“El vuelco del PRD”, artículo de Pablo Gómez
"Como no existe ninguna corriente mayoritaria y como todos los grupos son titubeantes en cuanto a la política a seguir, lo que hemos tenido es una falta de liderazgo", reconoce.

Se reproduce el artículo titulado “El vuelco del PRD”, del perredista Pablo Gómez:

La crisis del PRD se asemeja a una situación en la que los habitantes de una casa dejan durante años que ésta se deteriore sin hacer la menor reparación. Cuando el lugar se vuelve inhabitable tienen que hacer toda una obra urgente y costosa si quieren seguir viviendo en el mismo sitio.

Una mayoría en el PRD se negó durante mucho tiempo a realizar reformas y a cambiar de línea política de tal manera que ahora, cuando ya nadie puede negar la crisis de la conducta vieja, entonces será mucho más penoso y difícil realizar un vuelco.

No se construye una fuerza alternativa sin ser la oposición. De momento, suele parecer que el oponerse casi a todo no da resultados pero, cuando la crisis del poder se torna grave, el opositor puede lograr que se entienda su propuesta.

La cuestión consiste también, por tanto, en tener esta última, sin la cual no puede haber oposición en sentido completo.

El PRD ha navegado sin una propuesta nacional. Como a todos los partidos, la búsqueda del poder lo había unido hasta que se produjo la división, pero no hubo durante más de una década la necesaria unidad en el propósito transformador. Esta situación la hemos visto durante años de gestión gubernamental en no pocos sitios y en los parlamentos. Después del año 2000 se definió a la izquierda perredista como el partido que busca la instauración del Estado democrático y social de derecho, pero este planteamiento no fue suficiente para armar una propuesta opositora, es decir, una nueva política económica y una plataforma de reformas al régimen político dentro del marco de un plan concreto.

El PRD ha dado la impresión de que es un partido en el que cada cual entiende las cosas a su modo. Y así es. No hay una política igual para las entidades y municipios gobernados por los perredistas. En todas partes se aplica una política temporalera. En algunos lugares se han conseguido importantes reformas pero, en otros, ninguna se hizo. El partido jamás le ha exigido a alguno de sus gobernantes que haga o deje de hacer algo. Esto es increíble pero es rigurosamente cierto. Por otro lado, no puede ocultarse que algunos dirigentes locales del PRD están subordinados al respectivo gobernador de otro partido o sin partido.

Al lado de lo anterior, el PRD ha carecido de una dirección propiamente dicha. Su estructura de corrientes es el resultado de que en el partido predomina la política de la no exclusión y de que todos los grupos tienen derecho a participar en los órganos internos y el reparto de candidaturas. Sin embargo, como no existe ninguna corriente mayoritaria y como todos los grupos son titubeantes en cuanto a la política a seguir, lo que hemos tenido es una falta de liderazgo en el sentido de ausencia de una línea definida y de una práctica de tomar decisiones a tiempo, con destreza y en firme.

¿Cuál es el discurso del PRD? En concreto eso no se sabe, hay que esperar cada coyuntura para escuchar algo al respecto. Esto se nota en lo que dicen y proponen sus gobernantes y legisladores al igual que sus dirigentes formales, pero se nota mejor en lo que callan que es con mayor frecuencia más que lo declarado. Se afirma que el PRD carece de una política de comunicación social, lo cual es cierto, pero eso no es tan grave como carecer de unas ideas para ser comunicadas.

La política de alianzas del PRD ha sido errática como consecuencia de todo lo anterior. Se han llegado a pactar en forma virtual alianzas con el PRI. Los gobiernos encabezados por panistas con el apoyo del PRD han desfondado a este partido. No hay en realidad base alguna para compartir responsabilidades de gobierno con el PAN o con el PRI. Entonces, lo que se hace es ubicar al PRD como factor del triunfo de un candidato pero en ausencia de todo compromiso de gobierno en cuanto a programa y cargos. Esta es la forma más desordenada de llevar a cabo alianzas, es decir, sin política.

En realidad, el PRD se encara ahora con él mismo antes de hacerlo con los otros partidos. Su situación podría cambiar en la medida en que haga modificaciones muy fuertes de su política y de su forma de tomar y aplicar las decisiones. La cuestión no es tan difícil pero depende, como siempre, de los jugadores que van a salir a la cancha. Si estos no saben ni por dónde empezar, nada se logrará. Aquí está el detalle, la condición primera para lograr un vuelco del PRD.







    Contenido Relacionado


  1. Confirma Carlos Navarrete su salida como dirigente del PRD
    Agosto 8, 2015 1:55 pm
  2. CEN del PRD también pone sus cargos a disposición del Consejo Nacional
    Agosto 6, 2015 7:02 pm
  3. Plantea Carlos Navarrete su renuncia y la de todo el Comité Ejecutivo del PRD
    Agosto 5, 2015 5:34 pm
  4. El Verde fue la crisis del INE; contó con todo el apoyo: Pablo Gómez (video)
    Junio 7, 2015 11:38 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]