Los olvidados I: morir bajo los escombros
¿Están levantando escombros los heroicos maestros de la Sec. 22?, preguntó un empresario. Desde el viernes 8, la CNTE se organizó para repartir toneladas de víveres
(Foto: Cuartoscuro)

 

Gustavo Sánchez B./ Asunción Ixtaltepec, Oax.

 

“¿Y dónde están los valientes y heroicos maestros de CNTE sección 22? Levantando escombos? Alimentando a los damnificados? Reconstruyendo la ciudad? Ah no! Eso lo están haciendo los asesinos y represores soldados del maldito ejército mexicano…”.

Ese mensaje en un tuit del empresario Alejandro Martí, despertó de todo. Sobre todo, la ignorancia. Era domingo 10 de septiembre y desde el viernes 8 los maestros de la CNTE ya se habían organizado para llevar toneladas de víveres a Oaxaca, su Oaxaca, la Oaxaca de los de abajo, la misma donde ahora el gobierno federal gusta de tomarse la fotografía del momento, con escenario en Juchitán, levantando censos a días del sismo, como si no supieran quiénes viven aquí.

Una casa azul sobre avenida Coyoacán 939 es el centro de acopio desde el cual, para el miércoles 13 de septiembre, ya han salido 68 toneladas de ayuda. Por aquí desfilan atunes, arroces, litros y litros de agua, ropa nueva mezclada con usada, latas de frijoles, cajas de galletas… Lo que sea. Lo que a los vecinos de la colonia Del Valle, o de otras partes de la ciudad, se les ocurre, o para lo que les alcanza. Una señora, por ejemplo, sólo pasó a dejar una bolsa después de ir por su propia despensa.

Otra señora se pregunta con razón cómo comprobar que todo esto llegará a quienes lo necesitan. Previniendo ese tipo de dudas, cuelga en la pared cuarteada una cartulina blanca con la información de la página de Facebook (Ayuda para Oaxaca) donde publican información sobre los rumbos de todo el cargamento, que envían a las diferentes regiones del estado donde el sismo lo vino a empeorar todo. Son más de 500 municipios y las afectaciones se concentran sobre todo en la costa y en la sierra. Afectaciones viejas y nuevas, porque si alguien cree que lo peor ya pasó, puede ir recorriendo la carretera y de repente ser testigo de un deslave que lo empeore todo. O un socavón que paralice por horas la circulación. O un nuevo temblor que termine por tirar la casa.

Román y Filadelfo son los maestros de la CNTE comisionados en la entrada de la casa azul de Avenida Coyoacán. Igual llegan mujeres entaconadas que señores con perros a dejar víveres, como jóvenes voluntarios en bicicleta. Al lugar también llegaron hace unos días camiones vacíos del gobierno de Oaxaca para “ayudar” a repartir los víveres pero se tomó la decisión, ante la falta de confianza, de mejor no darle nada, sobre todo por la duda de a dónde llevarían eso y si no más bien trataban de colgarse una medalla.

El acopio que ahora urge, dicen Román y Filadelfo, es para la Sierra Norte. Y lo más urgente es la comida y medicamentos. Lo primero porque a diario se acaba. Y lo segundo porque a los oaxaqueños la tristeza los está enfermando o porque hay varios heridos desde el terremoto del 7 de septiembre.

*****

Asunción Ixtaltepec es un “pueblo muerto”, dice la señora Nelvi Altamirano Toledo, quien aguarda sentada en una silla de madera, frente a una casa semiderrumbada.

Con los ojos crispados, cuenta un poco de lo sucedido: “Todo se cayó… qué tristeza, hasta dolor de cabeza (le dio), la presión de uno está alta. Nunca he visto esto, nunca, desde que nací. Ahora hay que luchar, tener fuerza para reconstruir. Acá el presidente (municipal) no está dando nada, dice que no va a dar nada”.

A unos pasos de Nelvi, debajo de los escombros de la casa azul con naranja, quedó el cuerpo de la señora Estela Antonio, quien tenía 80 años y esperaba con ansias que llegara Navidad para volver a ver a una de sus hijas, quien llegó anticipadamente, pero para sepultarla.

Lorena Toledo Antonio camina sin rumbo en medio de la calle y de repente voltea a la casa, pintada de anaranjado en el primer piso y azul la planta baja. No se quiere ni asomar, pero le digo que adentro todavía se ve la televisión. “¿No le pasó nada?”, pregunta con asombro. Al parecer no, aunque quién sabe si todavía sirve.

Al fondo se ven pedazos de concreto caído. En algún punto quedó enterrada su madre, Estela Antonio, por quien hoy se organizó un rezo y un altar. Aún en la tragedia, no se pierden las costumbres.

Lorena dice que le llamaron antes de las 7 de la mañana del viernes 8 de septiembre, cuando estaba en la Ciudad de México, donde tiene una taquería. No recuerda la última vez que había hablado con su madre pero siempre le prometía volver. Y volvió, pero ya no para hablar con doña Estela sino para despedirla. Ahora se quedará más tiempo en Ixtaltepec. Aún no sabe cuánto. Los nudos en la garganta persisten. Lágrimas se escapan. El dolor la hace caminar sin rumbo. Pero sigue viendo la casa de su madre, la que tardaron años en construir y que terminó por derrumbase a medias.

A unos pasos de ahí, más casas derrumbadas, más tristeza, más gente durmiendo afuera de sus hogares dañados, más vidas destruidas, más hijos sin madres, más caminares sin rumbo. Y eso que sólo avanzamos unas diez cuadras en Asunción. Como dice Nelvi: este pueblo está “muerto”. Aunque aún hay muchos vivos deambulando.



Temas relacionados:
Oaxaca
Pobreza extema
Sismo




    Contenido Relacionado


  1. Reactivaran Istmo de Tehuantepec con créditos a pequeños empresarios
    Septiembre 15, 2017 1:24 pm
  2. Crónica: 30 horas de camino de un centro de acopio a Oaxaca (Video)
    Septiembre 15, 2017 1:12 pm
  3. Denuncian a secretario de Salud de Oaxaca por intentar arrebatar colecta de víveres
    Septiembre 14, 2017 10:31 pm
  4. Universidades públicas envían más de 100 toneladas de víveres a Oaxaca y Chiapas
    Septiembre 14, 2017 9:31 pm
  5. México no se ha dado cuenta de la destrucción y la tragedia que vive Oaxaca: Jésica Zermeño (Video)
    Septiembre 14, 2017 1:56 pm
  6. #HistoriasdelSismo Oaxaca: Mujeres y Muxes se hacen cargo de los daños (Video)
    Septiembre 14, 2017 10:38 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]