opinión
“El fracaso de las afore”, artículo de Pablo Gómez
por Redacción AN
(Foto: Cuartoscuro)

Por Pablo Gómez

Mientras que en Chile ha salido mucha gente a la calle a demandar una reforma profunda del sistema de pensiones que se instaló durante el régimen militar y se ha convertido en un factor de la pobreza, en México nadie protesta, por lo cual el gobierno dice que seguirá adelante con el sistema de ahorro individualizado y manejado por empresas (Afore) que ganan lo que nadie sin invertir nada.

Sin embargo, el sistema mexicano de pensiones ha fracasado como el de Chile y como había ocurrido en Argentina donde hace unos años fue sustituido. El postulado de que cada trabajador es capaz de ahorrar suficiente para costear una pensión igual o mayor a su último salario se reduce a menos del 10% de los cotizantes. El resto no logrará la promesa del sistema Afore ni, por tanto, se evitará el subsidio gubernamental pues en México existe pensión mínima garantizada, la cual consiste en unos cuantos puntos por encima del miserable salario mínimo general.

En el momento actual, son todavía mayoría los jubilados y pensionados del sistema anterior de retiro. Por esto, la mayor parte de ellos reciben del gobierno la pensión mínima y una minoría alcanza una cantidad cercana al último salario. Pero con el simple transcurso del tiempo llegará el momento en que las nueve décimas partes de los trabajadores en retiro tengan la pensión mínima sólo gracias al complemento del subsidio público. No podría haber mayor fracaso de las Afore.

El sistema solidario de retiro es la única manera de lograr que el pensionado no se convierta en una especie de paria en paro. Si en la Ciudad de México no hubiera pensión universal alimentaria de adultos mayores, más de la mitad de los trabajadores retirados recibiría un tercio menos.

Frente a la incesante reproducción de la pobreza que arroja el sistema de afores en Chile y ante la creciente protesta popular, la presidenta de la República de ese país anunció unas negociaciones para retornar a los esquemas solidarios. En México, en cambio, el secretario de Hacienda anuncia mayores facilidades para captar aportaciones voluntarias adicionales a las señaladas en la ley con el propósito de ampliar el fondo de quien haga tales depósitos, pero eso sólo puede llegar a convenir a quien va a tener un fondo individual que no requiera complemento con subsidio gubernamental.  Los trabajadores a quienes tendrá que completarse su retiro con fondos públicos no querrán ni podrían realizar aportaciones adicionales.

El gobierno, como se observa, se hace el completo desentendido pero sabe muy de cierto que el subsidio público a las pensiones se mantendrá indefinidamente porque el sistema de ahorro para el retiro individual no funciona en países pobres y tampoco funciona bien en países ricos. Este engendro neoliberal ha dado a ganar inmensas cantidades a las empresas controladoras que cobran por no hacer casi nada, es decir, sólo por recibir dinero, llevar las cuentas mediante un sistema de computación, invertir el dinero que no es suyo y no arriesgar un solo peso propio sino sólo los ajenos. Las inmensas aportaciones a las fortunas de los dueños de las Afore provienen de las inicuas comisiones cobradas a los trabajadores. Así funciona el capitalismo de libérrima competencia, claro, siempre que el Estado le apoye con todo. El sistema Afore es mejor que el antiguo diezmo eclesial si se considera la inmensa masa de dinero controlada procedente de muchos millones de cotizantes.

Es interesante observar que dentro del discurso neoliberal de la auto sustentabilidad de los fondos individuales de pensión predomina una técnica que consiste en que el Estado brinda la ley para la organización de una forma obligatoria de ahorrar, es decir, que el pueblo trabajador debe ahorrar por fuerza. Aquí no se reivindica la “libertad”, pero a la hora de repartir las utilidades de este sistema forzoso, se llevan todo unos cuantos oligopolistas, las llamadas Afore, a su vez en manos de los grupos financieros. Aún más, las Afore pueden ya invertir dentro y fuera del país en valores de renta variable, es decir, acciones, con lo cual el fondo en su conjunto, es decir, el fondo socializado pero controlado con cuentas individuales, puede sufrir minusvalías, como de hecho ya ha ocurrido. Este es el ahorro socializado del trabajador para el beneficio capitalista de unos cuantos. ¡Han hecho de instituciones socialistas unos buenos negocios capitalistas!

Además de convertir toda la educación en un servicio de paga familiar, cubrir la factura médica a través de seguros personales sin aportaciones publicas y desarrollar la más libre especulación financiera globalizada, otro sueño dorado del neoliberalismo es el sistema de ahorro individual para el retiro. A Chile le ha tocado una enorme ración de todo eso, pero México no se encuentra tan lejos de ese sueño capitalista. Por ello, tanto allá como acá se requiere que triunfe otro sueño, el de los gastos sociales sufragados según la riqueza y el ingreso de cada cual. ¿Eso es socialismo? Pues sí, pero sería mejor para las nueve décimas partes de la sociedad y algo peor para el 0.02% de la población que acapara casi la mitad de la riqueza individual de México, el país campeón mundial de la concentración del ingreso y la centralización de la economía.

Redacción AN

Temas relacionados:
Opinión
SOCIEDAD


    Contenido Relacionado


  1. Semana_Seguridad_Social-3Mexicanos con Afore deberán registrar huella y voz
    mayo 16, 2016 1:08 pm
  2. aforesTiendas de conveniencia recibirán aportaciones voluntarias de las afores
    abril 26, 2016 10:14 am
Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Falsifican firma de Kate del Castillo
“No voy a participar en elecciones del Edomex”, aclara.