Ex dictador Videla admite genocidio 35 años después
En declaraciones para el periodista argentino Ceferino Reato para el libro 'Disposición final', el militar golpista reconoce el asesinato de entre 7 mil y 8 mil personas durante la dictadura
Aristegui
Aristegui Noticias

Entre 1976 y 1981, Argentina sufrió una de sus peores épocas bajo la dictadura de Jorge Rafael Videla, quien esta semana admitió que durante su mandato hubo entre 7 mil y 8 mil muertos, cifras que contrastan con las 30 mil denuncias presentadas ante organismos defensores de los derechos humanos.

En una serie de entrevistas realizadas a Videla para el libro Disposición final, de Ceferino Reato, el ex dictador argumenta que los asesinatos fueron “la única manera de ganar la guerra contra la subversión y civilizar a una sociedad anarquizada”, destaca la prensa argentina sobre el libro, que salió a la venta el sábado.

Respecto al método escogido para “eliminar a sus enemigos”, Videla dice que secuestraban a líderes sociales y subversivos a los que no podían llevar ante la justicia ni fusilarlos, para luego asesinarlos y desaparecerlos “para que no hubiera protestas dentro o fuera del país”.

La narración del horror

Los cuerpos eran arrojados al mar, a un río, a un arroyo o a un dique; enterrados en lugares secretos, quemados en un horno o en una pira de gomas de automóviles, refiere el texto de Ceferino Reato.

Entre los desaparecidos que refiere el ex dictador está el ex jefe del Ejército Revolucionario del Pueblo, Mario Roberto Santucho, asesinado en un tiroteo. “Era una persona que generaba expectativas; la aparición de ese cuerpo iba a dar lugar a homenajes, a celebraciones. Era una figura que había que opacar”, puntualizó Videla.

Videla dice no estar arrepentido de nada y duerme muy tranquilo todas las noches, pero “sí tiene peso en el alma” y le gustaría hacer una contribución para asumir su responsabilidad de una manera tal que sirva para que la sociedad entienda lo que pasó.

Sin arrepentimientos

Las revelaciones de Videla al periodista argentino provocaron reacciones en organizaciones civiles, como las ‘Abuelas de Plaza de Mayo‘, cuya presidenta, Estela de Carlotto, deploró la falta de arrepentimiento del genocida.

Por su parte, Taty Almeida de ‘Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora’ recriminó que “le sigan permitiendo hacer declaraciones públicas y salir en un libro”, y consideró necesario tomar medidas al respecto, “porque no se trata de un tema de libertad de prensa, sino de un genocida”.

Esta es la primera vez que Videla habla públicamente de la desaparición sistemática de personas durante su mandato como presidente de Argentina.

Los represores

Entre los militares y funcionarios juzgados por los crímenes cometidos durante la dictadura de Videla están Albano Harguindeguy, ex ministro argentino del Interior, el ex jefe del Segundo Cuerpo de Ejército de Rosario, general Ramón Genaro Díaz Bessone, los ex jefes de los regimientos de Concordia, Naldo Miguel Dasso y de Gualeguaychú, Juan Miguel Valentino, y el ex jefe de sección de la misma guarnición militar, Héctor Kelly.

Los militares son acusados de crímenes de lesa humanidad, entre los que se cuentan detenciones y desapariciones arbitrarias, torturas de los detenidos y ejecuciones ilegítimas.

También los ex militares Rubén Oscar Franco, Jorge Eduardo Acosta, Antonio Vañek, Santiago Omar Riveros, Jorge Azic y Jorge Luis Magnacco, acusados de los delitos de sustracción, retención, ocultación y sustitución de identidad de 34 menores de 10 años, muchos de los cuales nacieron en los centros clandestinos de detención que operaron los represores entre 1976 y 1983.

Otro argentino, Ricardo Miguel Cavallo fue detenido por la Interpol-Mexico en agosto de 2000, sospechoso de estar involucrado en la importación ilegal de automóviles usados.

Cavallo, propietario de la empresa Talsud, obtuvo la concesión para operar el Registro Nacional de Vehículos (Renave), sin embargo, luego de comprobarse su verdadera identidad y conocerse que formó parte de la Escuela Mécanica de la Armada de Argentina, se le acusó de graves violaciones de derechos humanos cometidas en ese país bajo los gobiernos militares de 1976-1983, y fue extraditado a España en 2010.

El dictador 

Jorge Rafael Videla ocupó la presidencia de Argentina de 1976 a 1981, durante el periodo conocido como ‘Proceso de Reorganización Nacional’, que se inició con el golpe de estado del 24 de marzo de 1976.

En 1983 fue condenado a prisión perpetua y destitución del grado militar, por numerosos crímenes de lesa humanidad cometidos durante su gobierno. Actualmente cumple dos cadenas perpetuas y está en espera de una tercera sentencia.

El canal de televisión argentina Teledoce informó sobre las declaraciones de Videla y destacó que, en la elaboración de la lista de desparecidos, ayudaron servicios de inteligencia de las fuerzas armadas, empresarios, ejecutivos, sindicalistas, funcionarios del gobierno, profesores, dirigentes políticos y estudiantes.

Sin embargo, a la fecha no hay listas definitivas sobre el número de personas desaparecidas durante el gobierno de Rafael Videla.

Conoce más de la dictadura militar argentina en este documental de María Belén Gestoso:

 

(Tomado del canal belu7786 en Youtube)

Para más información sobre el autor del libro Disposición final puedes consultar el blog del autor, Ceferino Reato.



Temas relacionados:
Argentina
Estela de Carlotto


Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]