
Rafael Gutiérrez Moreno 'El Rey o El Zar de la Basura' y padre de Cuauhtémoc Gutiérrez -ex dirigente del PRI-DF- estuvo involucrado en el negocio, hasta que fue asesinado en 1987.
feat_ewaste47-5
Fotógrafo: Alejandro Cartagena de Bloomberg Businesweek

Un reportaje de Michael Smith e Isabella Cota, publicado esta semana por Bloomberg Businessweek, exhibe lo que ocurre en la colonia Renovación, de la Ciudad de México, que ocupa medio kilómetro cuadrado, y se ha convertido prácticamente en un “cementerio” de productos electrónicos, el cual no tiene ninguna regulación y está vinculado con operaciones de líderes priistas, específicamente los padres del ex dirigente del PRI-DF, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre. 

Se reproducen algunos fragmentos del reportaje:

“…Es un trabajo peligroso: cuando se destruye un televisor se corre el riesgo de liberar plomo en el aire. Cuando se abre una pantalla plana de LCD se puede liberar vapor de mercurio. Los teléfonos móviles y las computadoras pueden contener metales pesados peligrosos como cadmio y agentes extintores tóxicos. Las reglas de seguridad laboral de México, como las de Estados Unidos, requieren que los negocios de basura electrónica den a sus trabajadores equipo de protección como visores, cascos y máscaras. En la colonia Renovación hay poco de eso. En la tienda de Tanque, las manos y la ropa de los trabajadores están cubiertas de un brillo aceitoso. Algunos tienen cortadas que se ven bastante mal en sus brazos y dedos, cubiertas de suciedad.

(…)

“En buena parte del mundo, un lugar como Renovación no existiría, y no solo porque los dueños de negocios no podrían tener a personas trabajando para ellos en esas condiciones. Venticinco estados de Estados Unidos y Washington, D.C., en donde viven 210 millones de estadounidenses, tienen leyes que establecen lo que se conoce como responsabilidad extendida del productor (EPR por sus siglas en inglés). Eso significa que los fabricantes de productos electrónicos deben recolectar, reciclar y desechar equipo descartado en lugar de permitir que se junte con el resto de la basura. Partes de Europa también tienen este sistema.

(…)

“En México, la responsabilidad extendida del productor nunca pudo hacerse realidad. La ley no se centra en los fabricantes sino en los grandes consumidores empresariales, a los que se les pide tener un plan de manejo de desechos. Esto significa que tienen la obligación de firmar un contrato con una empresa de reciclaje con licencia para que se lleve su basura electrónica. Las compañías de reciclaje tienen la obligación de procesar los desechos de forma segura, pero de hecho, muchos de ellos acaban en la colonia Renovación. Los decodificadores que son desguazados en el taller de Tanque provienen de un importante proveedor de televisión por cable. Gómez pagó una cantidad mínima por ellos. “Se deshacen de la basura y me llega a mí”.

“A unos kilómetros, en la secretaría de Medio Ambiente, Cuauhtémoc Ochoa dice que no tiene comentarios sobre la basura electrónica acumulada en la colonia Renovación. Como subsecretario de fomento y normatividad ambiental, Ochoa es responsable de asegurarse que las empresas presenten sus planes de manejo. Pero no tiene nada que ver con asegurarse de que las empresas trabajen con negocios de reciclaje que hagan su trabajo como es debido. Esa es tarea de otra división de la secretaría, o quizá del gobierno de la ciudad. Afirma que lo que pase en la colonia Renovación no es su responsabilidad, y que incluso si estuviera al tanto no podría hacer nada al respecto.

(…)

“La basura electrónica no existía en Renovación hace siete u ocho años, pero la colonia se fundó literalmente sobre la basura. En los años sesenta los pepenadores empezaron a ocupar las áreas aledañas a un tiradero de la ciudad. Otros más construyeron precarias viviendas en los alrededores. Tenían un líder carismático: Rafael Gutiérrez, quien los organizó en un poderoso sindicato. El Partido Revolucionario Institucional (PRI), que ha gobernado el país durante buena parte del último siglo – el partido del presidente Enrique Peña Nieto – permitió que Gutiérrez controlara la recolección de basura en la Ciudad de México. Sus hombres y mujeres tripulaban los camiones de basura de la ciudad y revisaban los desechos. Les pagaban en basura: cualquier cosa que encontraran lo podían conservar o vender.

“A cambio, Gutiérrez organizaba el voto de los pepenadores, que llegaron a un máximo de 15.000 en los años 70. También mandaba gente a los mítines a favor del gobierno y para romper huelgas. Eso le dio un tremendo poder político, dice María de los Ángeles Moreno, ex presidenta del PRI en la Ciudad de México. Cuando el gobierno no aceptaba las demandas de Gutiérrez, ordenaba a sus recolectores no trabajar, y la basura se acumulaba en la Ciudad de México. “Llenaba autobuses con sus recolectores de basura y los llevaba a Acapulco”, dice Moreno, quien conoció a Gutiérrez. “Para el segundo día, el gobierno estaba desesperado para que regresara y recogiera la basura. Y cobraba por ello, ya sea en favores políticos o dinero”.

(…)

“Alguien tiene que hacerlo, dice Jesús, y aquí nadie se interpone. Los estadounidenses descartan 700 millones de productos electrónicos al año. “Es como el mejor restaurante de la ciudad, que tiene una parte trasera en donde pasan cosas que los clientes no quieren ver”, dice. “Nosotros somos esa parte trasera. Somos los que hacemos el trabajo sucio”.

(Leer reportaje “Encontramos su último teléfono, junto a su vieja videocasetera“, en Bloomberg)



Temas relacionados:
Periodismo
SOCIEDAD
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Agustín Carstens dejará Banxico el 1 de julio de 2017.
Será gerente del Banco de Pagos Internacionales.