Seis objetivos de los atentados del Estado Islámico, artículo de Pedro Cobo
La solución no es expulsar musulmanes, pero sí se puede impedir que miles de millones de dólares de saudíes y qataríes lleguen a Europa.
Autoridades londineses reportaron un ataque terrorista esta mañana en la estación de metro Pearson Green. (Foto: Reuters)

Entendiendo el atentado de Londres

Pedro Cobo

 

Es el quinto atentado en Londres este año. Uno más de las decenas de atentados perpetrados por los islamistas desde hace ya más de cinco decenios. Un atentado más, la pregunta no es si habrá otro más sino dónde. Podrá ser Washington, Bruselas, Valencia o Münich.

¿Qué busca el Estado Islámico con esos atentados? Varios son sus objetivos:

Primero: recordar a los musulmanes europeos que la yihad –la guerra santa-, tal como profesa el islam más ortodoxo, es una obligación de toda comunidad musulmana. Recordar una de las enseñanzas básicas del islam que muchos musulmanes europeizados han olvidado: que el mundo está dividido en dos partes, el mundo del islam donde hay paz y el mundo de la guerra –el mundo de los gentiles- con los que hay que estar en constante guerra hasta que todo el globo se convierta al islam y se pueda aplicar la sharia –la ley islámica-

Segundo: radicalizar a los propios musulmanes. Según los islamistas –entre los que se encuentra el Estado Islámico-, los musulmanes que no participan activamente o apoyando económicamente en la guerra santa son tibios, son malos musulmanes. Los atentados terroristas, a la fuerza, hacen que los musulmanes europeos tomen partido: a favor o en contra de los atentados, no puede haber posición intermedia. Por desgracia hay una enorme cantidad de mezquitas y centros de estudios islámicos en Europa financiados por Arabia Saudita o Qatar donde se difunde el odio a Occidente, a los cristianos y a los judíos. Los jóvenes que se forman en estos centros son muy proclives a ver al Estado Islámico como el verdadero intérprete del Islam y como el futuro prometedor de una sociedad islámica donde la obediencia a Dios y la justicia imperaran.

Tercero: dar sensación de fuerza. El que piensa que no puede ganar la batalla ya la ha perdido. El Estado Islámico pretende demostrar a los musulmanes europeos más radicalizados, que todavía tiene mucho poder, que puede hacer daño a las sociedades occidentales que consideran corruptas. Con esos atentados les da ánimos, esperanza de que la sociedad islámica es posible en Europa.

Cuarto: al dar sensación de fuerza esperan obtener muchos más reclutas, yihadistas, que o bien viajen a Medio Oriente y se unan al Estado Islámico o bien se conviertan en yihadistas en el propio territorio Europeo.

Quinto: los atentados hacen que las sociedades europeas tengan miedo a los musulmanes –por más pacíficos e integrados que estos puedan estar-, de esta manera se consigue que los musulmanes se vean cada vez más arrinconados y con dificultades para integrarse en los países que los acogen; al ser excluidos, es más fácil que los jóvenes caigan en las redes de los yihadistas a los que verían como sus salvadores frente a una sociedad que los rechaza.

Sexto: el Estado Islámico tiene una visión apocalíptica de la historia y entienden que este final está cerca, por lo que ante la imminencia de la llegada del Mahdi –una especie de profeta que preconiza el final de los tiempos- no caben medias tintas ni situaciones de tibieza: hay que jugarse todo ya que queda poco tiempo. Esta visión apocalíptica donde los héroes serán premiados es muy atractiva para jóvenes ideologizados y con grandes ilusiones –por locas que están sean-. Los atentados, la guerra contra el Satán de Occidente, es una forma de demostrar a esos jóvenes que la batalla final está cerca.

Europa está dormida, narcotizada, no se está dando cuenta de que está albergando en su seno su propia destrucción. La solución no es expulsar musulmanes –sería contrario a todo lo que los occidentales creemos-, pero sí se puede impedir que miles de millones de dólares de saudíes y qataríes lleguen a Europa difundiendo una visión atroz del islam que radicaliza a los jóvenes musulmanes. Rusia ya lo ha hecho; Austria obliga a los imanes a ser austriacos de nacimiento. La tolerancia tiene un límite y ese límite está con las ideologías que pretenden acabar con la libertad de conciencia, con la libertad religiosa o con el axioma básico de nuestras sociedades democráticas de que todos los seres humanos somos iguales.

 



Temas relacionados:
Europa
Londres
Terrorismo




    Contenido Relacionado


  1. Londres en ‘alerta máxima’ tras atentado en ‘Pearson Green’ (Fotos)
    septiembre 15, 2017 9:38 am
  2. Londres: 22 heridos tras ataque terrorista en la estación ‘Parsons Green’
    septiembre 15, 2017 8:39 am
  3. Trump pide “mano dura” contra terroristas tras ataque en Londres
    septiembre 15, 2017 8:33 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]