No tengo que ver con llamadas y amenazas: Elías Azar sobre caso ‘Presunto Culpable’
El presidente del TSJDF afirma que también ha sido intimidado sobre el mismo caso, sin embargo consideró que el director de la película, Roberto Hernández no tiene por qué recibir amenazas.
elíasazarycaristegui

Edgar Elías Azar, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) aseguró que nada tiene que ver con las llamadas telefónicas y amenazas de muerte que acusó el director de la película ‘Presunto Culpable’.

En entrevista con Noticias MVS primera emisión, el funcionario capitalino comentó que también ha sido intimidado sobre el mismo caso, sin embargo consideró que el director de la película, Roberto Hernández no tiene por qué recibir amenazas.

“Los jueces recibimos muchas amenazas, los dos jueces de este caso han recibido amenazas de muerte… te vamos a matar, hijo de tal por cual… no hay que hacerlo grave, yo las he recibido”, dijo.

Pese a que no lo consideró un chiste, argumentó que las amenazas ocurren con muchísima frecuencia, respaldadas por el anonimato.

Ante la acusación del productor Roberto Hernández, sostuvo que no tiene nada que ver con esas llamadas telefónicas y consideró que (el cineasta) no tiene elementos y no los va a tener.

Exhortó a Hernández para que la película sirva de acicate… “hago mía esa película”, dijo.

Elías Azar dio a conocer que ayer se reunió con el jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, quien le comentó que se abrirá una averiguación y una investigación muy profunda donde dijo tener toda la disposición a colaborar con la misma.

“Cuando un comunicador señala hechos los tiene que probar… este puede ser el caso pero si yo me abrazara a los 300,000 asuntos del Tribunal, estaría en un hospital psiquiátrico… pueden mañana acusarme de lo que sea pero se tienen que probar esas acusaciones porque si no se lastima el honor”, indicó.

El presidente del TSJDF señaló que hay que sacar provecho de la película, pues, aunque quizá no son tan dramáticos, pero “siguen pasando casos como el de ‘Presunto Culpable’.

Explicó que en este caso, había elementos que presumían que el protagonista, Antonio Zúñiga era responsable incluso con una acusación directa, por lo que indicó que el tema es que una persona exige justicia por dos derechos, la libertad de expresión y el del honor cuando alguien considera que con la película se está afectando a su imagen.

“Si nosotros resolviéramos como dicen los medios, muchas sentencias no se resolverían como se ha hecho… la tutela judicial es tan legítima como la libertad de expresión”, mencionó.

Consideró que lo que está a debate, no una película, sino dos derechos humanos que el tribunal tiene que armonizar, pues pese a que el litigio no es del todo malo, hay que sacarle raja a esto.

“No se puede dejar de admitir juicios ante ninguna circunstancia, porque la tutela judicial es un derecho humano”, dijo.

Edgar Elías Azar subrayó que los derechos humanos deben ser ponderados y armonizados, porque el derecho a la libertad de expresión debe ir junto a la libertad y el honor, esto lo debe armonizar un juez y es este quien decide estos dos temas, el derecho a la libertad y al honor.

Aseveró que todas las expresiones en torno a la película han sido muy graves y lo que ha faltado en este desorden y escándalo mediático donde no se ha entendido la responsabilidad del TSJDF.

“Tenemos ya una jueza que se excusó del asunto porque ha sido objeto de amenazas y acusaciones, el TSJDF también ha enfrentado amenazas”, dijo el funcionario.

Aseguró que si una persona que tocó la puerta del tribunal para exigir justicia se le abrió la puerta, ahora tendrán que recurrir las partes a la apelación respecto a cómo armonizar esos derechos.

“Se puede resumir en una película que impresionó a todos, me movió la conciencia como juzgador y Roberto hace un magnífico trabajo en el que el comentario mío fue que serviría como un parteaguas para los juicios orales y eso no vuelva a suceder, lo que vimos en la película fue algo desagradable y malo pero eso no quiere decir que el tribunal vaya a cobrar venganza de nada”.

Elías Azar explicó que la jueza del caso se excusó por las expresiones públicas, las amenazas, y al decir que no tenía imparcialidad sin embargo el Tribunal no puede decir eso… un juez es totalmente independiente de otro y la ley dice que ante cualquier conflicto de interés, los jueces pueden excusarse y eso se sabe”, indicó.

Sobre la Ley de Justicia Penal del DF, el presidente del tribunal mencionó que entrará en vigor en dos años pero advirtió que se necesitan recursos, voluntad política, ya que si no se realiza una estrategia financiera, la reforma no va a poder entrar en vigor.

“Operar este sistema es carísimo, necesitamos muchísimos jueces y con aparatos judiciales como el que tenemos… yo no quiero ser el secretario de finanzas de Mancera para decidir cómo se va a operar el sistema de justicia en el DF… no podemos ya tener más Robertos, ni más víctimas”, dijo.

Advirtió que en caso de no aprobarse dicha ley, habrá tribunales incompetentes y sería un estado sin justicia porque no tendrían jueces para procesar.

