“Un nuevo régimen fiscal para Pemex”, artículo de Luis Videgaray
El secretario de Hacienda afirma que no podría haber una reforma energética exitosa sin un nuevo régimen fiscal para Petróleos Mexicanos, en una colaboración para el diario Reforma.
"Un nuevo régimen fiscal para Pemex", artículo de Luis Videgaray
(Foto:Cuartoscuro)

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso afirma que no podría haber una reforma energética exitosa sin un nuevo régimen fiscal para Petróleos Mexicanos, en una colaboración para el diario Reforma.

Aquí presentamos un fragmento del artículo del titular de la SHCP:

Luis Videgaray Caso: Un nuevo régimen fiscal para Pemex

El Presidente Enrique Peña Nieto ha enviado al Senado de la República una iniciativa de reformas a los artículos 27 y 28 de la Constitución, que permitirán a México llevar a cabo una profunda reforma de nuestro sector energético. La reforma tiene como objetivos fundamentales acelerar el crecimiento económico de México, generar empleos y reducir los precios de la luz y el gas, para las pequeñas y medianas empresas y para las familias mexicanas. Es una reforma que busca hacer de los hidrocarburos y la electricidad una auténtica palanca de desarrollo, sin privatizar ni las reservas petroleras ni a Pemex.

Al presentar la iniciativa, el Presidente fue claro al señalar que un elemento esencial de su propuesta de reforma energética es dotar a Pemex de un nuevo régimen fiscal. Es decir, la visión del Presidente es clara: para que Pemex crezca, se modernice y desarrolle su verdadero potencial como empresa del Estado, la relación entre Pemex y el fisco debe cambiar. No podría haber una reforma energética exitosa sin un nuevo régimen fiscal para Pemex.

Las características del nuevo régimen fiscal serán las siguientes: en primera instancia, Pemex mantendrá los recursos necesarios para cubrir sus costos de operación y de capital en las actividades de exploración y extracción de hidrocarburos. Segundo, se mantendría un esquema de regalías y derechos pero estos serían más moderados que los que Pemex paga en la actualidad. Tercero, y reforzando el concepto de tratar a Pemex como una empresa, las actividades de exploración y extracción de hidrocarburos ahora estarán sujetas al impuesto sobre la renta. Finalmente, se tomaría una decisión sobre si los mayores recursos remanentes se reinvierten en la empresa o si una parte se transfiere al fisco a través de un dividendo.

La decisión sobre cuánto se reinvierte en la empresa o se recibe como dividendo tendría tres etapas. En la primera etapa, el Consejo de Administración de Pemex llevaría a cabo un análisis minucioso sobre la rentabilidad de las distintas opciones de inversión de la empresa, lo cual sentaría la referencia sobre el beneficio para el Estado de mantener un mayor o menor monto de recursos para reinversión de Pemex. En la segunda etapa, el Gobierno Federal compararía el retorno social de esas reinversiones con el retorno de otras actividades como servicios de educación y de salud o inversión en infraestructura o en otros sectores, determinando un monto para el dividendo que se propondría en la Ley de Ingresos de la Federación de cada año.

México necesita una reforma energética, que permita al Estado mexicano explotar con visión de largo plazo y eficiencia nuestra riqueza petrolera.

(Con información de Reforma)



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Falsifican firma de Kate del Castillo
“No voy a participar en elecciones del Edomex”, aclara.