Uso de la fuerza para combatir al crimen “no lo es todo”: EPN
Al dar a conocer su plan anticrimen, el presidente dejó en claro su cambio de estrategia al asegurar que la delincuencia no se combate sólo con el uso de armas ni la participación de las Fuerzas Armadas.
No basta el uso de la fuerza para combatir al delito: EPN
(Foto: Cuartoscuro/Presidencia)

El combate a la delincuencia no puede hacerse sólo con la participación de las Fuerzas Armadas ni con mayor y más sofisticado armamento, sostuvo el presidente Enrique Peña Nieto y dar a conocer su Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, que dará mayor énfasis a prevenir el delito.

“El uso legítimo de la fuerza institucional es necesario para garantizar el Estado de derecho, pero no significa que lo sea todo. Es necesario darle mayor peso a la prevención del delito”, expresó.

Durante su discurso al instalar la Comisión Intersecretarial para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, el mandatario destacó la importancia de generar “espacios y entornos favorables” para una convivencia social pacífica. No obstante, también se refirió a la situación actual de inseguridad en varias zonas del país.

Peña Nieto planteó que se atenderán los factores de riesgo “que propician la violencia y el delito”, entre los que mencionó a la pobreza y la carestía alimentaria.

En el evento donde se dio a conocer el plan anticrimen del gobierno federal también participó el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien reforzó lo planteado por el mandatario sobre el cambio en la estrategia de combate al delito.

“Que quede claro: el Estado reafirma su responsabilidad de perseguir a los delincuentes y castigarlos para preservar la paz y la convivencia. Es un mandato de ley y una convicción del gobierno (…) estamos convencidos que el combate y el castigo, por sí solos, no resuelven el problema”, dijo.

(Con información de El Universal y La Jornada)

Este es el discurso del presidente Enrique Peña Nieto:

Precisamente, como ya se expuso hace un momento, el día de ayer, y hoy ha entrado en vigencia, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Acuerdo de Creación de la Comisión Intersecretarial para la Prevención Social de la Violencia y de la Delincuencia.

Con la entrada en vigor de este acuerdo, el día de hoy, la prevención social de la violencia y el delito dejan de ser sólo un propósito, el propósito de una sola institución, y se convierte en una responsabilidad compartida, en un primer orden, por nueve Secretarías del Gobierno de la República.

Se trata, en síntesis, de alinear e integrar los esfuerzos institucionales del Gobierno de la República para actuar con eficacia y dar mejores resultados.

En Aguascalientes, como en todo México, los ciudadanos demandan un país en paz, un país tranquilo, un país en orden, un país en el que todos los mexicanos tengan la oportunidad de dar alcance y de poder lograr el desarrollo de sus sueños y de sus anhelos.

Un país como el que dibujó Suhayla, precisamente, que es el que queremos modelar, el que queremos tener, y que, para ello, es fundamental emprender una acción corresponsable entre el Gobierno y la sociedad para que juntos vayamos haciendo ese país que todos queremos.

No es casual ni fortuito que estemos hoy aquí, en Aguascalientes, o que sea en Aguascalientes donde estemos dando paso a esta primera acción en favor de la prevención, con la instalación de esta Comisión Intersecretarial.

Aguascalientes se ha distinguido en los últimos años, precisamente en haber realizado distintas acciones en materia de prevención, tanto en el orden estatal, a través de distintos programas; uno que acabo de conocer, que es esta Casa del Adolecente y la ampliación de la cobertura educativa, entre otras acciones; y en el orden municipal, como es el Programa de Línea Verde, que consiste en el rescate de espacios públicos para los habitantes de este municipio, y el de Convivencia Feliz, que ha emprendido el Gobierno municipal.

Y por eso, por eso, porque las buenas acciones, los buenos programas, que además se están acreditando en resultados, al disminuir de manera sensible, justamente, los escenarios de violencia y de presencia del crimen organizado, son los que queremos retomar, los que queremos multiplicar y replicar en otras entidades y en otros municipios del país.