A continuación la entrevista completa con Edgar Elías Azar, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF)

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Revisa aquí la entrevista completa:

Edgar Elías Azar (EEA), presidente del TSJDF: Carmen muchísimas gracias, sobre todo agradecerte el espacio que me das para poder estar con tu audiencia.

Mira, todas las expresiones que ha habido en torno a la película han sido muy graves todas desde el principio, es decir, lo que nos ha faltado o lo que le ha faltado la gente que ha criticado y que ha generado todo este conflicto y todo este desorden, toda esta cuestión, este escándalo mediático, ha sido que no se ha entendido con claridad cuál es la responsabilidad del Tribunal Superior.

Es decir, nosotros sabemos que la libertad de expresión es la libertad más preciada que existe en el tema de los derechos humanos, es decir, es una libertad que nosotros no podemos siquiera limitar, ni siquiera la podemos tocar.

Los derechos humanos, como ha sido ya señalado por la Comisión Interamericana, tienen que ser ponderados, y la Suprema Corte de Justicia ha sustituido la palabra de “ponderación” por otra que es todavía más clara, que es “armonización”.

¿Por qué “armonización”? Porque el derecho de la libertad de expresión tiene que jugar en la vida de los hombres, en la vida de la humanidad con el derecho al honor, con el derecho a la imagen, con el derecho a la libertad de tránsito. Entonces todas estas libertades tienen que ser armonizadas, como dice la Suprema Corte de Justicia.

Ahora ¿quién la va a armonizar? ¿Lo armonizar una de las partes que entrenó conflicto por este choque de derechos humanos, o lo tiene que armonizar un juez? Pues la respuesta es lógica, la tiene que armonizar un juez. Un juez es el que tiene que decidir cómo pueden entrar en convivencia estos dos derechos, el derecho a la imagen, el derecho a la libertad de expresión.

En este momento estamos enfrentando dos derechos en pugna en un tribunal local, y es el derecho a la libertad de expresión y el derecho al honor, y te vuelvo a repetir, solamente el juez lo puede llegar a determinar.

Pero a partir de ahí se ha desatado una serie de ataques, y de comentarios, y de presiones que has sufrido el mismo tribunal.

Tenemos una jueza que ya se excusó de conocer el asunto porque a mí me lo dijo claramente: “No tengo ya en mi espíritu, la imparcialidad para resolver este asunto”, y ella se escusa y se lo pasa a la siguiente jueza.

La siguiente jueza ha sido lo mismo objeto de presiones, objeto de amenazas telefónicas, objeto de muchas cosas, y sigue el Tribunal sufriendo la presión para no resolver el asunto.

Aquí de lo que se trata, el fondo del asunto, es una persona de muy escasos recursos económicos que toca la puerta del tribunal para pedir justicia. No se la podemos cerrar a nadie, el tema de la tutela judicial es un tema de derecho humano tan sagrado y tan respetable como el de la libertad de expresión y la libertad al honor.

En consecuencia, el asunto tiene que seguir y va a tener qué culminar en una sentencia, y va a tener qué culminar en la esfera de la forzosamente, es decir, tendrán que recurrir las partes que queden inconformes al amparo o a la apelación, y varias instancias judiciales determinarán quién tiene razón, cómo se van a armonizar esos derechos.

CA: Déjeme, presidente del Tribunal de Justicia, tomar digamos el contenido de estos recursos judiciales.

Estamos frente a un documental que es el documental más visto en la historia reciente de México, el documental que muestra el caso de un individuo de nombre Toño Zúñiga, que fue sentenciado, y que después vino todo procedimiento judicial que le permitió salir en libertad.

En este documental se exhibe un conjunto de fallas o de situaciones derivadas de este caso en particular y se hace, digamos, una tarea cinematográfica que ciertamente coloca al Tribunal y a los miembros de los cuerpos policiacos en una situación crítica.

Estamos en este documental con varios participantes, el jovencito que declara en contra de Toño Zúñiga y cuya declaración sirvió para sentenciar a Toño Zúñiga.

Estamos frente a un policía que también es mostrado en el documental, un policía que no parece haber tenido orden de aprehensión para llevar a cabo el operativo, ahí se muestra la conducta también de la policía sobre el tema en cuestión.

Y está la familia de la víctima, que se inconforma porque se mostró el cadáver de la víctima, misma imagen que está contenida en el expediente de la propia investigación.

Entonces tenemos al joven que declara, según se presenta en el documental, en falso, según la propia lectura que se da del caso; tenemos al policía que se inconforma por haber sido mostrado en LA pantalla, y tenemos a la familia que se enoja por haber mostrado el cadáver.

Estas tres instancias pretenden que se les resarza los daños por la exhibición de un documental por una cantidad de tres mil millones de pesos, que es la cifra que se ha dado a conocer, la ley parece que no lo permite, pero en fin, se solicita una cantidad de esta naturaleza.

Y entonces, tenemos todo eso que tendrá que resolver, por un lado, el ámbito local y, por otro lado, el ámbito federal. Hasta ahí lo dejamos. ¿En dónde estamos parados, doctor Elías Azar?

Estamos parados en que el productor y director de este documental, Roberto Hernández, ha señalado que los recursos que aceptó el tribunal procesar, el recurso en cuestión, es un recurso que aceptó básicamente como una reacción del propio tribunal.

