Acusan a régimen sirio y a rebeldes de crímenes de lesa humanidad
El gobierno sirio y, en menor medida, los grupos armados de oposición han sitiado a civiles de manera ilegítima, privándolos de alimentos, medicinas y más.
(Foto: Reuters)

El régimen sirio y las facciones rebeldes han cometido crímenes de lesa humanidad con sus tácticas de sitiar ciudades controladas por el enemigo y después forzar el desplazamiento de civiles, denunció Amnistía Internacional (AI).

En su reporte titulado Nos marchamos o morimos: Desplazamiento forzado por los acuerdos de reconciliación en Siria, AI destacó que los asedios del régimen sirio contra su población antes de alcanzar acuerdos de “reconciliación” con la oposición suponen crímenes de lesa humanidad y de guerra.

AI, con sede en Londres, analizó cuatro casos de los llamados “procesos de reconciliación nacional”, acuerdos que implican la evacuación de los civiles y combatientes que habitaban en una ciudad asediada por fuerzas enemigas.

Esos procesos son, en la práctica, acuerdos de rendición que se alcanzan tras negociaciones entre las autoridades y grupos rebeldes locales.

El gobierno sirio y, en menor medida, los grupos armados de oposición ha sitiado a civiles de manera ilegítima, privándolos de alimentos, medicinas y otros artículos de primera necesidad, además han efectuado ataques ilegítimos contra zonas densamente pobladas, en violación del derecho humanitario internacional, indicó AI.

Estas operaciones forman parte de “un ataque sistemático y generalizado contra civiles”, lo que “constituye crímenes de lesa humanidad”, dijo el director de Investigación y Trabajo de Incidencia para Medio Oriente y el Norte de África de AI, Philip Luther.

Por lo general, las fuerzas gubernamentales sitiaban las zonas rebeldes durante meses, impidiendo la entrada de suministros, y las sometía a bombardeos y fuego de artillería, para forzar a los asediados a aceptar la rendición.

AI documentó casos graves, como los disparos “indiscriminados” contra Fua y Kefraya por parte del ex Frente al Nusra, así como la quema de campos de cultivo que rodeaban Madaya, por parte del grupo chiita Hezbolá.

En muchos casos, los asediados han sufrido desnutrición, algunos han muerto de inanición u otras enfermedades relacionadas y los desplazamientos forzosos posteriores han obligado a miles de personas a vivir en condiciones “penosas” y a enfrentarse al “desarraigo”.

En la actualidad, la región de Ghouta Oriental, el principal bastión opositor en las afueras de Damasco, está sometida a un férreo asedio que impide la entrada de alimentos o de ayuda humanitaria y que ha provocado varias muertes por desnutrición.

En esa región, donde según las Naciones Unidas residen 390 mil personas, lleva asediada desde el 10 de octubre de 2013 aunque el cerco se ha estrechado en los últimos cinco meses.

Desde el comienzo del conflicto armado de Siria, el gobierno sirio ha sitiado zonas civiles pobladas, utilizando el hambre como método de guerra y bloqueando o restringiendo arbitrariamente el acceso a medios con que cubrir las necesidades básicas, como los alimentos, el agua, las medicinas, el combustible y las comunicaciones.

AI pidió a la comunidad internacional que remita la situación en Siria a la Corte Penal Internacional y que reclame un acceso sin trabas al país a quienes investigan las violaciones de los derechos humanos. (NTMX)






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]