Sabe amargo a refresqueras posible impuesto a bebidas azucaradas
Coca Cola se manifestó contra este Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, pues aseguró que es discriminatorio. El gobierno federal argumentó, en este tema, un "acentuado" problema de sobrepeso y obesidad, que relaciona con el consumo de azúcares.
Consumo_Refresco-1

La iniciativa de reforma hacendaria trajo malas noticias a quienes producen bebidas azucaradas.

En caso de que la iniciativa del gobierno federal sea aprobada por el Congreso, se gravará como Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, a nivel de productor e importador, una cuota específica de “1 peso por litro a las bebidas saborizadas, así como a los concentrados, polvos, jarabes, esencias o extractos de sabores, dependiendo del rendimiento, que al diluirse permitan obtener bebidas saborizadas, que contengan cualquier tipo de azúcares añadidas”.

En la iniciativa se argumenta ampliamente el problema de sobrepeso y obesidad que se ha “acentuado” en México, por lo cual habrían decidido aplicar este tipo de impuesto, con la posibilidad de disminuir el consumo de bebidas azucaradas.

De acuerdo con el gobierno federal, la obesidad y sobrepeso ejercen un “efecto negativo” sobre la salud de la población al aumentar el riesgo de padecer enfermedades crónicas no transmisibles como: diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, dislipidemias, enfermedad coronaria, enfermedad vascular cerebral, osteoartritis, así como cánceres de mama, esófago, colon, endometrio, riñón, entre otras.

La reforma propone adicionar un inciso G), a la fracción I, del artículo 2o. de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, para “establecer como objetos específicos del impuesto los siguientes: Bebidas saborizadas; concentrados, polvos, jarabes, esencias o extractos de sabores, que al diluirse permitan obtener bebidas saborizadas, y jarabes o concentrados para preparar bebidas saborizadas que se expendan en envases abiertos utilizando aparatos automáticos, eléctricos o mecánicos. Estos grupos de bienes estarán gravados cuando contengan cualquier tipo de azúcares añadidas”.

El impuesto, indica la iniciativa, se calculará mediante la aplicación de una cuota de $1.00 por litro de bebidas saborizadas y por lo que respecta a concentrados, polvos, jarabes, esencias o extractos de sabores, el impuesto se calculará tomando en cuenta el número de litros de bebidas saborizadas que, de acuerdo con las especificaciones del fabricante, se puedan obtener.

“Es importante mencionar que en el caso de que las bebidas energetizantes contengan azúcares añadidas… también pagarán el impuesto”, especifica.

La propuesta del gobierno no fue bien recibida por importantes refresqueras como Coca Cola, quien consideró que este impuesto especial es discriminatorio e incompatible con una buena política fiscal. 

La compañía apuntó que los impuestos al consumo, o en particular los dirigidos a los alimentos y bebidas, a menudo afectan a los consumidores pobres y de ingresos medios. 

“Un impuesto sobre bebidas no está justificado. La gente consigue calorías de muchos alimentos y fuentes de bebidas, y un impuesto sobre un producto no va a resolver un problema tan complejo como la obesidad”, aseveró Coca Cola en un comunicado.



Temas relacionados:
Congreso
Reforma hacendaria
SOCIEDAD
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]