Está diciendo que usted, presidente del tribunal, se ha manifestado públicamente sobre el documental, que usted ha emitido opiniones críticas y de descalificación a este documental “Presunto Culpable”, y que con eso usted ha dado pie a que se diga o que se piense que el tribunal no tiene un caso como los miles que tiene el tribuna, sino tiene un caso donde podría cobrar venganza por lo exhibido en el documental “Presunto Culpable”. De eso, entre otras cosas estamos hablando.

EEA: Si me permites, Carmen. Mira, efectivamente las tres acciones que están entablando, el testigo, el policía y la víctima son idénticas, y en síntesis se pueden resumir por una película bien hecha, impactante, que impresionó, que nos impresionó a todos, me impresionó a mí mucho, me movió a mí la conciencia como juzgador, y don Roberto hace un magnífico trabajo en donde la primera polémica que surge ¿es documental o es película? No voy a entrar en detalles de eso, porque si es documental es una cosa, y si es película es otra cosa.

Hace un magnífico trabajo, en el que yo el comentario que hice en lo privado, con la persona con la que vi el documental, que era el entonces procurador de Justicia del Distrito Federal, porque la vimos juntos los dos…

CA: ¿Mancera?

EEA: …el día de la inauguración, sí…

CA: ¿Mancera?

EEA: Sí. Dije yo: “Esto me va a servir, nos va a servir de parteaguas para el tema de los juicios orales. Hay que montarnos en esa película para que vean las crisis que viven los modelos judiciales actuales, para que eso no vuelva a suceder”.

Efectivamente, lo que vimos en esa película fue algo incómodo, desagradable y malo. No quiero entrar en el detalle de que de 300 horas de filmación se editaron y se sacaron escenas chuscas, porque yo te puedo filmar a ti, o me pueden filmar a mí 300 horas y te apuesto que en esa multitud de horas te voy a sacar escenas en donde nos veamos distraídos, o mirando al cielo, o con cara de bobo, eso no hay duda que en 300 horas puede suceder eso, o cortar declaraciones, no voy a entrar en esa hondura.

Eso, efectivamente, yo lo expresé, pero eso no quiere decir que el tribunal vaya a cobrar venganza de nada.

CA: ¿Usted dijo que el documental le parecía que tenía mentiras?

EEA: Sí, bueno, pero te vuelvo a repetir, yo quisiera sacar ese tema en este momento…

CA: Es que no, déjeme insistirle porque frente a eso estamos, frente a una declaración pública suya que hace que el documentalista diga: “Yo estoy en medio de un proceso judicial, cuando el presidente de ese tribunal ya juzgó públicamente el documental…

EEA: No, yo…

CA: …y no tiene imparcialidad frente al tema”.

EEA: No, pero yo no soy el que juzga, que quede claro.

CA: Pero es el presidente del tribunal.

EEA: Pero eso no quiere decir…

CA: ¿No importa eso?

EEA: No, claro que no importa.

CA: ¿Cómo no?

EEA: Porque los jueces, es una célula viva, un juzgador que no tiene comunicación con el exterior, que no debe tenerla y que al juez no le debe importar más que lo que está en un expediente.

Yo puedo externar opiniones, yo he externado opiniones de asuntos adentro de mi tribunal y mis magistrados o jueces no me han hecho caso en esas opiniones.

Cuando discutimos nosotros en nivel privado el tecnicismo, una jurisprudencia, un asunto, desde luego que todos emitimos opiniones, pero eso no quiere decir que un juez se vaya a guiar por eso.

Hombre, vamos a pensar que yo puedo influir en la opinión de un juez, ¿pero voy a poder opinar, voy a poder influir en la opinión de tres magistrados nuestros, y luego de ahí me voy a tener que ir a otros tres magistrados federales o quizá el pleno de la Corte, si es que lo atrae?

O sea, tiene que ser uno cándido para pensar que el presidente del tribunal es el que decide en los mil asuntos que diariamente ingresan al tribunal, o en las más de mil sentencias que se dictan diarias.

Pero mira, déjame terminar esta idea.

CA: Sobre imparcialidad. Déjeme nada más un segundo. Si la primera jueza dijo: “Yo ya no voy porque no tengo imparcialidad sobre el caso”.

EEA: Así es.

CA: Y me imagino que lo dijo por todo el entorno que se da.

EEA: Claro.

CA: Y porque es el Tribunal que fue exhibido, y que es mostrado en el documental, y que ahora va resolver tema que tiene que ver con un…

EEA: No, no fue por eso, porque Tribunal. A ningún juez de los que tengo ahorita en el Tribunal, que son casi 300, les tiembla la mano para dictar una sentencia.

CA: ¿Por qué se excusó la jueza?

EEA: Se excusó la jueza porque ella sintió que yo no ten imparcialidad para resolver el asunto, por las amenazas que estaba recibiendo, por las presiones mediáticas, por las expresiones que hubo, etcétera, y ella dijo: “Presidente, ya no me siento yo con imparcialidad para resolver”.

CA: Con razón la jueza.

EEA: Por eso, y qué bueno que lo hizo.

