Había que jugársela en el tiempo de la dictadura de Bolivia: Peters en CNN
La celda era muy pequeña, “estábamos alrededor de 18-20 detenidos, todos militantes de la izquierda, militantes del Partido Comunista, del Ejército de Liberación Nacional, fue así que nosotros nos encontrábamos hacinados”, relató Peters.
CNN
(Foto: Karina Maciel)

Había que jugársela, en esas situaciones hay que jugársela, ya nuestro gran Quijote decía que lo último que se pierde es la libertad, comentó el abogado Reynaldo Peters, quien estuvo preso durante la dictadura de Hugo Banzer en Bolivia, desde ahí escribió en un papel higiénico, el recurso ‘Hábeas Corpus’, que se aplica cuando hay arrestos arbitrario en ese país.

En entrevista para Aristegui CNN, relató que él “estudiaba en México estaba haciendo mi predoctorado en Derecho, decidí regresar a Bolivia para convencer a mi esposa de venirse a México. Pero estando allá me invitaron a un congreso de la juventud del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), ahí circuló un documento político que yo firmaba e hice uso de la palabra fustigando al régimen, criticando al jefe del MNR, (Víctor Paz) Estenssoro por su alianza con Banzer, eso fue suficiente, el no pensar igual para que en la semana me visitaran tres agentes de la policía política en mi oficina de abogado y me invitaran a punta de una ametralladora y un fusil a salir. Y me dijeron que me darían explicaciones cuando estuviera en el departamento de orden político”.

Precisó que “cuando llegó el jefe del departamento de orden político me dijo que la declaración me la tomarían después, mientras me llevarían a una celda, que es la celda ‘El Tropezón’, al décimo segundo día me dijeron que un familiar mío iría a llevar ropa limpia, no me había cambiado en 12 días”.

La celda era muy pequeña, “estábamos alrededor de 18-20 detenidos, todos militantes de la izquierda, militantes del Partido Comunista, del Ejército de Liberación Nacional, fue así que nosotros nos encontrábamos hacinados”, relató Peters.

Dijo que en “el día 13 me llevaron un maletín… de los dos metros de papel higiénico que repartíamos yo me guardé un metro y empecé a pensar en escribir ‘Hábeas Corpus’, pero mis compañeros me dijeron que era ponerme en riesgo, poner en riesgo a mi familia. Tenía en que escribir que era el papel, pero no tenía con qué”.

Intentaba con todo lo posible, “intenté escribir con un fósforo, fue imposible, también con una pajita quemada y fue imposible. Pero en una esquina encontré un bolígrafo de tinta seca, un repuesto. Por esa esquina habíamos pasado varias veces, sentado, pisado, ese bolígrafo de tinta seca. En la pared de cemento trataba de escribir, en el papel trataba de escribir y tampoco funcionaba. Teníamos una vela, con el calor derretí el bolígrafo, la tinta seca se convirtió en tinta liquida y así pude escribir”, recordó Peters.

Como ya me habían advertido que venían con el cambio de ropa limpia, “hice rollo el papel y lo introduje en un calcetín, ese calcetín lo puse en el bolso interior del saco y luego lo puse en el maletín que iba a salir con la ropa sucia, mi esposa recibió el maletín buscó y encontró los calcetines y dentro el papel higiénico. Recibió eso y había otro pedazo de 20 centímetros  en donde puse las instrucciones de lo que debía hacer y como debía hacerlo”.

“Ella siguió las instrucciones, intentó llevarlo a Tribunales le dijeron que eso no se podía recibir ya que era un simple papel que no reunía los requisitos formales y que cómo un papel higiénico iba a servir de demanda, por lo que fue al secretario de cámara, la autoridad siguiente y le mandó saludos a Reynaldo pero que no podía recibir eso y le recomendaba transcribirlo con un abogado y lo haga sellar y lo presentara. Mi esposa al salir del despacho, se encontró con Carlos Tovar, un ex profesor mío, ella le relató la situación y a partir de ese momento el papel higiénico empieza a tener vida, le ordenó al secretario de cámara que aceptara el papel y lo pegará en una hoja de papel membretado de la Corte del Distrito”.

Por lo que “el profesor actúa de relator y se admite ese papel higiénico y es el que tiene una vida procesal… se emite una fecha para que yo rinda mi declaración y hacer mis peticiones, que evidentemente era mi libertad”, comentó Peters.

Quien además contó que “todos los involucrados en esto fueron despedidos por el régimen por haberlo aceptado en un papel higiénico”.

“Después vino la imposición de la voluntad del dictador, yo me enteraba cada semana o cada mes en el año que estuve preso, mis compañeros iban quedando en libertad, y yo no quedaba en libertad a pesar de el ‘Hábeas Corpus’… después de que la Corte Suprema decide la improcedencia del recurso, el dictador resuelve ponerme en libertad, es la voluntad del dictador, no una resolución judicial”, agregó.

Esa libertad “duró muy poco, a los tres meses me volvieron a tomar preso y a los seis próximos me volvieron a tomar preso. Desde 1972 hasta la primera reconquista de la democracia que hubo en Bolivia, en el año 78, yo habré ejercido mi profesión dos meses, porque me la pasaba en las cárceles u oculto”, expresó.

“Los momentos que vive Bolivia actualmente son producto de esta lucha, producto de la lucha por  las  libertades ciudadanas, por los derechos humanos, por la democracia, es una construcción permanente”, finalizó Peters.



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre