‘Rulfo tocó la esencia del imaginario mexicano’: Jorge Ayala Blanco
El crítico de cine recuerda al autor de 'Pedro Páramo' a cien años de su nacimiento.
(Secretaría de Cultura/Redacción AN).

Jorge Ayala Blanco fue alumno de Juan Rulfo en el Centro Mexicano de Escritores. Su estilo coloquial no era bien visto por la mayoría de sus profesores; entre quienes lo apoyaron, el más entusiasta fue el autor de Pedro Páramo. “Él y Arreola fueron mis maestros cuando escribí La aventura del cine mexicano. Era una persona complicada, a quien le tuve mucho respeto. Me defendía de los linchamientos por mi forma de escribir, con el tiempo me convertí en su único prologuista en vida, aceptado por él”.

El crítico de cine escribió el prólogo de la primera edición de El gallo de oro, publicado por editorial Era. “A finales de los años setenta había un enorme interés por los textos sobre cine de Rulfo, porque reapareció el guión de El gallo de oro. Nunca se sabrá si era un cuento o un guión porque lo que se encontró era una versión en un  lenguaje muy llano, no correspondiente al rulfiano”.

Durante años, Ayala Blanco grabó de manera clandestina las películas de Rulfo. Gracias al apoyo de Carlos Monsiváis publicó el poema que el autor de Sayula escribió para la película La fórmula secreta, de Rubén Gámez, filme ganador del primer Concurso de Cine Experimental y del cual el crítico fue jurado. “Rulfo lo creó durante una reunión de amigos, desde que lo oí por primera vez me pareció demencial. Para encontrar la versión rítmica consulté a José Emilio Pacheco”.

El investigador añade que se dedicó también a articular el guión de El despojo, filme del fotógrafo Antonio Reynoso, realizado en la década de los sesenta, y cuya autoría es atribuida a Rulfo en 1959. “Rulfo improvisaba el texto cada día y lo escribía en servilletas. El registro lo tomé clandestinamente de la Cineteca y sólo pude grabar los ruidos y los diálogos. Para darle el formato de guión que se publicó en otra edición de El gallo de oro, hice una reconstrucción casi de memoria. En realidad lo que se publicó es un texto mío, hice una especie de pastiche. Para mí fue un juego literario, y por supuesto un homenaje a Juan. En la edición de Era añadimos también un textito escrito por Rulfo que repartieron en el Cine Regis durante la exhibición de La fórmula secreta. El libro era realmente un homenaje que salió en 1980”.

En ediciones posteriores, Ayala Blanco dejó de recibir los crédito tanto por el prólogo de El gallo de oro, como por El despojo. “Mi nombre no figuró en las ediciones de la Fundación Juan Rulfo, ni en las del Fondo Cultura Económica, por eso fui a ver a mi amigo Adolfo Castañón y le dije que tendrían que pagarme algo aunque fuera simbólico. Llegamos a un acuerdo por una suma insignificante y un par de libros. La fundación en cambio pasó de noche. Por supuesto podría demandarla porque soy autor de parte del texto, los diálogos son de Rulfo pero el resto es mío, sin embargo, no vale la pena que con su pan se lo coman”.

Rulfo en el cine

El crítico de cine y Rulfo coincidieron en varias ocasiones. Ayala Blanco no lo recuerda como una persona entendida en materia de cine a pesar de su gusto por la fotografía y los sets. “No veía cine, pero le gustaba la manufactura. Se dio cuenta de la porquería que hizo Crevenna con el texto de Talpa. Renegaba de las películas donde había colaborado, aunque son más rulfianas que Rulfo como Paloma herida, dirigida por Emilio ‘Indio’ Fernández, que a mí me parece genial. ‘Es horrible, ahí solo fui el taquígrafo del ‘Indio’ Fernández’, decía. La realidad es que se pelearon y casi retira su nombre de los créditos.  El retrato del cacique es un Pedro Páramo sensacional, que no tiene nada que ver con la porquería que hizo Carlos Velo en su versión de Pedro Páramo, protagonizada por John Gavin”.