CA: A ver, presidente, y si la jueza hizo eso, yo no sé si quepa la figura, pero lo pregunto, si la jueza dijo: “No tengo imparcialidad ante este caso”. ¿No debería el Tribunal decir lo mismo?

EEA: No puedo decirlo, Carmen, no puedo decirlo porque para empezar…

CA: Que lo resuelva la Corte.

EEA: A ver, Carmen, tenemos una cosa que se llama ley y un procedimiento. Nosotros nos tenemos que regir por un procedimiento.

En este momento nosotros tenemos magistrados demandados en nuestro mismo Tribunal, tenemos jueces demandados en nuestro mismo tribunal, yo no puedo sacar ese asunto porque la ley no me lo permitiría, no hay la oportunidad para hacerlo.

Pero mira, déjame decirte…

CA: ¿No hay conflicto de intereses, realmente?

EEA: No hay, absolutamente. Lo que tenemos que entender es que un juez es independiente, totalmente independiente de otro.

La ley te dice: “Si tú juez tienes conflicto de intereses porque eres pariente de una de las partes, porque no tienes el ánimo o la frialdad para resolver un asunto, por la circunstancia que sea, te puedes excusar, y el siguiente número va a conocer de ese asunto.”

Tenemos ahorita el asunto con una jueza…

CA: ¿Y el presidente no influye nunca en un juez?

EEA: Porque nunca juzga el presidente, es que el presidente del Tribunal, mira, Carmen, te dije yo en una ocasión, en lo privado que ¿cuál ha sido el principal problema que han enfrentado los juicios orales? ¿El presupuesto? No, no ha sido ese, es la cantidad de veces que utilizan mi nombre para decir una cosa o la otra, o para tratar de influir en un sentido en otro.

Yo no influencio asuntos, yo estoy peleando por la independencia y autonomía de los juzgadores, estoy sancionando al juez malo, los estamos consignando, estamos haciendo una labor de limpieza y de depuración de la que pido yo ayuda de todos para poder implementar los juicios orales, para que nuestra reforma no nos la vayan a posponer.

La entrada en vigor de la reforma, que entre la reforma, urge la reforma para no volver a ver presuntos culpables. Porque entonces sí, todo este litigio del Presunto Culpable se va a resolver en escasas horas públicamente, con audiencias públicas firmadas, etcétera. Urge el tema.

CA: Cuando se instrumente la reforma, un día de éstos.

EEA: Un día de éstos, va a entrar en vigor en dos años, y por eso necesitamos ayuda todos los poderes judiciales. Hablo hoy ahorita en nombre de todos los poderes judiciales del país, es urgente que se entienda que el discurso del Presidente de la República fue un discurso positivo y muy alentador: “La reforma no se pospone”. Qué bueno que se así porque ya urge poder cambiar este modelo caduco.

Si mira, lo que hizo don Roberto estuvo muy hecho. Si el problema está que lejos de nosotros montarnos para resolver la crisis de la justicia pues, digo, se montó un pleito personal en el que no va a encontrar opositor.

Yo no voy a pelear, el hecho de que yo haya opinado de que la película tiene inexactitudes, pues digo, no fue dictamen mío, se analizó cuadro por cuadro de la película, y cosas que no correspondían al expediente.

Pero no quiero entrar en ese conflicto, lo que está ahorita en conflicto es si el Tribunal tiene competencia o no tiene, y la respuesta es que sí tenemos competencia para juzgar, y que todas las personas tienen que encontrar un verdadero apoyo a la tutela judicial, que es un derecho humano.

Doctor Edgar Elías Azar, déjeme hacer una pausa y regresamos en el punto de origen de esta conversación. Todo ha derivado ahora en un asunto sumamente delicado, que son amenazas de muerte contra Roberto Hernández, dicho públicamente por él y algo gravísimo para usted que es, el documentalista dice: “Si algo me pasa a mí, si se cumple la amenaza de muerte, responsabilizo de lo que me pueda suceder a mí y a mi familia a usted”. Volvemos y me da su respuesta.

PAUSA

CA: Entramos en la parte final. Doctor Elías Azar, sé que se tiene que ir y le agradezco su presencia esta mañana en el estudio. Sé que tiene otra actividad pronto. Pero a ver, no es una cosa cualquiera que el documentalista y abogado Roberto Hernández lance lo que lanzó ayer de responsabilizarlo a usted de lo que le pueda pasar, una vez que ha denunciado amenazas de muerte giradas vía telefónica. ¿Qué dice, doctor?

EEA: Mira, al respecto tengo que decir varias cosas. Primero, los jueces recibimos muchas amenazas, primer tema; segundo tema, particularmente los dos jueces que han visto este asunto han recibido amenazas también.

CA: ¿De qué tipo?

EEA: Del mismo tipo de las que ha recibido…

CA: ¿De muerte?

EEA: Sí, “que te voy a matar”, y luego los improperios.

CA: Oiga, pero no lo trivialicemos. Es muy grave.

EEA: Por eso. No hay que hacerlo grave, cuando son gente que agarra un teléfono y se le hace fácil vertir una amenaza. A mí, no me preocupa, yo las he recibido, yo las he recibido, y he recibido una multitud de amenazas.

CA: ¿De qué tipo?