Porque se trata, en síntesis, insisto, en que todo aquello que sirva a combatir la delincuencia, la violencia, debe ser rescatado y debemos lograr una articulación, una real articulación a través de una efectiva coordinación de esfuerzos en todos los niveles de Gobierno, y con la sociedad en su conjunto.

Como ustedes recordarán que uno de los primeros ejes que tracé, de los cinco ejes que tracé para esta Administración, destaqué uno, en particular, que es el lograr un México en paz.

Y es, precisamente, que el 17 de diciembre, con motivo de la Segunda Sesión Extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública, presenté a la sociedad mexicana la nueva política de Estado por la Seguridad y la Justicia para los mexicanos.

Esta política de Estado está conformada por seis líneas de acción: Planeación, prevención, protección y respeto a los derechos humanos, coordinación real y efectiva, transformación institucional y evaluación y retroalimentación.

Se trata de una visión de Estado que pone al ciudadano y a su familia en el centro de las decisiones de las políticas en materia de seguridad. Es una política sustentada en el trabajo corresponsable y articulado de los Poderes de la Unión, los tres órdenes de Gobierno, la sociedad civil organizada y la propia ciudadanía.

Es una política orientada, como aquí se ha reafirmado una y otra vez, por quienes me han antecedido en el uso de la palabra, orientada no sólo a combatir los efectos de la violencia, sino, también, sus causas estructurales.

Nuestro objetivo es disminuir los factores de riesgo y revertir las condiciones sociales, económicas y culturales, que propician la violencia y el delito. El uso legítimo de la fuerza institucional es necesaria para garantizar el Estado de Derecho, pero no significa que lo sea todo. Es indispensable darle mayor peso a la prevención del delito.

Por esta razón, desde el inicio de mi mandato expresé la urgencia de que el Estado mexicano emprenda un esfuerzo integral para fortalecer la cohesión social y comunitaria.

De hecho, la primera decisión presidencial fue instruir la creación de un Programa Nacional de Prevención del Delito, y que ya se refleja con recursos en el Presupuesto aprobado para este año, para el año 2013.

Esta propuesta contó con el respaldo de los señores Legisladores y que ya destina ahora un presupuesto de 118 mil millones de pesos a distintos programas de diferentes Secretarías del Gobierno de la República que están orientadas a la prevención social.

La voluntad política y los consensos logrados, hacen posible que hoy estemos aquí.

Uno de los estados, aquí, en Aguascalientes que, precisamente, como ya lo señalé, es un estado que se ha distinguido por emprender distintas acciones en favor de la prevención social.

Es ésta, quizá, una de las primeras veces en México que se cuente con un programa de esta naturaleza y de esta dimensión que, queremos tenga. Se trata de un avance institucional, porque unifica y da dirección a los esfuerzos de distintas Secretarías de Estado para prevenir el delito.

Lo más relevante en su enfoque integral y focalizado es que define acciones inmediatas para los municipios más vulnerables. Por eso, es que aprecio y reconozco la presencia aquí, de Presidentas y Presidentes Municipales de estos municipios que, precisamente, están en este primer orden de atención.

Además, ofrece una respuesta amplia a todas las formas de violencia e incorpora mecanismos innovadores de participación ciudadana.

Asimismo, considera a la juventud y a la sociedad no sólo como sujetos de atención, sino como agentes de cambio y aliados estratégicos en la planeación e implementación de las acciones que aquí se han referido y que, además, quiero hacer una apretada síntesis de algunas de ellas, que serán responsabilidad de las Secretarías que forman parte de esta Comisión Intersecretarial.

Para asegurar la eficacia de este programa, es necesario tener, o ya tenemos ahora, objetivos claros, articular políticas y evitar duplicidad de funciones.

Y esto es justamente lo que habrá de ocuparle a esta Comisión Intersecretarial, para que en las distintas sesiones que lleve a cabo puedan incorporar la voz de la ciudadanía, pero, además, tener claridad de cuáles son las acciones que eviten duplicidad, que deba realizar cada una de las dependencias que forman parte de esta Comisión.

Es razón de ello, que quiero dar las siguientes instrucciones que están ya referidas en el acuerdo que ha entrado en vigor el día de hoy, pero que quiero, insisto, referir de manera puntual y sintetizada.

A la Secretaría de Gobernación, para que sea la dependencia coordinadora de los trabajos de esta Comisión Intersecretarial. Que sea a través de la Secretaría de Gobernación, que se realice la convocatoria, se tenga la debida planeación de la participación de las dependencias que forman parte de esta Comisión y lleve a cabo o se asegure que las acciones que estén definidas en este Plan de Acción para la Prevención Social y el Delito, realmente se estén realizando y se estén llevando a cabo.

En pocas palabras, corresponde a la Secretaría de Gobernación, ser la dependencia coordinadora y articuladora de este esfuerzo intersecretarial.

A la Secretaría de Desarrollo Social, tiene por propósito fundamental, emprender acciones en favor del capital social, precisamente, llegar a donde está cada mexicano en condición de riesgo y de vulnerabilidad para apoyarle o hacerle objeto de varias de las acciones y programas sociales que tiene esta dependencia.

Esta acción, sin duda, está muy en sincronía y convencido estoy que, además, se alinea, también, a la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que hoy ocupa una atención prioritaria para la Secretaría de Desarrollo Social.

Precisamente, porque es la pobreza, la carencia alimentaria, un factor de riesgo mayor que propicia un caldo de cultivo, precisamente, para las organizaciones criminales donde se dan condiciones para la cooptación de aquellos jóvenes, especialmente, que no teniendo otro espacio de oportunidad para su desarrollo individual optan o terminan, porque no queda, quizá, otra opción, siendo víctimas y siendo parte de la delincuencia organizada.

A la Secretaría de Salud le ordeno, no sólo garantizar una atención médica oportuna en esas comunidades que están descritas en este esfuerzo, sino, también, diseñar y poner en marcha una campaña nacional de concientización y prevención integral de las adicciones.

A la Secretaría de Educación Pública. Tiene varias acciones que, sin duda, vendrán a reforzar este esfuerzo de la prevención. Entre ellas, el impulsar la enseñanza de valores cívicos y éticos en las escuelas de nuestro país; construir o que todo ello contribuya a la construcción de una ciudadanía responsable y solidaria con sus comunidades; ampliar el Programa de Escuelas de Tiempo Completo, que es uno de los grandes retos que tenemos por delante.

Déjenme sólo referir que hay en el país del orden de seis mil escuelas, hoy en día, que tienen esta condición de ser escuelas de tiempo completo, que permiten que los niños pasen más tiempo en la escuela y que, además, tengan una alimentación balanceada y nutritiva.

Y el objetivo que tiene este Gobierno es llegar, al menos, a 40 mil escuelas, prácticamente multiplicar por siete el número de escuelas que hoy se tienen en el país.

Y, por supuesto, otro de los grandes retos que tenemos, que es ampliar la cobertura en los niveles medio superior y superior.

Agrego. Entre las tareas que tiene la Secretaría de Educación Pública, el fortalecer los programas de deporte en las escuelas, con la habilitación de nuevos espacios para la práctica del deporte, en la creación, junto con las autoridades de los distintos niveles de gobierno, de espacios públicos destinados, precisamente, a la práctica del deporte, como un instrumento de formación personal, pero también, de prevención social para el delito y la violencia.

A la Secretaría de Economía, impulsar competencias laborales, el emprendedurismo, que forma parte de los objetivos que persigue el Instituto Nacional del Emprendedor; y el autoempleo, a partir de distintas acciones que tiene ya claramente definidas, a través de distintos programas, la Secretaría de Economía.

A la Secretaría del Trabajo y Previsión Social le corresponderá ampliar las oportunidades de capacitación y vinculación laboral, así como el empleo formal en las comunidades que forman parte de este programa.

