Muere indígena después de parto en Chiapas; acusan negligencia
Los familiares denunciaron que después de la intervención no se les informó que Susana hubiera tenido alguna complicación que pusiera en riesgo su vida.

Un trabajo de parto terminó en muerte.

Susana Hernández, de la localidad Cruztón, Chamula, en Chiapas, murió el pasado domingo 6 de octubre en el Hospital de la Mujer del Instituto de Salud de San Cristóbal de las Casas; ante ello, organizaciones acusaron negligencia médica, se reproduce el comunicado íntegro:

Organizaciones de la sociedad civil indignadas por el fallecimiento de la indígena tstosil Susana Hernández  por negligencia médica 
·        La mujer indígena murió en el Hospital de la Mujer de San Cristóbal de Las Casas. a los 26 años
·        Este lamentable caso se suma a las muestras de discriminación y negligencia que mujeres indígenas sufren en el país. 

Las organizaciones Observatorio de Mortalidad Materna en México (OMM), y el Observatorio de mortalidad materna en Chiapas, el Comité promotor por una maternidad segura en México y el Comité  por una maternidad voluntaria y segura en Chiapas, manifestaron su indignación ante la flagrante violación a los derechos humanos de Susana Hernández, indígena tsotsil de la localidad de Cruztón, Chamula, fallecida el domingo 6 de octubre, en el Hospital de la Mujer del Instituto de Salud (ISECH) en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, Chiapas debido a una negligencia médica.

La Joven de 26 años arribó el día viernes al Hospital de la Mujer en trabajo de parto. Al ingresar, personal del hospital, comentó a su familia que presentaba presión arterial alta; la madrugada del día siguiente le informaron que la sometieron a una cesárea y que todo había sido un éxito. Fue hasta las 11 de la mañana del mismo día en que les comunicaron que Susana había fallecido por una complicación durante la cirugía.

El Sr. Hernández, padre de la joven fallecida explicó que previo a la muerte de su hija, los médicos realizaron tres procedimientos en el mismo acto quirúrgico: cesárea, extirpación de una piedra de la vesícula biliar, y ligadura de trompas. Sin embargo, ningún miembro de la familia tuvo conocimiento de estas intervenciones, y por consiguiente no dieron la autorización para realizarlas. Lo único que el nosocomio presentó, fue una “autorización” de Susana Hernández con una huella digital, a pesar de que ella sabía leer y escribir.

En el hospital, se encontraban en la sala de esperan las hermanas y esposo y ellos afirman “jamás se nos informó si estaba delicada de salud, si había complicaciones; como a las 11 de la mañana nos informaron que falleció. Hablamos con el subdirector del Hospital, que se llama Francisco Lara, sólo nos dijo que ellos no tenían la responsabilidad. Pero vemos que hay incapacidad de los doctores, nosotros confiamos llevar a nuestras señoras y mire lo que pasó”.

Las organizaciones que dan seguimiento al caso, enlistaron una serie de irregularidades en el proceso de atención a la actual fallecida que pueden tipificarse como violación de sus derechos:: 1) no se proporcionó información completa sobre el estado de salud de la señora Susana, 2) No se consultó a familiar sobre las intervenciones que debían realizar (operación cesárea, ligadura de trompas y colecistectomía), 3) no se les informó que el diagnóstico de hipertensión  es una condición grave durante el parto, 4) no se informó sobre la causa de su fallecimiento, a pesar de que en todo momento estuvieron presentes los familiares cercanos.

Por otra parte, los familiares no fueron informados que la recién nacida se encontraba con problemas de  salud, pero ellos lo notaron y  la ingresaron a un hospital privado en el que permanece hoy día. El Sr. Hernández considera que “hay una irresponsabilidad total, pedimos que el gobierno sea más vigilante de todos los centros de salud y hospitales, porque las comunidades acudimos a ellos, pero como piensan que no sabemos reclamar nuestros derechos, nos ven como animales. Pedimos el cese de todos los implicados en este asunto”.

Este lamentable caso, sucede a unos días de que se registrara el suceso en el que la indígena mazateca Irma López Aurelio quien tuvo que dar a luz a su hijo en el jardín de un centro de salud Oaxaca, ante el rechazo de darle atención médica oportuna.
Este no es el primer caso de una muerte materna poco clara en el estado de  Chiapas. Durante 2012 en el Hospital de Palenque falleció una mujer de 31 años de edad, que llevó a las Secretarías de Salud federal y estatal a tomar cartas en el asunto y esclarecer las condiciones del fallecimiento de esta mujer, evaluar las condiciones en las que funcionan los hospitales y garantizar medidas de no repetición

En el mismo sentido, las organizaciones firmantes solicitan que la Comisión Estatal de Derechos Humanos y la Comisión Nacional de Derechos Humanos coadyuven para que se sigan los mismos mecanismos que en el caso de Palenque, a fin de que se esclarezcan las circunstancias en que ocurrió la muerte materna de la indígena tsotsil y que  la Secretaría de Salud del estado de Chiapas cumpla con la indemnización, rehabilitación, satisfacción y garantías de no repetición, mediante el seguimiento del las comisiones estatales y federales de derechos humanos y la Secretaría de Salud federal.

Este es un video de lo ocurrido:



Temas relacionados:
Derechos Humanos
SOCIEDAD




    Contenido Relacionado


  1. CNDH inicia queja por mujer indígena que dio a luz en patio
    Octubre 7, 2013 6:52 am
  2. Video: Otra mujer da a luz en el suelo de un hospital… ahora en Puebla
    Octubre 11, 2013 8:34 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]