EEA: Lo mismo: “te vamos a matar hijo de tal por cual”. Entonces…

CA: ¿De parte de quién?

EEA: Si yo supiera, en este momento estaría procesada esa persona. Ahora, mira…

CA: ¿Sobre qué asuntos?

EEA: Sobre mil asuntos, entre otros éste.

CA: ¿Cómo?

EEA: A ver, Carmen. A ver, déjame terminar de decir esto.

CA: No, no. Es que no es un chiste que se reciban amenazas de muerte.

EEA: No es un chiste, pero se hace con muchísima frecuencia. Recibimos llamadas telefónicas en el Tribunal que hay bombas, para suspender audiencias, y una serie de cosas que se hacen respaldados por el anonimato.

Pero este caso específico, o sea, no nos perdamos con otras llamadas que yo no le doy importancia, yo no se las doy.

CA: ¿Pero usted sí ha recibido incluso sobre este tema?

EEA: Sí, claro. “Déjalo en paz” y quién sabe qué y cosas por el estilo. Pero vuelvo otra vez…

CA: Oiga, espéreme tantito.

EEA: A ver, Carmen…

CA: No, no, no, no me desvío, no me desvío, más bien focalizo. Que usted haya recibido, aunque usted lo desestime porque dice que recibe muchas, una, o amenazas de muerte asociadas al tema “Presunto culpable”?

EEA: A ver, Carmen yo no quiero entrar en ese conflicto.

CA: No, no. Está describiendo lo que sucede.

EEA: No, no, no, no quiero hablar de eso. Ese tema de las amenazas, me resulta tan trivial como no tienes una idea. Lo que sí le quiero decir…

CA: ¿Trivial para las amenazas contra usted? Pero no la de…

EEA: No, no, no. Lo que te quiero decir es que a mí no me resulta trivial que él reciba amenazas. Don Roberto no tiene porqué recibir amenazas.

CA: A usted le parecería normal por su condición de presidente…

EEA: Y por la multitud de asuntos que he resumido.

CA: De asuntos. Entonces, lo que a usted le sucede cotidianamente, digámoslo así, respecto amenazas diversas, no le parece trivial que la reciba un hombre como Roberto Hernández.

EEA: No, desde luego es muy grave.

CA: Ahí vamos.

EEA: Muy grave. Y para eso yo fui a ver al jefe de Gobierno el día de ayer y yo le pedí ayuda, y yo le dije, le dije, y le voy a hablar hoy al procurador para decirle que lejos de todo, tiene toda la colaboración en lo personal y en lo institucional mío para poder hacer averiguaciones en torno a las llamadas telefónicas que recibió don Roberto.

CA: ¿Usted vio a Mancera ayer? ¿Sobre el tema?

EEA: Ayer lo vi, sí.

CA: ¿Para éste tema?

EEA: Este tema y otros que nos ocupan.

CA: ¿Y ahí qué pasó, entonces?

EEA: Se va a abrir una averiguación. Ya se inició una averiguación y se va hacer una investigación muy, muy consciente, muy profunda, como lo permitan las circunstancias, y yo le voy a manifestar hoy al procurador que tiene toda mi disposición para poder colaborar en esa investigación.

Se me hace mira, mira Carmen, cuando un comunicador expresa opiniones generales sobre la función de gobierno de un servidor público ,está en su derecho, la Corte ya le ha protegido ese derecho. Puede criticarlo y decir “éste es un mal funcionario, se equivocó en eso”, etcétera. Pero cuando ya señala hechos un comunicador, los tiene que probar, porque si no los prueba, está lastimando el honor de esa persona.

CA: ¿Es su caso?

EEA: Puede ser el caso. A mí no me va a lastimar este tema porque yo entiendo todas las pasiones en las que están envueltos estos asuntos. Y si yo me abrazara en todas las pasiones de los 300 mil asuntos que se llevan en mi tribunal, pues en este momento estaría yo con una camisa de fuerza en un psiquiátrico encerrado, ¿sí me expliqué? A mí, todas esas pasiones las tienes que dejar afuera. Un juzgador no puede “sudar calenturas ajenas”, no las podemos sudar, no las estoy sudando ni en este asunto ni en los otros 300 mil que llevamos en el tribunal.

Y puede mañana en la mañana alguien venirme a acusar que yo dije, que yo hablé, que yo intervine, que yo todo. Bueno, cuando ya se señalan hechos, pruébalos, porque si no los pruebas estás lastimando el honor de esa persona.

CA: Roberto Hernández dijo que responsabilizaba al presidente del Tribunal, o sea usted, de cualquier cosa que le pudiera pasar en función de dos amenazas de muerte. Él dijo que no tenía elementos para imputarlo, pero que no tenía ninguna otra cosa en la vida, en pocas palabras, para suponer de alguien distinto usted que pudiera ser responsable de esas amenazas.

EEA: Pues, Carmen, no tiene elementos. Yo le aseguro por todos los honores y las vidas y lo que sea que no las va a tener.

No tengo nada que ver con las llamadas telefónicas.
Millones de personas han visto su película, y espero que otros millones de personas la vean, y que continúe con su éxito que ha tenido su película en todos los órdenes: mediático, financiero, etcétera, qué bueno que lo tiene.

