Aún hay textos de Juan Rulfo sobre literatura pendientes por publicar: Víctor Jiménez
No obstante, el titular de la Fundación Juan Rulfo y autor ‘Ladridos, astros, agonías. Rilke y Broch en el lector Rulfo’, advierte que no hay prisa por publicarlos.
(Secretaría de Cultura),

Cuenta Víctor Jiménez que Juan Rulfo era un gran lector. Lo recuerda como un hombre interesado en lo que leían sus allegados y que además era capaz de leer dos libros al día.

El director de la Fundación Juan Rulfo advierte que sobre la biografía del escritor tapatío se conoce bastante. Donde aún quedan huecos por llenar es en torno de sus lecturas.

“Uno piensa que la biografía de un autor se compone únicamente por la vida cotidiana, pero para un escritor frecuentemente lo más importante sucede mientras lee”, apunta.

Motivado para aportar algo en este sentido, Jiménez presenta Ladridos, astros, agonías. Rilke y Broch en el lector Rulfo (RM).

Anteriormente publicó Tríptico para Juan Rulfo, volumen donde escribió Palabra llana y poesía en Rulfo, una primera aproximación del autor de Pedro Páramo a Rainer Maria Rilke. “Ahí hablo de una manera menos desarrollada sobre su relación con el poeta alemán, así como de la afinidad por ciertos autores, como los poetas negros”.

A partir de la lectura de los ensayos literarios de Hannah Arendt sobre Herman Broch, el académico profundiza en los vínculos entre el mexicano y el germano.

Arendt argumenta que La muerte de Virgilio es una novela que debe leerse como un poema. “Es notable porque tiene más de 500 páginas y no encontramos un solo punto y aparte”. La anécdota del libro de Broch es el arribo de Virgilio a Brindisi, por órdenes del emperador Augusto, quien lo manda traer de Atenas. Virgilio llega en estado agónico y febril, apenas le quedan 24 horas de vida. “Empieza a tener una visión distorsionada de la realidad. Al ser un agonizante me puse a hacer un recuento de las personas que agonizan en la obra de Rulfo. Pedro Páramo empieza con la agonía de Dolores Preciado y termina con la de Pedro Páramo; todo el tiempo agoniza Susana San Juan… En fin, hay un montón”.

Al borde de la muerte, el protagonista de la obra de Broch escucha voces, tal como le sucede a Juan Preciado en la novela de Rulfo. Además, añade Víctor Jiménez, hay menciones notables de las estrellas en ambos autores. “Incluso cuando Rulfo terminó de leer a Broch pensó en titular su novela como Una estrella junto a la luna”.

Cuando el investigador concluyó La muerte de Virgilio detectó puentes entre ambos títulos. Tomó notas y consultó la primera traducción del libro entre la biblioteca de Rulfo. “Las anotaciones en los márgenes convalidaban el hecho de que había realizado una lectura muy atenta. Tan es así, que los cuentos que publica por ahí de 1946 tienen una notoria influencia de Broch”.

Sobre su cercanía con Rilke siguió el sendero trazado por José Miguel Barajas y la traducción del propio Rulfo al libro Melodía del amor y la muerte del corneta Cristóbal Rilke. “Ahí descubre la simbología de los perros y sus ladridos, algo que determinará su obra posterior. Sirvan como ejemplos los cuentos Nos han dado la tierra o No oyes ladrar a los perros, donde potencia esta imagen. Anteriormente José Miguel Barajas había encontrado presencia de ese poema de Rilke en Pedro Páramo, durante uno de los momentos de agonía de Susana San Juan”.

Admiración por Muñoz y Azuela

A Rulfo, cuenta Jiménez, le molestaba que lo asociaran únicamente con William Faulkner. “Le enfadaba que se le creyera lector de una sola cosa. Es un error, lo que sucede es que leía a autores desconocidos para la mayoría, como el propio Broch”.

A la lista se suman el noruego Knut Hamsun, relación que ha investigado Zarina Martínez-Borresen; el islandés Handor Laxness, y el noruego, también, Henrik Ibsen.

“Rulfo siempre fue buen lector. Decía que al menos leía dos libros al día. A mí, que lo traté, me consta. Si yo lo conocí y pude tener una relación más allá de lo superficial con él fue porque siempre me veía con un libro bajo el brazo y no podía resistir la tentación de saber qué estaba leyendo alguien que estuviese a su alcance. Una vez entrado en el tema del libro podía aislarse de lo que ocurría y comentarlo a detalle, y aportar algo sobre la obra, el tema o el autor. Nos falta investigar sus lecturas. No se trata de buscar influencias, porque paradójicamente, como decía André Gide, las influencias en un escritor se notan más entre menos lecturas tenga; y no es el caso de Rulfo”, señala Jiménez.

El titular de la Fundación Juan Rulfo recuerda que entre los latinoamericanos los brasileños eran quienes le merecían más respeto. “Decía que eran los mejores. Tuvo una breve pero fuerte amistad con Guimaraes Rosa, a quien consideraba el mayor escritor latinoamericano”.

Entre los mexicanos respetaba a Rafael F. Muñoz, la obra Los cristeros de Guadalupe de Anda, y a Mariano Azuela. Jiménez reconoce que aún faltan bastantes textos sobre literatura escritos por Juan Rulfo, pero asegura también que no hay prisa por darlos a conocer. “Alguna vez los editaremos, pero en la fundación todo lo pensamos con mucha calma, de modo que podrían pasar cuatro, cinco o diez años. Estamos en la misma actitud de Rulfo: pensaba mucho y al final decidía”.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Juan Rulfo
Libros




    Contenido Relacionado


  1. Series de televisión y ciclos de cine en honor a Juan Rulfo
    Mayo 15, 2017 6:04 pm
  2. Coloquio dedicado a Juan Rulfo en la UNAM
    Mayo 15, 2017 5:55 pm
  3. Poniatowska, Labastida, Villoro y otros escritores comentan la obra de Juan Rulfo (Video)
    Mayo 14, 2017 12:40 pm
  4. ‘Noticias sobre Juan Rulfo’, de Alberto Vital #PrimerosCapítulos
    Mayo 14, 2017 12:17 pm
  5. ‘Rulfo tocó la esencia del imaginario mexicano’: Jorge Ayala Blanco
    Mayo 14, 2017 12:05 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]