opinión
“Las complejidades de Iguala: una reflexión no apta para impacientes”, artículo de Miguel Pulido
Alegatos por Miguel Pulido
Foto: Guillermo Perea/ archivo Cuartoscuro

Mientras preparaba este artículo, alguien tuvo el infortunado tino de enviarme la columna de ayer de Ricardo Alemán, en la que califica de ilegal y delictivo el trabajo del GIEI de la CIDH.

No comparto ni el uso de las comas de lo ahí escrito, pero de suyo es que cada quien tiene derecho a opinar y a leer lo que le venga en gana. A mí, por ejemplo, no me gustan las que considero conclusiones calenturientas y de arrebato, o los textos con errores u omisiones sospechosas. Por eso los evito.

Con todo, me parece que no hay que subestimar ningún punto de vista. Tomé como referencia los dos textos más recientes de Ricardo Alemán (sin hacer caso a su desaseada redacción ni entrar en la polémica pública sobre su ética) con la intención de tener un diálogo con opiniones distintas a la mía. Me concentro en lo que creo que es relevante: las omisiones de análisis y las imprecisiones que observo.

Comparto, pues, algunas ideas sobre el caso Iguala y por qué considero que hay que tomarlo muy en serio. Hoy abordo los aspectos más generales y mañana seguiré con algunas consideraciones más puntuales.

1.- Lo que sucedió en Iguala empezó mucho antes (y es más profundo).

La noche más triste”. Así tituló el periodista Esteban Illades su crónica sobre los ataques a los normalistas de Ayotzinapa del 26 y 27 de septiembre. Pero la violencia de esa noche no sólo fue extraordinaria, no es asunto de un solo día. Sucedió en Guerrero, que es la región de la brutalidad silenciosa (o ignorada). En ese estado las muertes violentas alcanzan tasas promedio de 63 personas por 100,000 habitantes. 10 veces más que el promedio mundial. 3 veces más que el promedio nacional.

De forma más precisa, ocurrió en Iguala, que no es un municipio cualquiera. Iguala ocupa un lugar muy peculiar en la geografía económica, por ahí debe circular una de las mercancías más preciadas en los Estados Unidos: el opio (la base para la heroína), que deja a su paso toneladas de dinero pero también una secuela de sangre y destrucción.

Adam Przeworski, uno de los teóricos más destacados de la democracia, defiende una concepción minimalista de la misma. Przeworski ha llegado a decir que se trata de un sistema en donde “la gente no se mata una a otra, y el gobierno no mata a la gente”. Pues bien, ni a ese estándar llegamos. En muy pocas partes del mundo se pueden encontrar 38 fosas clandestinas, con más de 87 cuerpos (muchos de ellos calcinados). Esos son los números que reconoce la PGR en ese municipio. Tampoco hay demasiadas ciudades que presenten (también según cifras oficiales) 110 personas desaparecidas en tan sólo 3 años (de 2012 a 2014). Cómo estarán las cosas que siendo foco de la atención mundial, Iguala tuvo en 3 semanas (la última de febrero y las dos primeras de marzo de este año) 19 asesinatos. Agregue usted que Iguala cuenta con apenas 110,000 habitantes.

A la noche más triste le antecede una época muy oscura. Todo, además, en un escenario muy turbio.

2.- Tenemos ¿un narco estado o uno completamente incompetente?

Lo que pasó en Iguala trasciende los calificativos de “lamentable”, “triste” y “desgarrador”. Es eso y mucho más. Derivado de los hechos de esa noche, la PGR reconoce tener 104 personas sujetas a proceso. 48 de los detenidos son policías municipales de Iguala, 16 agentes de la corporación de Cocula y 40 civiles que supuestamente trabajan para la organización criminal Guerreros Unidos. Dentro de estos se encuentra el propio alcalde de Iguala y su esposa.

