Quiere Trump que 50% de los contenidos de vehículos en el TLC sean hechos en EU
Fuentes mexicanas califican la propuesta como absurda e inaceptable; aumenta la distancia entre los 3 miembros del TLCAN, que intentan llegar a un acuerdo este año
(Foto: Reuters)

El Gobierno de Donald Trump demandó este viernes que el contenido fabricado en Estados Unidos represente la mitad del valor de los automóviles y camiones vendidos bajo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), lo que genera más dudas sobre la posibilidad de que se renueve el pacto comercial con México y Canadá.

De acuerdo con la agencia Reuters, tres fuentes informaron sobre la propuesta proteccionista de Estados Unidos, que coincide con el objetivo del mandatario estadounidense de reducir el déficit comercial con México y frenar la pérdida de puestos de trabajo en Estados Unidos, a su vez, Washington también busca que aumente la proporción de partes norteamericanas en general.

La propuesta se realizó durante difíciles conversaciones en Washington correspondientes a la cuarta de siete rondas previstas para negociar una reforma al tratado. Fuentes mexicanas denunciaron la propuesta como absurda e inaceptable, lo que destaca las distancias entre los tres miembros del TLCAN, que intentan llegar a un acuerdo antes de fin de año.

Este hecho se da en el marco de las constantes quejas por parte de Trump respecto al pacto original de 1994, al cual lo califica como un desastre para Estados Unidos y en reiteradas ocasiones ha amenazado con abandonarlo a menos que se concreten importantes cambios.

 

La cláusula “sunset”

La estrategia automotriz de Washington se suma a una exigencia de que el TLCAN contenga una cláusula llamada “sunset” o de caducidad. Lo que significa que cualquier nuevo acuerdo expira en cinco años, una idea a la que Canadá y México también se oponen enérgicamente.

Si bien fuentes informadas sobre las conversaciones describieron el estado de ánimo como sombrío, políticos mexicanos y canadienses dicen que no hay ninguna intención de dejar la mesa por ahora, señaló la agencia.

El colapso del TLCAN provocaría estragos en toda la economía de América del Norte, interrumpiendo cadenas de suministro de manufacturas altamente integradas y resucitaría los altos aranceles a las exportaciones agrícolas. El comercio entre los tres países integrantes se ha cuadruplicado desde 1994 y el flujo económico alcanza los 1,2 billones de dólares al año.

Asimismo, una de las fuentes dijo que Estados Unidos quiere aumentar el requerimiento de contenido estadounidense para camiones, automóviles y motores grandes a un 85 por ciento desde un 62,5 por ciento. Además, Washington insiste en que un 50 por ciento del contenido debe ser fabricado en Estados Unidos dentro del primer año que se firme el acuerdo.

 

La propuesta no funcionará

Un funcionario canadiense hizo notar que importantes políticos del gobierno en Ottawa ya habían rechazado ambas ideas como inviables.

Por su parte, Trump no ha ocultado que prefiere acuerdos comerciales bilaterales y los escépticos se preguntan si las demandas de Estados Unidos son parte de una estrategia “Primero, Estados Unidos”, diseñada para asegurar que las negociaciones fracasen.

En este tenor, la Cámara de Comercio de Estados Unidos considera a la demanda estadounidense sobre la industria automotriz una de varias “píldoras venenosas” que torpedearían las conversaciones para renovar el TLCAN.

La Cámara –organización empresarial más poderosa de Estados Unidos–, advirtió que la propuesta costaría empleos, porque los fabricantes de automóviles y proveedores de piezas probablemente renunciarían a los beneficios del TLCAN y simplemente pagarían el 2,5 por ciento de arancel de Estados Unidos para autos importados y muchas de las partes.

 

El optimismo del secretario de Hacienda

Por otro lado, asesores de Trump sostienen que las reglas de contenido actuales son demasiado laxas y han permitido a las automotrices traer demasiadas partes baratas de China y de otros países asiáticos. Además, están tratando de evitar que la producción de vehículos y los empleos se vayan a México desde Estados Unidos.

A su vez, José Antonio Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público, intentó restar importancia a los contratiempos en la última ronda de negociaciones y dijo el viernes 13 de octubre que la tensión en las conversaciones es natural.

“Hay margen en la negociación del acuerdo para un consenso que beneficie a los tres países”, sostuvo.

Finalmente, el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer; la canciller canadiense, Chrystia Freeland, y el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, se reunirán el próximo martes 17 de octubre en Washington para hacer un balance de las conversaciones.

 

(Con información deDave Graham y David Ljunggren/Reuters)






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]