Y yo exhorto a don Roberto y exhorto a todas las organizaciones para que esta película sirva de acicate para poder echar a andar con más profundidad, más violencia, más impacto el tema de la reforma penal, ¿sí me expliqué? Hago mía la película, hago mío sus argumentos.

El tribunal que ven en esa película ya no existe hoy, ya es otro tribunal.

A ver, usted dice: “Hago mío ‘Presunto culpable?'”. ¿Significa que para usted Toño Zúñiga fue procesado indebidamente?

EEA: No, no Carmen, no quiero entrar en el tema de la película, pero si me obligas te contesto.

CA: Venga.

EEA: Había elementos que hacían presumir la responsabilidad penal, había un testigo que lo señala no haber disparado, sino haber golpeado a la persona que fallece para tirarlo en el piso y que otra persona viniera a dispararle.

CA: Eso no sale en la película.

EEA: Y eso es lo que no sale.

CA: A ver.

EEA: Pero no quiero entrar esas polémicas, Carmen, porque el tema no es el tema de la película, el tema es la persona que se siente lastimada en su libertad de expresión, que es el productor de la película, él se siente lastimado en su libertad de expresión, y otra persona se siente lastimada en su derecho al honor, y que fue comercializada su imagen y que se está ganando dinero con su historia y con su imagen. Y que hay dos derechos humanos que tienen el mismo nivel, protegidos por la Comisión Interamericana por los tratados internacionales y por la Suprema Corte de Justicia, que están en conflicto estos dos derechos y que un juez los tiene qué armonizar, ese es todo el tema, ¿sí me explico? El tema del Tribunal Superior es cómo armonizamos esto.

CA: El tema aquí es si ese tribunal es suficientemente imparcial para resolver ese dilema.

EEA: Y sí lo es, te lo aseguro, tenemos 300 jueces, no todos sudan calenturas, ni entran en pasiones, ni les interesa el tema mediático. Si nosotros resolviéramos conforme a lo que dicen los medios, muchas sentencias no se hubieran dictado como se dictaron.

Nosotros resolvemos con base en un expediente que tenemos a la vista, si el señor no se defiende bien, las personas, testigo, policía y víctima no se defienden bien en su acción, se tendrá qué absolver a don Roberto; se defienden bien y acreditan que fueron lastimados en su honor, en su persona, que se exhibió una película, que fue explotada comercial y financieramente la vida de la víctima, bueno, tendrá qué condenársele.

Pero te digo, la tutela judicial es un derecho humano tan legítimo, como el la libertad de expresión.

CA: Puede llegar, doctor Elías Azar, todo esto, a una sanción de tres mil millones de pesos, como pretenden los que buscan resarcir?

EEA: No, no, no lo creo. Pero me vas a pedir que emita una opinión y al rato: “Es que ya opinó el tribunal”. Pero si me prometes que me vas a despojar mentalmente de mi calidad de presidente, te contesto la pregunta.

CA: Lo despojo de su calidad de presidente.

EEA: Y que todos los que me están oyendo también. No, no creo que pueda llegar al monto de esa cantidad, hombre, o sea, tres mil millones de pesos la película no los ha generado, para empezar.

CA: Pero es lo que piden.

EEA: Por eso tiene que un juez decidir si lo que piden es legítimo.

CA: Pero si ese juez dice: “Está bien, sí, le dañaron estas personas, tres mil millones”.

EEA: Vamos a pensar que el juez del Tribunal Superior, suponiendo, que no creo que suceda esa barbaridad, que lo condenan no a tres mil, a 10 mil millones de pesos. “Lastimó el honor por 10 mil millones de pesos”, hombre, hay una instancia superior que son magistrados del Tribunal Superior que van a corregir una barbaridad de ese tamaño, y pensando que el tribunal pudiera llegar a ratificar o a modificar esa barbaridad, hay una estancia federal, es decir, siete juzgadores, tres federales, tres locales y un juez local no nos podemos equivocar.

CA: Pero a ver, doctor, existe la posibilidad, imagínese a Roberto Hernández a Layda Negrete, a los que están en ese momento, imaginando que puede suceder y que les van a sorrajar tres millones de pesos.

EEA: No, no existe esa posibilidad, Carmen.

CA: Cero.

EEA: ¿Quieres sentencias que se han dictado de tres mil millones de dólares y loqueras por el estilo? Pues existen y se modifican en la Sala y se modifican en un Tribunal Colegiado.

CA: Pero en lo que son peras o manzanas, le amargan la existencia a dos que tres.

Ay no, bueno, pero el tribunal no está para cuidar existencias, amarguras o existencias, el Tribunal está para resolver un asunto.

Mira, que no se nos olvide a todos que hay un derecho que es la tutela judicial, y que estamos en presencia de una gente de muy escasos recursos económicos, que fue victimizada, que se le quitó la vida, es un asunto balas, narcomenudeo, etcétera, todos los etcétera que tiene la película.

