‘México, foco rojo en trata de personas’: Evangelina Hernández
La periodista publica ‘Tierra de padrotes’, un libro donde denuncia la trata de personas en Tenancingo, Tlaxcala.
(Foto: Redacción/AN).

El velo de la impunidad es una red que lo cubre todo en Tenancingo, Tlaxcala, esa pequeña porción de tierra en donde los proxenetas han hecho de su oficio un negocio familiar y rentable a expensas de niñas, adolescentes y jóvenes. En Tierra de padrotes, la periodista Evangelina Hernández, documenta historias de abusos legitimados por la autoridad. Los testimonios permiten observar, con lupa, la radiografía de una práctica ilícita que a fuerza de costumbre se ha legitimado y ha traspasado generaciones y fronteras.

Lo que sucede en Tenancigo, Tlaxcala es un secreto a voces. ¿Cómo se explica la permisibilidad hacia la trata de personas? 

Incluso, pareciera ser que se fomenta. La siguiente generación de jóvenes en Tenancingo sueña con ser ‘padrote’. No hay intervención de ningún tipo de autoridad –y mucho menos de la institución familiar o de la comunidad más cercana- para inhibir ese sueño. ¿Qué significa esto? ¿Va a continuar o a empeorar? El análisis y la reflexión del libro van mucho en este sentido. No es algo nuevo, es un fenómeno estudiado por antropólogos sociales y analistas. Si recorres Tenancingo, encuentras hoteles donde rentan la habitación a cincuenta pesos por tres horas, lo que quiere decir que está llegando el turismo sexual a la zona.

¿Por qué las autoridades no hacen nada al respecto?

La autoridad lo ha asimilado tanto como los habitantes del pueblo y no sólo eso, viven de este fenómeno: el alcalde, el policía, e incluso la procuradora reconocen su existencia. La procuraduría estatal lo invisibiliza. Es un ejemplo de la violencia naturalizada hacia el cuerpo femenino y la explotación sexual vista como una forma para obtener recursos. En el ámbito federal, el asunto es más grave porque la legislación de 2009 tardó nueve meses en tener un reglamento. En 2012, le hicieron modificaciones para fortalecer la ley y desde entonces a la fecha hay diecisiete sentencias en todo el país, además algunos estados no la han federalizado y lo tienen tipificado como lenocinio, con lo cual el delito de trata de personas, que contempla la esclavitud, se reduce a su mínima expresión que es la explotación. Si nos vamos al tema de atención a víctimas, estamos en la calle: el albergue que tiene la PGR carece de las medidas mínimas y es el único que existe en país.

¿Cuál es el origen de todo esto: machismo? En el libro cita autoridades que sostienen que todo es culpa de la mujer. 

Hay quienes dicen que “el sexo-servicio o la prostitución es el oficio más viejo del mundo”, desde ahí ya se naturaliza. No solemos mirar al consumidor, para el hombre es símbolo de  virilidad, machismo, etc.  En Tenancingo además es la industria que sostiene económicamente al pueblo.

¿Qué tan fácil fue conseguir los testimonios del libro?

Nada fácil. Ingresar a Tenancingo no es sencillo. El pueblo no tiene un restaurante, hay hoteles pero sólo con ciertas características: cincuenta pesos por tres horas. No hay un café. Moverte por las calles es complicado, debes de llegar en días de carnaval o de tianguis. Yo ingresé con unas religiosas. Algunas personas dicen que las limosnas de los padrotes son las mejores que llegan a la Iglesia y con ellas se hacen los arreglitos para la fiesta del santo patrono que es San Miguel Arcángel.

¿Existe relación entre los padrotes y el narcotráfico?

Un padrote me decía: “Cuando yo era narcomenudista, la ganancia de una grapa se acababa en el momento de la venta. A una mujer la puedes ocupar treinta y cinco veces en una sola noche”. No hay mucha comparación. Ellos son los que gobiernan ahí, no quiere decir que no estén involucrados en otros negocios ilícitos porque traficar con mujeres, niñas y adolescentes significa que las compran, venden y las llevan hasta Estados Unidos, también venden drogas. Por lo tanto, son el círculo completo del delito.

¿Por dónde atraviesa la solución? ¿Se debería ajustar la ley o que se traten los casos a nivel federal?

A pesar de que México firmó el Protocolo de Palermo de la Lucha contra la Trata, el país es un foco rojo porque es un sitio de origen, tránsito y destino de trata de personas. Aun así nuestra ley sigue siendo laxa al igual que la capacitación para que la autoridad entienda que el fenómeno de la trata debe ser atendido de distinta manera tanto para la persecución del delito como para la prevención. No estamos trabajando en la prevención por que la mayor parte de las historias de las víctimas atraviesa por mujeres que son producto de hogares disfuncionales, que provienen de comunidades de extrema pobreza, que han sido víctimas de algún tipo de incesto, violación, abuso. Necesitamos una labor educativa de fondo y una aplicación más rígida de la ley.  En Estados Unidos un padrote fue detenido y tiene cadena perpetua. Nosotros damos sentencias muy laxas. En Tenancingo se necesita una intervención para llevar otro tipo de alternativas económicas para la comunidad.

libros-banner-pie-de-nota







    Contenido Relacionado


  1. Homenaje a Eduardo Lizalde en el Museo de la Ciudad de México
    Junio 11, 2015 3:28 pm
  2. Reeditan ‘Jueves de corpus’, la crónica de “El Halconazo”
    Junio 10, 2015 10:29 am
  3. 4 libros básicos de Leonardo Padura, Premio Princesa de Asturias de las Letras
    Junio 10, 2015 9:23 am
  4. Leonardo Padura obtiene el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2015
    Junio 10, 2015 7:12 am
  5. Rinden homenaje y presentan libro póstumo de Eduardo Galeano en la UNAM (Foto)
    Junio 9, 2015 9:26 pm
  6. “La crítica está en crisis”: Ricardo Piglia
    Junio 9, 2015 6:20 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]