El ‘Cofipe del Vaticano’: las reglas para elegir al nuevo Papa
El analista electoral Jorge Alcocer detalló el proceso para elegir al sucesor de Benedicto XVI y las condiciones de la constitución apostólica para realizar el proceso electoral en el Vaticano.
(Foto:startribune.com)

Tras el anuncio de renuncia del Papa Benedicto XVI, dado a conocer ayer, el analista electoral Jorge Alcocer explicó el proceso que se seguirá para elegir al nuevo pontífice, el cual se establece en un documento llamado Universi Dominici Gregis sobre la vacante de la Sede Apostólica y la elección del romano pontífice.

Esta constitución apostólica fue elaborada en 1996 por el entonces Papa Juan Pablo II y define tiempos electorales, responsables del proceso electoral, procedimientos de escrutinio, cómputo y revisión de la votación, faltas, causas de nulidad de los votos y de la elección, y el mecanismo de proclamación de resultados. “Es como un Cofipe, pero del Vaticano”, expresó Alcocer.

De acuerdo con esa normatividad, estos son los pasos que se seguirán para elegir al sustituto de Benedicto XVI:

1. El cónclave de electores se forma con un máximo de 120 cardenales. Actualmente hay 117 cardenales. Si no se presentan todos, los que asistan deben esperar entre 15 y 20 días a los ausentes.

2. Los cardenales se reúnen en la Capilla Sixtina, pero se hospedan en una residencia especialmente adaptada para albergarlos en este proceso, llamada Casa Santa Martha.

3. El órgano electoral es presidido por un cardenal camarlengo. Actualmente, este cargo lo ocupa Tarcisio Bertone, cercano a Benedicto XVI.

4. La primera tarde del cónclave los cardenales hacen una votación. Se requiere el voto de al menos dos terceras partes de los cardenales. Si no hay una mayoría, en los dos días siguientes se realizan dos votaciones al día, una en la mañana y otra por la tarde.

5. Si en esas votaciones no eligen a un nuevo papa, tienen un proceso de reflexión, tras lo cual reanudan un periodo de siete votaciones (una en la mañana y una en la tarde). Si tras ese lapso aún no llegan a una decisión, toman un nuevo receso pero ya no sólo para que los cardenales mediten sino para que platiquen entre ellos.

6. Tras ese segundo receso, se pueden realizar hasta otras siete votaciones. Si luego de ese proceso todavía no se elige al nuevo papa, se hace una nueva pausa, tras la cual los cardenales tienen dos opciones: hacer una nueva votación entre todos los candidatos y elegir a aquél que obtenga la mayoría absoluta de sufragios, o hacer una votación sólo entre los dos candidatos punteros en la última ronda, y elegir al que obtenga más votos.

7. La revisión de los votos está a cargo de nueve escrutadores y dos ceremonieros (ayudantes). Tres escrutadores son directos, otros tres son revisores de los primeros, y los últimos tres auxilian en los casos de cardenales enfermos, que no puedan asistir a la Capilla Sixtina. En estos casos, los tres escrutadores  van a la Casa Santa Martha a recoger el voto de cardenales enfermos. A cada cardenal se le entregan dos o tres papeletas, por si llegan a cometer un error.

8. El voto de cada cardenal es secreto. Cada uno anota el nombre de su candidato en una papeleta, con una caligrafía diferente a la suya, a fin de que no se sepa quién emitió cada voto. Si se encuentran dos votos por el mismo candidato con la misma caligrafía, se cuentan como un voto; si se detecta una caligrafía idéntica en dos boletas con dos nombres distintos, se anulan ambos votos.

9. Cada cardenal pasa con su papeleta, doblada exactamente por la mitad, frente a los escrutadores. Coloca su voto sobre un plato, hace un juramento en latín sobre la veracidad de su voto y los escrutadores, sin tocar la boleta y con ayuda del plato, la introducen en una urna, la cual han verificado previamente para comprobar que está vacía.

10. En el caso de los cardenales enfermos, los tres escrutadores que los visitan llevan otra urna para que depositen sus votos.

11. Una vez que se tienen todas las papeletas en la urna, ésta se sacude para revolverlas. Se cuenta el número de boletas para corroborar que coincidan con la cantidad de cardenales. Si no corresponde, se anula la elección y se quema todo, sin mayor investigación.

12. Los escrutadores leen en voz alta el sentido de cada voto y dan cuenta de los votos nulos. Un voto se anula si un cardenal se equivoca y escribe más de un nombre en la papeleta, o si hay dos papeletas con la misma caligrafía y dos candidatos diferentes.

13. Una vez que se elige al nuevo papa, se le pregunta: “¿Aceptas tu elección canónica para sumo pontífice?”. Tras obtener el consentimiento, se le pregunta cómo quiere ser llamado. Finalmente, se levanta un acta de aceptación y del nombre del nuevo pontífice.

Condiciones

Las reglas para elegir al nuevo papa obligan a mantener una reserva absoluta, lo cual se aplica a todos los que participan en el proceso, ya sean los cardenales, sus ayudantes, médicos y cocineros.

Los cardenales están obligados a mantener en secreto lo que ocurre en el cónclave para el resto de sus vidas, salvo que el Papa lo autorice.

Los cardenales tienen prohibido el uso de cámaras, celulares, grabadoras, así como leer diarios, ver televisión o escuchar radio.

También tienen prohibido ponerse de acuerdo para votar por un candidato o conspirar.

El delito de simonía, que consiste en ofrecer dinero a un cardenal a cambio de su voto, se castiga con la ex comunión, pero no es causa de nulidad de la elección papal.



Temas relacionados:
Iglesia
Renuncia Benedicto XVI




    Contenido Relacionado


  1. Las 5 acciones de Benedicto XVI que marcaron a la Iglesia
    Febrero 12, 2013 10:30 am
  2. Los cartones de la renuncia del papa Benedicto XVI
    Febrero 12, 2013 9:24 am
  3. Las fotos de Benedicto XVI… en momentos ‘difíciles’
    Febrero 11, 2013 9:24 pm
  4. 3 hechos polémicos del papado de Benedicto XVI
    Febrero 11, 2013 4:57 pm
  5. Renuncia de Benedicto XVI acapara Twitter
    Febrero 11, 2013 3:02 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]