Aquí estamos enfrente a dos derechos humanos que el Poder Judicial tiene que armonizar, ¿cuál es? El derecho a la libertad de expresión, que es sagrado, pero tan sagrado como es el derecho de la vida privada, la vida íntima, el derecho del honor de las personas, entonces eso lo tenemos qué armonizar. ¿Quiénes lo tenemos que armonizar? Los jueces. ¿Yo el presidente del tribunal? No, yo no me tengo qué meter con eso, porque yo presidente del tribunal no juzgo, no resuelvo asuntos, estoy fuera de la jurisdicción, yo no resuelvo…

Es más, cuando se tramita un asunto disciplinario, los consejeros opinan. Yo estoy impedido, el presidente del tribunal no opina, no se puede meter para un asunto disciplinario…

CA: A lo mejor en algunas cosas sí puede opinar, déjeme pedirle una opinión sobre este tema.

EEA: Opinaré.

CA: En su momento se dio la posibilidad de que la Suprema Corte de Justicia entrara al caso, y una de las salas determinó que no era relevante, y entonces está en el tribunal que usted preside. ¿No hubiera sido mejor que la Suprema Corte resolviera ya este tema?

EEA: Mira Carmen, te voy a dar una opinión que se puede malinterpretar, y la realidad es que yo respeto tanto la Corte, que he sostenido una idea que quizá sea equivocada: La Corte nunca se equivoca.

CA: ¿Es como el Papa, infalible? ¿Casi?

EEA: Te voy a explicar porqué, te puedo apostar que sí.

CA: ¿Que sí como el Papa? A ver si la Corte nunca se equivoca es como infalible ¿o qué?

EEA: No, es que yo le tengo tanta confianza a la Corte. Cuando yo veo la calidad de los ministros que la componen, sus sesiones, sus discusiones, sus estudios…

CA: No, eso no, no debatamos eso, debatamos la decisión de no entrarle a este tema.

EEA: Lo estimaron ellos y yo respeto su decisión de no entrarle. Pero mira, yo que procesalmente inoportuno hacer el planteamiento, procesalmente hablo de la ley, yo no creo que se lo hubiera permitido…

CA: Pero va llegar ahí a final de cuentas.

EEA: Va a llegar a un tribunal colegiado, no tengo duda, y la Corte sí decidirá nuevamente, ya con dos sentencias, con dos sentencias ya dictadas, que es primera y segunda instancia, si el asunto es relevante o no. A mi juicio sí lo es, si yo estuviera en la Suprema Corte de Justicia yo sí lo atraería.

¿Por qué razón? Porque aquí está en debate no una película, ni un productor, ni un… aquí está en debate dos derechos humanos, que tenemos nosotros, Poder Judicial, qué armonizar, y va a ser una magnífica oportunidad para la Corte poder llegar a dictar reglas con esta sentencia.

Este es el quid del asunto, esto es lo bueno que a dejar todo este litigio, porque este litigio no creas que es del todo malo, yo lo veo bien, tenemos que sacarle raja a esto.

CA: ¿Y no ha resuelto la Corte ya asuntos similares que dejen un precedente judicial suficientemente fuerte como para que el Tribunal ni siquiera hubiera aceptado este recurso?

EEA: Yo te vuelvo a repetir, Carmen, tú no puedes dejar… primero nos recurso, es juicio…

CA: Juicio, juicio, juicio.

EEA: Primero, tú no puedes dejar de admitir juicios por más absurdos que vengan a pretensión, tú no los puedes dejar de admitir.

CA: ¿Nunca, ninguno, jamás?

EEA: Jamás bajo ninguna circunstancia, porque se estaría violando el tema de la tutela judicial. Tú no puedes violar el tema de la tutela judicial, es un derecho humano, tan legítimo como es el derecho al honor, a la libertad de expresión.

La tutela judicial es parte de la vida de los hombres. Todos tenemos que encontrar siempre un tribunal que nos resuelva el asunto.

Ve lo que hace Poder Judicial muy fuerte, como es el de los Estados Unidos, un Poder Judicial que yo admiro mucho, un sistema judicial muy fuerte. Fíjate nada más a qué grado llegan sus reglas:

Si una persona que tiene un caso no encuentra un juez que se lo resuelva, no que le dé la razón, que se lo admita a juicio, ellos lo admiten, aunque esté en el otro lado del universo ¡eh!

CA: Déjeme cerrar, doctor Elías Azar, con algo que es en el filito, en el filito siempre: quienes promueven este juicio, el chico de 17, que ya ha de ser mayor de edad pero que tenía 17 cuando imputó a Toño Zúñiga, la familia de la víctima y el policía.

Hay sospecha, pongámoslo así, de que pudieran haber sido asesorados por alguien cercano al tribunal y esto da a pensar en “una mano que mece esa cuna”…

EEA: (Ríe) Carmen, perdón que me arranqué, es que no resiste ni siquiera el análisis de la risa, no conozco los abogados, yo los invitaría a que me lleven si alguna vez han cruzado palabra conmigo, o si pertenecen a un gran despacho a una gran firma, o si han encontrar siquiera la orientación del juez o de algún abogado: “Oye haz esto o haz el otro”, nada.

Este asunto, como en otros asuntos, ha estado en total incomunicación pero en forma voluntaria e intencionada, nada, cero, cero.

