‘Argentina no aprendió de México y declaró la guerra al narcotráfico’: Cecilia González
La periodista mexicana, afincada en Argentina publica ‘Narcofugas. De México a Argentina la larga ruta de la efedrina’.
(Cecilia González, Marea Editorial).

El tráfico de efedrina y metanfetaminas de México a Argentina se ha incrementado en los últimos años. En Narcofugas. De México a Argentina la larga ruta de la efedrina y Narcosur. La sombra del narcotráfico mexicano en Argentina (Marea Editorial), la periodista mexicana Cecilia González documenta la presencia de cárteles nacionales en el país sudamericano. ¿Tenía razón el Papa Francisco cuando alertó sobre la mexicanización de Argentina? ¿Cuál era la relación entre la ruta de la efedrina y el crimen de tres empresarios argentinos ocurrido en 2008?

La reportera mexicana uno los cabos de sueltos de una historia que donde coinciden personajes como el Chapo Guzmán y Cristina Fernández de Kirchner.

¿Qué la llevó investigar las rutas del narcotráfico en Argentina?

En 2008, en Argentina estalló un caso llamado ‘La ruta de efedrina’. En las afueras de Buenos Aires la policía allanó la casa que fungía como el primer laboratorio de fabricación de metanfetaminas en el país. Ahí detuvieron a una banda de mexicanos. El caso tuvo insospechadas derivaciones que llegaron incluso, al financiamiento de campañas presidenciales. En paralelo, en México empezaba el auge de la guerra contra el narcotráfico de Felipe Calderón. Los paralelismos me motivaron a revisar de qué manera impactaba en Argentina lo que sucedía en México.

No hace mucho el papa Francisco hablo de la mexicanización de Argentina.

La estigmatización ha generado una serie de prejuicios, en Narcofugas establezco que las comparaciones son irreales. Lo más importante en todo caso, es entender que la expansión del narcotráfico se debe al fracaso de una guerra que ya lleva cuarenta años en todo el mundo.

¿Cuáles son las diferencias centrales en la forma de operar del narcotráfico en Argentina en relación con México?

En Argentina el auge comenzó en los años noventa. No es un país productor de drogas y carece de cárteles como aquí los conocemos. Hay bandas locales y extranjeras, sobre todo peruanas y bolivianas. Los niveles de violencia por la disputa de territorios no son de la intensidad que vemos acá. Otra diferencia importante es que Argentina no limita con el mayor consumidor de drogas en el mundo. En los últimos años se ha mantenido una discusión sobre si ya es un país productor. Las categorías las ponen los organismos internacionales y en este sentido está catalogado como país de tránsito.

¿Qué tipo de complicidades se han tejido entre ambos países?

Ha habido dos grandes casos que exhiben complicidades. En 1996 Amado Carrillo Fuentes y el Cártel de Ciudad Juárez fue a explorar Chile, Argentina, Brasil y Uruguay.  Adquirió propiedades porque quería lavar dinero y buscar un lugar donde radicar con un rostro nuevo. Tras su muerte, sus cómplices siguieron lavando dinero en Argentina, hasta que en 1999 la Interpol México descubrió que en dos o tres años el cártel lavó alrededor de 25 millones de dólares. Apenas el año pasado se dictó sentencia contra unos de los implicados que además eran prestanombres argentinos.  Aquello fue un escándalo porque se sospechaba que el Cártel de Juárez había aportado dinero a la campaña de Eduardo Duhalde. Nunca se comprobó pero el ex presidente interino quedó marcado.  En 2008 narcos mexicanos regresaron para traficar metanfetaminas y fabricar efedrina. Se señaló al  Cártel de Sinaloa. A diferencia de lo sucedido en 1999, hasta ahora ha habido tres juicios y una treintena de condenados de ambos países, aunque seguimos sin saber quiénes son los grandes jefes. En esta ocasión, hubo tres ejecuciones de empresarios implicados en la ruta. Apenas el año pasado uno de los condenados por estos homicidios denunció que su jefe era quien fuera Jefe de Gabinete de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y ahora hay imputaciones de que hubo lavado de dinero en su campaña presidencial. La acusación judicial ya está hecha y el juicio deberá comenzar este año. Por si fuera poco ya está demostrado que uno de los empresarios asesinados donó dinero para su campaña.

¿En el caso del presidente Macri hay sospechas de complicidades?

No, lleva un año gobernando y no hay casos que lo involucren. Su problema es que no ha entendido la lección mexicana.  Macri llegó a la presidencia con tres propuestas tan mentirosas como utópicas: pobreza cero; unir a los argentinos; y derrotar al narcotráfico. Los mexicanos ya sabemos que el camino no es la guerra.

¿Hay disputas entre cárteles mexicanos con organizaciones paraguayas o brasileñas?

No se vislumbran disputas de territorios como las que conocemos en México. La presencia del narcotráfico es grave porque hace veinticinco años no existía, pero no tiene las dimensiones mexicanas. No obstante, lo que demuestra su expansión es que la guerra contra el narcotráfico fracasó, esa no es la vía, como lo propone Mauricio Macri.

¿Hay alguna colaboración entre las autoridades argentinas con las mexicanas en términos de seguridad?

No ha habido hasta hoy casos concretos. El año pasado el presidente Peña Nieto fue a Argentina y firmó convenios de colaboración, previamente habían pactado Salinas de Gortari y Ménem; y Calderón con Cristina Fernández de Kirchner.

En términos de atención a víctimas sí hemos visto colaboración entre ambos países…

Lo realmente importante son las víctimas y son de quienes menos se habla. En Narcofugas hago un paralelismo entre ambas naciones. Si un país sabe de desaparecidos es Argentina. Además es el único país del mundo que ha logrado la condena de cientos de represores que durante la dictadura cometieron delitos de lesa humanidad, como los que ahora se comenten en México. Por supuesto los contextos son diferentes pero el dolor para las víctimas es el mismo. Me encanta resaltar este tipo de vínculos porque me parecen de los más generosos.

Sin embargo se habla poco de esto.

Sí, porque siempre gana la espectacularidad. En Argentina se sorprenden cuando hablo de los treinta mil desaparecidos durante la guerra contra el narcotráfico en México, misma cantidad que ellos padecieron en la época de la dictadura. Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de la Plaza de Mayo se reunió con los padres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa y les dijo ‘aquí no se vale cansarse’. Ojalá en México algún día alcancemos la justicia que se encontró en el país sudamericano.

libros







    Contenido Relacionado


  1. Libros de la semana: González de Alba, Basáñez, Calasso, Lavín…
    Febrero 10, 2017 9:48 am
  2. ‘El silencio me permite escuchar mi música interna’: Karen Chacek #Letrasynotas
    Febrero 9, 2017 4:52 pm
  3. Artes de México oferta libros y revistas en el Centro Cultural Bella Época del FCE
    Febrero 9, 2017 1:27 pm
  4. Casi mil 500 actividades en la Feria del Libro de Minería
    Febrero 9, 2017 1:21 pm
  5. ‘El día que deje de sorprenderme, me retiro de la fotografía’: Graciela Iturbide
    Febrero 8, 2017 11:12 pm
  6. Con “El alma de Paganini”, Eusebio Ruvalcaba dijo adiós
    Febrero 8, 2017 7:35 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]