Huelga nacional en Argentina vs crisis económica
Los principales sindicatos de trabajadores del país realizaron el paro para exigirle al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner que de soluciones ante la crisis económica.
Huelga 1

Argentina padeció este jueves una huelga nacional que paralizó la mayoría de las actividades del país y que desató una fuerte polémica entre sindicalistas, partidos de izquierda y el gobierno. Trabajadores exigen soluciones al gobierno por la crisis económica derivada de la inflación.

La Central General de Trabajadores (CGT) calificó el paro como “un éxito”, ya que se adhirieron millones de trabajadores, pero el gobierno denunció que no fue una medida generalizada y que respondió más a intereses opositores que a verdaderas demandas laborales.

Los sindicalistas se desligaron de los bloqueos de autopistas que realizaron los partidos de izquierda Polo Obrero y Partido Socialista, que impidieron el acceso a la capital y provocaron incluso connatos de enfrentamientos entre manifestantes y policías.

“Los ‘piquetes’ (bloqueos) corren por cuenta de sectores no representados por los gremios convocantes”, afirmó el dirigente sindical Juan Carlos Schmid.

Mientras políticos izquierdistas y sindicalistas se enfrentaban verbalmente, los principales referentes de la oposición, Mauricio Macri y Sergio Massa, reconocieron que la jornada de protesta tenía más tintes partidarios que laborales.

El paro fue impulsado por Hugo Moyano, dirigente de la CGT opositora, ya que esta central está dividida y hay un sector que adhiere a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y que no se sumó a la protesta.

Moyano fue un firme aliado del kirchnerismo hasta el 2011, cuando rompió con la mandataria, inconforme por el reparto de candidaturas en las elecciones legislativas de ese año.

El dirigente es un enemigo peligroso para el gobierno porque, como controla el sindicato de camioneros, puede paralizar por completo el transporte, con consecuencias como desabastecimiento de alimentos y combustibles, por ejemplo.

A diferencia del paro que Moyano impulsó el año pasado y que tuvo escasa adhesión, ahora sí se dejó sentir en todo el país, ya que las principales ciudades registraron escasa actividad.

En Buenos Aires no hubo servicio de trenes, metro, autobuses urbanos ni de larga distancia, no hubo recolección de basura y aunque las escuelas sí abrieron, hubo escasa concurrencia de estudiantes.

A nivel nacional no hubo camiones de larga distancia ni de ningún tipo de transporte, desde alimentos hasta caudales de dinero y combustibles, además de que los puertos permanecieron cerrados.

Sin embargo, fue evidente que hubo maniobras para obligar a los trabajadores a sumarse a la huelga, como en el caso del metro, en donde las vías fueron bloqueadas con diversos objetos para impedir la circulación de los trenes.

(Con información de Notimex)



Temas relacionados:
Argentina
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]