Lo que sí yo invitaría es a que sacaremos provecho de este asunto…

CA: El provecho sería que la gente diga: “No puede volver a pasar un ‘Presunto Culpable'”, sacar raja del asunto significa que lo que muestra el documental, y usted dice “Hago mía la película”, son las ineficiencias, un sistema colapsado…

EEA: Caduco.

CA: Caduco. Dígame usted qué muestra la película, dígamelo con todas sus letras.

EEA: Mira, cuando dicen “muestran un tribunal”. No muestran un tribunal, muestran a todos los tribunales, no es nada más el nuestro, porque digo, nosotros aquí asumimos…

CA: Botón de muestra del país.

EEA: … asumimos el costo de todos tribunales, eso está pasando en todos los tribunales. Hoy ya en menos Tribunales porque estados como Oaxaca, Chihuahua el Estado de México…

CA: La oralidad.

EEA: Los que tienen implementado este sistema, ya se dan cuenta de las enormes ventajas que tiene el tema de los …

CA: Pero lo que no, ¿cómo describe usted a los que no? ¿Qué está pasando en el sistema de justicia?

EEA: La pregunta es ,¿sigue pasando? Sí, sigue pasando, sí sigue pasando, quizá en casos no tan dramáticos como el que presenta don Roberto, quizá en casos no tan dramáticos, pero sigue pasando.

Es decir, tenemos una justicia escrita, todo es papel; tenemos un juez que está resolviendo, que está atendiendo cinco audiencias diarias y al mismo tiempo, Carmen, eso yo no lo he escondido, yo no lo he querido tapar.

En este mismo micrófono que me sirve como testigo, yo lo he dicho mil veces: es urgente la implementación de la reforma.

Se le agradece al Gobierno Federal la ayuda y la atención que ahora sí le están poniendo con la nueva unidad implementadora; se le agradece al secretario de Gobernación su preocupación por los tribunales de justicia locales, esto es urgente.

El próximo año, yo lo he señalado, es el año de la justicia local, pero necesitamos recursos, necesitamos voluntad política, necesitamos reformas.

CA: Hoy están a punto de discutir, después del partido de futbol, los legisladores, el presupuesto, ¿qué pide usted?

EEA: No, bueno.

CA: Digo, para hablar de números.

EEA: Mira, Carmen, yo nada más digo, si no se realiza una estrategia financiera y política adecuada como la que sé que ya se está llevando a cabo, la reforma no va poder entrar en vigor, y entonces sí que no se espanten por más películas, no nos espantemos después por más casos, porque aquí el costo hay que pagarlo, porque la justicia es gratuita, eso me queda claro, pero administrarla es muy cara, operar este sistema es carísimo, y eso lo debieron haber pensado antes de iniciar esa reforma que fue un parteaguas para la justicia mexicana.

Es carísimo operar el sistema, necesitamos muchísimos jueces. Y entonces, ¿qué sucede con aparatos judiciales grandes como el nuestro?

Yo recuerdo a la gente que dictamos 17 mil acuerdos diarios, que tenemos nueve mil empleados, que tenemos casi 300 juzgados, que somos tan grandes como el sistema chileno, todo completo, nada más aquí en la Ciudad de México, que somos del tamaño de cuatro países centroamericanos juntos. Operar este sistema es costosísimo.

Yo no quiero ser el secretario de Finanzas de Miguel Mancera ahorita para decirle todo el costo que vas a tener con operar el sistema del Distrito Federal.

Es un reto muy grave en el que todos tenemos qué colaborar, porque el problema no es del Distrito Federal, el problema es de la Federación, y del Distrito Federal, y de todas las entidades federativas sacar este toro para adelante, tenemos que sacarlo adelante Carmen, no podemos ya más ya Roberto, y más víctimas, ya no, por favor.

CA: Y si en dos años no sucede lo que tiene que suceder, ¿qué?

EEA: Ojo, ojo con esto, buena pregunta y te agradezco que la hayas hecho. Tendríamos tribunales incompetentes, es decir, para decirlo coloquialmente, imagina tú un Estado que no tenga justicia, que no tenga jueces, en donde todo el mundo pudiera hacer lo que sea, lo que quiera, porque no hay un juez competente que lo pueda juzgar.

CA: ¿Eso pasaría?

EEA: A fuerza.

CA: Doctor Elías Azar, gracias por estar aquí esta mañana.

EEA: No, Carmen, no sabes cómo te agradezco, siempre es un gusto estar contigo, platicar contigo y sobretodo poderle transmitir los conceptos a tu audiencia. De veras te lo agradezco.

CA: Estaremos en contacto, si me lo permite, le agradezco su presencia y, bueno, seguiremos de cerca lo que termine de ocurrir con el documental y estos juicios abiertos en este momento que tendrán que resolverse, y lo que deja aquí, que tiene que ver con lo sistémico.

EEA: Nada más un último mensaje, que en verdad colaboraré plenamente con la investigación en la medida de lo posible, de mis posibilidades, para que esto se esclarezca y que no va a pasar nada, es un juicio más y que así seguiremos adelante.

CA: Gracias por estar aquí, doctor.

EEA: Carmen, te dejo un abrazo con mucho cariño y con todo respeto.

CA: Hasta la próxima, gracias.

 



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre