‘Elena Garro, una de las grandes escritoras mexicanas del siglo XX’: Geney Beltrán
El crítico publica, bajo el sello Cal y arena, una antología dedicada a la autora de 'Los recuerdos del porvenir'.
(Cal y arena, Redacción AN).

El 11 de diciembre de 1916 nació Elena Garro, una de las mayores escritoras de la literatura mexicana. Mujer de imaginación prodigiosa, vivió una intensa y compleja relación Octavio Paz. Durante el movimiento estudiantil de 1968, se le acusó de espía. Salió del país y no volvió hasta 1991.  En el marco de las conmemoraciones por su centenario, Geney Beltrán publica Elena Garro. Antología (Cal y arena), amplio volumen donde al margen de polémicas  y escándalos, el crítico pone sobre la mesa, la obra de quien escribiera Los recuerdos del porvenir. A decir del compilador, la obra de Garro junto con Clarice Lispector, la mejor autora latinoamericana del siglo XX.

¿Cómo  ha percibido las conmemoraciones por el centenario de Elena Garro en comparación con los centenarios de Revueltas, Huerta y Paz?

Probablemente el año empezó lento y frío. También es cierto que la obra de Paz, de Revueltas y de Efraín Huerta sí alcanzó un punto de consagración a finales del siglo XX, y con Elena Garro eso sólo ocurrió de manera parcial. Aunque regresó a México en 1993 luego de más de 20 años de vivir fuera. La comunidad teatral no le regateó el reconocimiento y le dieron el Premio Juan Ruiz de Alarcón. Sin embargo creo que la percepción que se tenía sobre su persona se interpuso en la consagración de su obra. Para mí lo cuestionable es que aunque hubo la oportunidad, no se le dio el Premio Nacional de Ciencias y Artes, el Premio Juan Rulfo de la FIL de Guadalajara, ni mucho menos el Premio Cervantes de Literatura. Cualquiera de los tres eran merecidos.

¿En los círculos académicos ha sido lo mismo?

En el medio académico la obra de Elena Garro se estableció como un objeto de estudio fundamental para entender el siglo XX literario en México, pero fuera de Los recuerdos del porvenir y algunas de sus obras de teatro, sus títulos no han circulado de manera adecuada. El centenario va a permitirá que se reediten y pasen el filtro de generaciones de lectores que no la conocieron en persona, que no supieron de sus avatares biográficos y políticos, que no participaron en las guerras culturales del siglo XX.

¿Usted cómo dialoga con la obra de Elena Garro?

No la conocí en persona, y aunque he leído epistolarios y entrevistas, realmente lo que me ha interesado es su obra literaria, y leyéndola de manera desprejuiciada. Tuvo una imaginación poderosa, original; su dominio verbal  es rico y expresivo. Además, aportó una visión crítica de la historia, de la sociedad mexicana y de las relaciones amorosas en el contexto de medio siglo en la clase media mexicana.  Todos esos elementos están distribuidos en cuatro géneros: la dramaturgia, la novela, el cuento y la novela corta, principalmente, aunque también escribió un libro de memorias, ensayos históricos, periodismo.  Es una autora de rasgos plurales, no es sólo la autora de Los recuerdos del porvenir, clasificada dentro del realismo mágico. A partir de Andamos huyendo Lola (1980), descubrimos que sus poderes literarios no disminuyeron con el exilio en Estados Unidos, España y Francia, ni por la condición política que sigue siendo debatida por los críticos e historiadores.  En la antología están incluidas tres novelas cortas publicadas en los noventa, que permiten ver su forma de abordar la relación de pareja desde el punto de vista femenino  (Primer amor, Un traje rojo para un duelo y Un corazón en un bote de basura).

Va del realismo mágico a la literatura fantástica incluso.

La vinculación de Los recuerdos… con el realismo mágico tiene que ver básicamente con el interés de Elena Garro por la literatura fantástica. En los cuentos de La semana de colores se nota cómo el trabajo en el campo de lo fantástico va más allá de las historias de raigambre popular o legendaria en el campo mexicano. Y en su última etapa hay un predominio de la vena psicológica, pero sin dejar de lado el reabordaje de lo fantástico, aunque desde una óptica muy diversa a la de su primera etapa. En la antología de Cal y Arena está incluida la novela Reencuentro de personajes (1982), una obra psicológica centrada en la relación de una pareja muy conflictiva. Elena Garro me parece, es una autora que se adelanta a la forma de retratar las relaciones amorosas.

¿Similar a Clarice Lispector?