En su libro “Más que plata o plomo” Gustavo Duncan explica el poder político del narcotráfico en México y Colombia. El fino trabajo de Duncan describe cómo funcionan las contradicciones del narcotráfico como empresa capitalista. Nos dice que “un narcotraficante exitoso es aquel que logra protección suficiente para colocar mercancía en el mercado sin ser capturado, asesinado o expropiado.  Sin embargo, la protección es costosa. Una significativa parte de las ganancias se va en pagos a políticos, policías, jueces, mafiosos, señores de la guerra, guerrillas y demás actores que tienen el poder suficiente para poner en riesgo las actividades de los narcotraficantes, pero al mismo tiempo la capacidad para protegerlas”.

De ese tamaño es el entuerto. De acuerdo a la PGR, el poder corruptor del narcotráfico tenía en su estructura a prácticamente todas las personas involucradas en la seguridad pública de 13 municipios (“ponían y quitaban a los jefes de la policía”, dijo Tomás Zerón, responsable de inteligencia criminal en enero pasado). Entre tanto control, controlaban Iguala y Cocula. En este caso, desde el Alcalde hasta los policías, pasando por un director de seguridad y jueces de barandilla. Así, como suena. Pero resulta que tremenda organización criminal, con tal capacidad de coordinación y exposición pública operaba sin que nadie en la PGR o en la Sedena lo supiera. O, si lo sabían, no hicieron nada.

Cuando todo estalló, quisieron reducir el problema a la mentada debilidad de las policías locales. ¡Sorpresa! La delincuencia organizada es un delito de competencia exclusiva de la Federación. ¿Qué hacían los responsables de investigar a dichos grupos, mientras Iguala –con todo y un cuartel militar ahí metido- se llenaba de muertos y desaparecidos? ¿Y la inteligencia militar? ¿Dónde estaba la SEIDO? ¿Qué hizo el CISEN?

Hoy, el gobierno federal acusa a los Abarca de todo y de lo peor. Esos mismos que mientras más poder acumulaban, más negocios ilícitos hacían y más gente mataban (algo que oficialmente reconoció saber el CISEN), se coordinaban, se reunían y hasta se tomaban fotos con autoridades militares y civiles (incluido el propio Presidente de la República).

Lo que destapó el caso Iguala es por demás delicado. El batidillo embarra en primer término al PRD, pero la situación es prácticamente generalizada. Aunque la clase política se empeñe en tratar con mezquindad el asunto, lo cierto es que estamos frente a problemas estructurales e insertos en el sistema.

Mañana continuaré, a partir de estas ideas.

*Nota a las y los lectores. Este artículo apareció originalmente el 10 de septiembre a las 10:47 am con otro título. El cambio busca reflejar mejor el amplio contenido y la profundidad del texto (en sus dos entregas). Esta es una virtud de nuestros tiempos: podemos ajustar y corregir, pero también dejar registro explícito de los cambios para una comunicación honesta con los lectores.

Miguel Pulido

Miguel Pulido es abogado. Ha sido director de Fundar, profesor en la Universidad Iberoamericana y visitante en la Universidad de Yale. Actualmente participa en Antifaz (www.antifaz.org.mx) un proyecto que busca abordar críticamente los asuntos públicos, las élites políticas y las dinámicas de poder.

Temas relacionados:
Ayotzinapa
SOCIEDAD


    Contenido Relacionado


  1. Ayotzinapa: El qAyotzinapa: El quinto autobús, ignorado y ocultado por la PGR (Reportaje)Ayotzinapa: El quinto autobús, ignorado y ocultado por la PGR (Reportaje)
    septiembre 9, 2015 7:54 am
  2. expertExpertos de la CIDH visitan Normal de Ayotzinapa; “su presencia es un tanque de oxígeno”: normalista
    septiembre 8, 2015 2:07 pm
  3. dipusProponen declarar el 26 de septiembre como Día Nacional contra la Desaparición Forzada
    septiembre 8, 2015 1:05 pm
  4. “Sáquenme de aquí, no aguanto más”… la intervención del Ejército en Iguala
    septiembre 8, 2015 10:25 am
  5. cidhPGR debe evaluar qué otros destinos pudieron haber tenido los normalistas: expertos en CNN
    septiembre 8, 2015 9:00 am
  6. SAMSUNG“Mamá, me puede poner una recarga, me urge”, el último mensaje de un normalista
    septiembre 8, 2015 7:57 am
Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre