La fuga de ‘El Chapo’ en las columnas de opinión
Periodistas dedican sus columnas, en diferentes medios, al tema del momento: la fuga del narcotraficante, ocurrida el pasado sábado.
IMG_20150713_120913
(Cuartoscuro)

Denise Dresser, Eduardo Huchim, Carlos Puig, Raymundo Rivapalacio y varios periodistas más dedican sus columnas, este lunes, a analizar las consecuencias de la fuga de Joaquín Guzmán Loera.

Aquí, un fragmento de sus artículos:

‘Profundamente consternado’ – Denise Dresser

“Me tiene profundamente consternado”, dice Enrique Peña Nieto sobre la fuga de El Chapo Guzmán. Un suceso “lamentable”. Un evento “indigno”. El Presidente expresa su preocupación por algo que empaña su reputación, que pone en tela de juicio la competencia de su gobierno, que revela la debilidad institucional que ha hecho poco por encarar, que arruina su viaje -con 441 invitados- a Francia. Es lo único que alcanza a balbucear. Es lo poco que logra articular. Un jefe de Estado paralizado ante su resquebrajamiento.

(Seguir leyendo en Reforma)

La fuga ‘imperdonable’ – Eduardo R. Huchim

Poco después de la captura del Chapo Guzmán, en febrero de 2014, el periodista León Krauze le preguntó al presidente Enrique Peña Nieto si se comprometía a que el capo no volvería a evadirse, a propósito de que casi 70% de los mexicanos creía que esa posibilidad existía. Y el Presidente respondió que esa fuga sería “imperdonable”.

La nueva evasión de Joaquín El Chapo Guzmán, “imperdonable” en efecto, abre una caudalosa vertiente de análisis. Intento algunos apuntes.

Parece evidente que la evasión se da en un momento cuidadosamente escogido: cuando el presidente mexicano se va a Francia y se hace acompañar de casi 400 invitados, lo cual equivale a una respuesta pueril y políticamente impúdica a quienes lo criticaron por un viaje anterior a Gran Bretaña, cuando llevó a 232 invitados.

(Seguir leyendo en Reforma)

Más allá del ridículo – Jesús Silva-Herzog Márquez

La cárcel habría de ser el lugar que registra el imperio irresistible del Estado. En la arquitectura de los castigos habría de mostrarse la plenitud de su monopolio. Al Estado corresponde ejercer un control absoluto y minucioso sobre lo que sucede entre los muros de una penitenciaría. Si afuera la privacidad otorga un permiso para el escondite y para el secreto, dentro de la prisión el poder estatal se impone implacable. El crimen fuera de la cárcel es entendible por la audacia del delincuente o la distracción de la autoridad.

(Seguir leyendo en Reforma)

Astillero – Julio Hernández 

Ingeniería política

Túnel eficaz y silencioso

Osorio, ¿recaptura o renuncia? –

Imperdonable, decía Peña

Fue un preciso golpe de ingeniería política: Enrique Peña Nieto había abandonado el país (es decir, viajaba rumbo a Francia, acompañado de su círculo íntimo e invitados especiales de gorrita tricolor) y volaba, volaba, mientras en tierra excavada el topo Joaquín Guzmán Loera (y lo es, por segunda ocasión) se declaraba en libertad, ya no mediante trucos de película barata, como aquel carrito de lavandería en el que salió de Puente Grande en tiempos del primer libertador, ahora ya confesamente motero, Vicente Fox, sino ahora, símbolo de la grandeza proclamada por doquier por el Primer Consternado del País, mediante un artificio tecnológico vulgarmente conocido como túnel, cuya principal característica deslumbrante no está en lo eficaz cuanto en lo silencioso, lo discreto, lo inadvertido en tiempos de tanto gasto público en espionajes varios, sin que nadie se diera cuenta en ese penal de presunta máxima seguridad (del Puente Grande, convertido en Puerta Grande, al Altiplano vuelto menú de excarcelaciones bajo plano) ni en el santuario del peñismo que es el estado de México, donde nadie se entera de escapes, feminicidios y saqueos marca OHL.

(Seguir leyendo en La Jornada)

Guzmán Loera, operador del gobierno – Ricardo Raphael

Vicente Fox ganó la Presidencia con pocas ideas sobre cómo abordar los arreglos que el Estado mexicano sostuvo durante más de cincuenta años con las organizaciones mexicanas dedicadas al negocio del narcotráfico.

Podía mantener intocados los acuerdos con los principales capos o también divorciar a las instituciones formales del poder criminal. Al principio optó por una vía peor: ignoró el problema.

Esa negligencia no tardó en reclamar. Entre julio y diciembre del año 2000 las distintas facciones criminales aprovecharon para pelear fronteras y mercados.
Sin árbitro, el juego se puso salvaje; el grupo de Sinaloa, por ejemplo, decidió incursionar en territorios gobernados por el Cártel del Golfo y el segundo respondió con idéntica moneda.

El 19 de enero de 2001, en el penal de Puente Grande, fue liberado Joaquín Guzmán Loera para que ayudara a meter orden entre sus antiguos aliados.

Su salida del reclusorio se disfrazó frente al público como si se tratara de una fuga extraordinaria. Las autoridades contaron que ese líder criminal había escapado dentro de un carrito de ropa sucia hasta la puerta de la cárcel.

Pasado el tiempo se hizo evidente el error. A juzgar por la escalada de violencia que vino después, quedó claro que Guzmán Loera no era un mediador eficiente entre el gobierno y los distintos grupos criminales.

(Seguir leyendo en El Universal)

“El Chapo” derrota a Osorio Chong – Carlos Puig

Durante la transición, uno de los debates más intensos al interior del equipo de Enrique Peña Nieto tuvo que ver con qué hacer con la Secretaría de Seguridad Pública, dependencia creada en tiempos del panismo para quitar un cuerpo policiaco al órgano encargado de la gobernabilidad en el país.

Miguel Ángel Osorio Chong convenció a Peña, contra otras opiniones al interior del equipo, y concentró bajo su mando a la antigua SSP, incluida la operación de los penales federales.

Aquellos que pensaban que eso era un error hacían, entre otros, un argumento administrativo: el asunto de la seguridad era de tal magnitud que parecía imposible que el mismo secretario encargado de todo eso, lo fuera también de —enumero algunas responsabilidades—: dar los Curp, vigilar la migración en el país, dirigir el Cisen, cuidar de los derechos humanos, impulsar el federalismo y el desarrollo municipal, clasificar las películas, imprimir todo lo del estado en los Talleres Gráficos, dirigir el Archivo General de la Nación, prevenir el delito, supervisar la comisión antisecuestro, ver los asuntos de protección civil, mantener las relaciones con las iglesias, normar a los medios de comunicación… Y cuidar los Ceresos federales.

(Seguir leyendo en Milenio)

El preso número uno – Raúl Trejo Delarbre

Ante la nueva evasión de Joaquín Guzmán Loera, hay numerosas preguntas, pero sobre todo una incómoda e inevitable certeza.
La fuga solamente puede explicarse debido a la incompetencia y la corrupción.

Primero, sorpresa, estupor, incredulidad. Luego, vergüenza y pesimismo. Más tarde indignación, reproche y exigencia. Esas son las tres fases que hemos transitado en las horas recientes, desde que se supo que el delincuente más relevante del país se fugó de la cárcel por segunda vez.

Ante la nueva evasión de Joaquín Guzmán Loera, hay numerosas preguntas, pero sobre todo una incómoda e inevitable certeza. La fuga solamente puede explicarse debido a la incompetencia y la corrupción. Hoy no sabemos en qué niveles de la administración pública ni de qué manera se encuentran extendidas tales conductas, pero la imprevisión, el descuido y la improvisación se combinaron con la capacidad de ese narcotraficante para corromper o intimidar a quienes fueron cómplices de su huida.

Evidentemente, aunque hace pocos meses decía lo contrario, el gobierno federal no fue capaz de desarticular las redes de poder financiero y operativo de ese criminal. El Chapo Guzmán siguió disponiendo de dinero, infraestructura y secuaces fuera del penal. Las autoridades carcelarias, cuyos desatinos tendrían que haber sido advertidos por la cúpula del gobierno federal, permitieron, por omisión o por acción, que Guzmán fraguara su segunda fuga.

(Seguir leyendo en La Crónica)

La burla de ‘El Chapo’ – Raymundo Rivapalacio

El presidente Enrique Peña Nieto dijo días después de la captura de Joaquín El Chapo Guzmán, en una entrevista con León Krauze en Univisión en febrero del año pasado, que sería “imperdonable” una nueva fuga del jefe del Cártel del Pacífico. Hoy, lo imperdonable sería que las culpas se quedaran en la red de complicidades en el penal sin ver las responsabilidades de su gabinete de seguridad. Los ceses no pueden esperar si quiere minimizar el daño que este episodio trae al presidente y la burla que significó el escape, que lo pilló en el vuelo a Francia con la mayoría de su gabinete, para una visita de Estado que prometía ser espectacular.

Vayamos por partes. Primero el túnel, descrito por el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, que arranca con un hoyo de 50 centímetros por lado en la zona de regaderas, y recorre un kilómetro y medio a diez metros bajo tierra. Expertos ingenieros calcularon que ese túnel tenía aproximadamente dos mil 71 metros cúbicos que produjeron 725 toneladas de tierra, más el concreto armado que tuvieron que extraer de las fundas de seguridad de las protecciones metálicas y de basamento del edificio. Con el factor de compactación y expansión de esos materiales, dijeron los expertos, debieron haber requerido de 250 camiones de volteo para retirarlos.

(Seguir leyendo en El Financiero)





    Contenido Relacionado


  1. image_13449 han declarado ante el MP por fuga de ‘El Chapo’
    julio 13, 2015 12:38 pm
  2. Imagenes_Estudios_PGR_Chapo_Guzman-4Los ‘tentáculos’ de ‘El Chapo’
    julio 13, 2015 12:22 pm
  3. PENAL4En fuga de ‘El Chapo’, “hay una gran mentira en el fondo”; el Altiplano es inviolable: Olea
    julio 13, 2015 10:50 am
  4. arely gomezAsí es la casa en obra negra por donde presuntamente escapó ‘El Chapo’ (video)
    julio 13, 2015 10:10 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Murió el secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa
Así lo confirmó la Secretaría Cultura y el presidente EPN.
RT mbellasartes: El Museo del Palacio de Bellas Artes lamenta el fallecimiento del Secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa (rtova…
0 retweets less than a minute ago
Imcine Imcine
Imcine lamenta el fallecimiento de Rafael Tovar y de Teresa, el primer Secretario de @Cultura_mx https://t.co/UnXfBWdtsX
1 retweets about a minute ago
CE_Eureka Cen Ed Eureka
La #UNAMrecuerdaA Rafael Tovar y de Teresa, incansable promotor cultural con este material de Descarga... https://t.co/ADrhQPzLiI
0 retweets about a minute ago
LunarioMx Lunario
En memoria del primer Secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa, guardamos un minuto de silencio. Descanse en… https://t.co/mcAelmxIxi
0 retweets about a minute ago
ElenaCardenasR Elena Cárdenas
El Secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa, murió esta madrugada en el Hospital Central Militar. https://t.co/vjjOfBVL03
2 retweets about a minute ago
adolfoduarte5 adolfo duarte
El secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa, ha muerto a los 62 años https://t.co/Jwy2Ad0prr by #AristeguiOnline via @c0nvey
0 retweets about a minute ago
jpboccio El Maguito Kuquín
Rafael Tovar y de Teresa QEPD
0 retweets 2 minutes ago
anamaalvarado Ana Maria Alvarado
El gremio cultural de luto por fallecimiento de Rafael Tovar y de Teresa https://t.co/QDVcJF0WSf https://t.co/rbmmaOrg0N
0 retweets 2 minutes ago