A la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Establecer la infraestructura física y tecnológica, para incrementar la seguridad en carreteras y autopistas del país, así como ofrecer oportunidades de empleo temporal en zonas de alta vulnerabilidad social o afectadas por desastres naturales.

A la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, la SEDATU, le doy la instrucción de realizar acciones en conjunto con la ciudadanía, para recuperar espacios públicos, particularmente, en zonas con altos índices delictivos, a fin de generar entornos favorables a la convivencia social.

Y a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que, quizá, he dejado al final, porque es claro que las autorizaciones que tenga esta Secretaría para el gasto o para la inversión pública estén alineadas a este Programa.

Se trata de privilegiar que el gasto que realicen todas las dependencias del Gobierno y, especialmente y de manera señalada, las nueve Secretarías que forman parte de esta Comisión Intersecretarial, alineen sus acciones, sus proyectos y sus esfuerzos, a éste que hoy nos ocupa, el que precisamente está orientado a la prevención social contra la delincuencia y contra la violencia.

A través de estas acciones, el Gobierno de la República reafirma su compromiso con este objetivo fundamental, que es el de la prevención social.

Déjenme sólo referir, en lo que ya son las cinco acciones fundamentales de la nueva política para la seguridad pública del país.

Déjenme referir que es claro que tenemos que poner especial énfasis en este tema, el que hoy nos convoca, el de la prevención social.

Porque no sólo podemos seguir empleando mayor sofisticación en el armamento, mayor equipamiento, mayor número de policías, mayor profesionalización de las policías, la presencia de las Fuerzas Armadas del país como única arista, como única forma de combatir a la delincuencia organizada.

Por supuesto, que es a través de estos instrumentos como combatimos los efectos a los que ahora les queremos prestar una mayor atención, que es a través de la prevención.

Se trata de corregir lo que hoy, lamentablemente estamos viviendo de manera insistente en algunas zonas del país. Se trata de revertir estos escenarios, pero, también, se trata de prevenir para el futuro.

Porque sólo generando espacios y entornos favorables a una convivencia social pacífica, ordenada, feliz, para los ciudadanos, será posible que evitemos, precisamente, que el día de mañana tengamos una delincuencia extendida en varias partes del país.

Y una tercera arista, sin duda, que es el fortalecimiento institucional, no sólo de las áreas de seguridad pública, de procuración, sino, también, de los mecanismos para impartir justicia.

Hoy, al que nos convoca, hoy, justamente, la acción que estamos emprendiendo tiene que ver o está íntimamente vinculada a este esfuerzo del Estado mexicano para realmente dedicar recursos y acciones específicas para la prevención social, para recuperar entornos, insisto, favorables para la sana convivencia entre los mexicanos.

Señoras y señores:

La paz que merece nuestra sociedad, yo estoy convencido de que sí es posible lograrla y lo vamos a alcanzar, este gran objetivo.

Por ello, es que convoco a todos los mexicanos a participar en sus comunidades, trabajando de la mano con el Gobierno para construir juntos un México en paz.

Un México en paz se construye con la participación corresponsable de Gobierno y sociedad. Recuperar la tranquilidad de las familias mexicanas nos exige trabajar a todos, y todos los días.

Ese es, precisamente, el objetivo de la Comisión Intersecretarial para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia. Por ello, es que les convoco a que hagamos equipo para trabajar por la paz que México hoy demanda.

Convirtamos la prevención social en un movimiento colectivo para alentar la convivencia pacífica entre los mexicanos de hoy y de mañana.

Yo estoy convencido de que a través de esta acción que hoy estamos poniendo en marcha, a través de este trabajo conjunto y de esta articulación de esfuerzos, será posible, realmente, lograr el México en paz y tranquilo que todos queremos.

Muchas gracias.





    Contenido Relacionado


  1. Peña Nieto lanza programa de prevención del delitoLos 5 ejes del programa de prevención del delito de EPN
    febrero 12, 2013 7:52 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Falsifican firma de Kate del Castillo
“No voy a participar en elecciones del Edomex”, aclara.