Más anecdótico es el caso de En este pueblo no hay ladrones, de Alberto Isaac y donde Rulfo hace un cameo. “Ese es un chiste. El pobre de Alberto Isaac hizo una película desinflada. Vemos a un Rulfo totalmente crudo y con su eterna cara de huraño, lo cual es falso porque era una persona muy cariñosa y alegre en el trato personal. Rulfo quería mucho a sus amigos y Alberto que era simpático lo convenció. Rulfo era como el amigo que no te puede decir que no, y era condescendiente”.

Al hacer un recuento de la relación entre Juan Rulfo y el cine, Ayala Blanco destaca La fórmula secreta, de Rubén Gámez; la versión de El gallo de oro, de Roberto Gavaldón. La lista continua con  Tras el horizonte, basada en el cuento El hombre y Los confines, donde se retoman los cuentos Diles que no me maten, Talpa y un fragmento de Pedro Páramo, ambas del realizador de Mitl Valdéz;  sigue Rafael Corquidí, Rulfo Eternum; los cortometrajes Agonía, de Jaime Ruiz Ibáñez y Zona Cero, un cortometraje de Carolina Rivas; Purgatorio, de Roberto Rochín, explica Ayala Blanco tiene momentos interesantes también. Sin embargo, concluye: “las claves están en los trabajos de su hijo Juan Carlos Rulfo,  El abuelo Cheno y otras historias, donde están las coordenadas del carácter melancólico, depresivo, huraño que son las consecuencias de un niño que perdió a su padre; y Del olvido al no me acuerdo, que tiene un poco la estructura de un Pedro Páramo pero coral”.

Un proyecto que a finales de los setenta entusiasmaba a Rulfo, era la adaptación de El llano en llamas, por Rubén Gámez. El guión escrito por su mismo autor trasladaría los relatos a la Ciudad de México. “Gámez pretendía que fuera la mejor película en la historia del cine mexicano, pero el proyecto que se canceló Margarita López Portillo cuando a tres días de rodaje, la guija le dijo que le iba a ir muy mal esta película y la versión de El obsceno pájaro de la noche, dirigida por Salomón Leiter y guión de José Emilio Pacheco. Ambas películas quedaron truncas.

El crítico coincidió en varias ocasiones con Juan Rulfo. Como maestro le admira la reelaboración al infinito del lenguaje coloquial. “Si lees con atención El llano en llamas encuentras que es un libro muy complicado y trabajado, es casi prosa poética. Platicando con él, descubrí que era algo que venía de dos prosistas a los que también yo adoraba: Handor Laxness y Jean Genet, en especial Las batallas en la montaña. Todo mundo lo relaciona con Faulkner, pero en realidad platicado y discutido con él, las grandes influencias eran Laxnees y Genet. Trabajar con él,  La aventura del cine mexicano fue de lo más fértil, porque realmente todas mis inelegancias literarias o prosódicas tenían su apoyo”.

Jorge Ayala Blanco detecta que para escritores y cineastas encontrar los equivalentes al mundo rulfiano son una obsesión, pero es imposible compararlos porque se quedan en la anécdota y el folclor. “Las adaptaciones más comerciales fallan porque explotan la parte folclórica y se van con la finta del un mundo rural. Rulfo es otra cosa, quienes han podido traducirlo al cine son aquellos que han hecho un trabajo equivalente en el cine. El universo de Rulfo es muy fuerte porque tocó la esencia del imaginario mexicano”.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Juan Rulfo
Libros




    Contenido Relacionado


  1. Libros de la semana: Murray, Cercas, Oliveira…
    Mayo 12, 2017 10:22 am
  2. Fernanda Melchor: el soundtrack de una vida… De Chico Che a Nirvana #Letrasynotas
    Mayo 11, 2017 5:36 pm
  3. ¿Por qué siempre vemos las mismas fotografías de la Revolución Mexicana? Un libro te lo explica
    Mayo 11, 2017 2:19 pm
  4. Los drones, una legislación pendiente
    Mayo 11, 2017 2:12 pm
  5. Todo lo que has querido preguntarle a Murakami en un libro
    Mayo 10, 2017 3:19 pm
  6. ‘Es un error pensar que un muro soluciona los problemas fronterizos’: Etgar Keret
    Mayo 10, 2017 2:12 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a comentariosyquejas@aristeguinoticias.com