Yo creo que Clarice Lispector y Elena Garro son las grandes escritoras latinoamericanas del siglo XX, y tiene que ver con una exploración desde la órbita de lo femenino sobre las relaciones con la otredad, y ésta en el plano íntimo es la pareja; aunque en muchas ocasiones hay un desdoblamiento, porque las parejas repiten ciertos patrones de control que están en la familia misma. A través de la exploración imaginativa, Elena Garro trata de escapar del dominio machista, como si la imaginación fuera una puerta o ventana por la cual se pudieran romper esos ambientes tan claustrofóbicos.

¿En el mapa de la literatura femenina nacional podríamos decir que Rosario Castellanos se refiere al México rural y Elena Garro al urbano?

Es muy interesante como hay una vena fantástica en Elena Garro que no está discernible en Rosario Castellanos. Ambas son escritoras que desentonan frente a cierta imagen de la mujer escritora que daba una obra muy a cuentagotas; si uno compara a Elena Garro y Rosario Castellanos con Nelly Campobello,  Josefina Vicens o Inés Arredondo, se da cuenta cómo Garro y Castellanos fueron muy audaces porque se plantearon convertirse en escritoras profesionales.

El olvido a la obra de Elena Garro, ¿qué tanto se deberá a su compleja relación con Octavio Paz?

A finales de los cincuenta y en los sesenta, la obra de Garro recibió un reconocimiento crítico innegable. Los recuerdos del Porvenir, mereció el premio Xavier Villaurrutia, Una semana de colores y Un hogar sólido se publicaron en la Universidad Veracruzana, que era una editorial muy interesada por las nuevas corrientes literarias. Sin embargo, es probable la valoración de una mujer escritora si atraviese por la valoración de ciertos patrones de conducta. Por ejemplo, algunos estudiosos le regatean a la última Garro un valor literario porque dicen que se repetía y que muchas de sus últimas novelas son un ajuste de cuentas permanente con Octavio Paz. Juan García Ponce o Salvador Elizondo, fueron autores con obsesiones muy marcadas y ahí no encuentro el mismo cuestionamiento, entonces se habla de la fidelidad a las obsesiones. Elena Garro salió muy lastimada, tanto por su larga ausencia, como por la vinculación con Octavio Paz y con el 68. Ella no fue cortesana, dócil, no fue lambiscona, y un varón quizás no esté obligado a tener esa conducta. Creo que la obra literaria de una escritora sufre un examen mucho más impaciente. Aunque no se le regateó totalmente el reconocimiento porque a su regreso le dieron el Premio Sor Juana Inés de la Cruz en la FIL de Guadalajara y el Colima, cuando su candidatura para  el Premio Nacional de Ciencias y Artes estuvo sobre la mesa, la echaron para atrás.

¿Cuál fue el argumento para no dárselo?

Prefirieron dárselo a Andrés Henestrosa. Si uno pone en la balanza la obra de uno y otro, sin que sea un demérito para Henestrosa, creo que la aportación literaria de Elena Garro es mucho más audaz, transgresora e incómoda en términos literarios

¿Un lector neófito por dónde puede empezar a leer a Elena Garro?

Los recuerdos del porvenir es la novela de más fácil acceso. La antología que acaba de publicar Cal y Arena está pensada como una compilación dirigida a un lector inicial, no está Los recuerdos del porvenir básicamente porque está en todos lados. La idea era aportar piezas fundamentales de su primera época en el caso de la dramaturgia y del cuento, y por el otro lado, dar una imagen mucho más amplia de su segunda época, razón por la cual está Reencuentro de personajes, la novela completa.

¿Cuál es su obra favorita?

La prefiero como cuentista. Si tengo qué elegir me quedo con La semana de colores y Andamos huyendo Lola, ambos títulos podrían estar en cualquier antología de cuento universal.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Elena Garro
Libros




    Contenido Relacionado


  1. ‘Adiós a Dylan’, una novela inspirada en el Nobel de Literatura #PrimerosCapítulos
    Diciembre 10, 2016 9:14 am
  2. Rafael Tovar y de Teresa, un escritor estudioso del Porfiriato
    Diciembre 10, 2016 8:54 am
  3. Libros de la semana: Guerra, Hernández, Cruzvillegas…
    Diciembre 9, 2016 12:20 pm
  4. ‘Si pudiera, todos los días dirigiría una sinfonía de Haydn’: Jorge F. Hernández #Letrasynotas
    Diciembre 8, 2016 5:11 pm
  5. Celebra el Fondo de Cultura Económica Feria del Libro de Arte
    Diciembre 8, 2016 2:32 pm
  6. Venta navideña de editoriales independientes
    Diciembre 7, 2016 2:34 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]