El Paso Exprés, la elección de Coahuila y más en las columnas políticas
En los espacios de opinión política de este viernes, domina el análisis del impacto político del accidente en el socavón que provocó dos muertes en el Paso Exprés

Carlos Puig, en Milenio:

“Hoy tenemos suficientes pruebas de que algo andaba mal con el Paso Exprés y que se sabía. Salen por todas partes documentos de advertencias, ignoradas, que algo no había quedado bien. Es decir, la tragedia pudo haber sido prevenida. Hay responsabilidades de todo tipo en lo sucedido en el Paso Exprés”.

Salvador Camarena, en El Financiero:

“Porque es la confianza lo que Ruiz Esparza ha socavado. No habrá automovilista que no se la piense dos veces antes de tomar una carretera que costó 2 mil millones de pesos del erario. ¿Qué tal que es una trampa mortal y el secretario ni enterado?”.

Sergio Sarmiento, en Reforma:

“El socavón en el Paso Exprés tiene un impacto político que rebasa los peritajes”.

Carlos Loret de Mola, en El Universal:

“Vamos a pensar que ningún consejero está actuando sometido a ningún partido, secuestrado, presionado. Vamos a no descalificar de origen: tendríamos entonces que concluir que Baños y Murayama coinciden en la necesidad de fortalecer la credibilidad del INE, pero difieren en la ruta: Murayama opinaría que, frente al escándalo de abusos en la jornada del 4 de junio, anular Coahuila le va a dar legitimidad; Baños consideraría que la manera como se está haciendo termina por debilitar al Instituto”.

Catón, en Reforma:

“La decisión que tome hoy el INE respecto a las elecciones en Coahuila será determinante para el futuro de la entidad”.

Raymundo Riva Palacio, en El Financiero:

“Videgaray necesita triunfar en este campo, que lo es prácticamente todo, que le permitiría ser interlocutor (con la Casa Blanca) en la decisión sobre la candidatura presidencial en 2018, y allanar el camino para una vida transexenal”.

Yuriria Sierra, en Excélsior:

“El sueño de una izquierda latinoamericana que parecía tomar nuevos bríos, se desdibujó cuando la figura de Lula se manchó con la sospecha de que, sí, también en esa nueva izquierda, el gen de la corrupción corre por sus venas. Y si el caso de Lula fue una pésima señal, el sueño terminó por esfumarse cuando llegaron las investigaciones, primero de Dilma Rousseff, quien debió salir de la Presidencia, y luego de Michel Temer, quien llegó a reemplazarla”.



Temas relacionados:
INE
Politica
SOCIEDAD




    Contenido Relacionado


  1. “Alguien va a pagar por #GobiernoEspía” (Columnas)
    Julio 13, 2017 8:16 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]