Muertes sin aclarar en mayor hidroeléctrica de Ecuador
Multinacional china, presente en varios países de América Latina, enfrenta reclamos por la muerte de obreros en la mega construcción que se adelanta en este país.
Esposos Moya Rumipamba afuera de FiscalÌa de El Chaco, cantÛn de Napo (lugar est· a dos horas del proyecto Coca Codo Sinclair). Sinohydro Jonathan Palma 9/12/2015
Esposos Moya Rumipamba afuera de FiscalÌa de El Chaco, cantÛn de Napo (lugar est· a dos horas del proyecto Coca Codo Sinclair). Sinohydro Jonathan Palma 9/12/2015

Por Jonathan Palma para El Universo / Ecuador

La empresa Sinohydro, presente en más de 60 países de Asia, África, Europa y América Latina, ha sido señalada por deficiencias en las condiciones laborales por lo que ha enfrentado 70 procesos judiciales entre 2012 y 2015 por reclamos presentados por ex empleados. En la región, el caso que la ha puesto en el centro de la polémica fue a raíz de la muerte de 14 trabajadores (11 ecuatorianos y 3 chinos) que hacían parte de la construcción de la gigantesca hidroeléctrica Coca Codo Sinclair.

La compañía asiática fue contratada por Ecuador para construir este proyecto, que se desarrolla entre Napo y Sucumbíos, cerca de la frontera con Colombia, y hoy es demandada por daño moral por familiares de tres de los obreros perecidos en la explosión. Cada familia exige el pago de tres millones de dólares por indemnización. “Las condiciones en la compañía fueron más malas que buenas, la alimentación, a los trabajadores los maltrataban los amigos chinos, el idioma que no se les entendía (…) a gente obrera hasta les pegaban”, dijo Héctor, quien trabajó como conductor para Sinohydro y denunció para este reportaje reproducido por CONNECTAS las inadecuadas condiciones de trabajo a la que estaban sometidos los obreros que trabajaban en el proyecto.

Pero más allá de la indemnización buscan saber la verdad de lo que pasó y que haya justicia. Luis Moya, Lidia Shiguango y Amelia Chongo, familiares de las víctimas, aseguran que se había advertido los riesgos por las filtraciones de agua que hubieran podido evitar la tragedia del 13 de diciembre de 2014, cuando una sección de la tubería de presión número uno de la hidroeléctrica colapsó. Moya añade que incluso personal de la empresa que supervisa los trabajos ordenó que se repararan “todos esos daños”. Un obrero que se salvó de morir esa noche porque se negó a entrar al túnel también señala que hubo varias advertencias por el peligro en el área, pero que los jefes de nacionalidad china los obligaban a trabajar bajo esas condiciones.

Sin embargo no logran ninguna respuesta ni del alto gobierno ni de la Fiscalía de ese país. Al día siguiente de la tragedia, los ministros de Sectores Estratégicos y de Electricidad, inspeccionaron la zona y anunciaron una comisión que iba a investigar y presentar un informe del que aún no se tienen noticia. Por su parte, Luego de seis meses de la tragedia, una fiscalía local solicitó el archivo del proceso –abierto por la presunción de homicidio culposo– por considerar que el “hecho no constituye delito” y que su decisión se basó en un informe pericial que determina que los hechos se produjeron “por causa natural”. El 11 de agosto pasado, el poder judicial archivó la causa.

La tragedia no sólo ha generado un debate con los familiares de las victimas, también parte de la Asamblea Nacional de este país impulsó acciones para conocer las condiciones laborales de la obra. Tanto que en su momento un grupo de legisladores acudió a la construcción y escuchó las denuncias de los trabajadores:“Pedimos igualdad entre el trato que nos dan con el que reciben los chinos (…). Hay afectación pulmonar por las condiciones del lugar de trabajo (…), existen dos tipos de mascarillas, una para ecuatorianos y otra para los chinos Yo soy soldador y en ocasiones se me ha obligado a trabajar en condiciones extremas, lleno de agua, que me ha cogido corriente (…)”. Estas denuncias constan en un informe que elaboró la comisión legislativa.

En la construcción, las obras fueron objetadas por el ingeniero Patricio Enríquez, quien laboró en la Dirección técnica de las actividades de construcción de la hidroeléctrica y envió cartas al presidente de Ecuador Rafael Correa, en abril y mayo de 2012, para informar sobre “la grave situación en la ejecución” de Coca Codo Sinclair a causa de “incumplimientos del contratista chino” que –a su criterio– estaban afectando esta construcción. “Carencia de diseños definitivos y aprobados para la construcción de las obras, falta de programación para la ejecución de las actividades, inexistencia de personal clave calificado, desconocimiento de las normas de seguridad industrial y de higiene, etc.”, señaló el ingeniero.

Lidia, viuda de Bayron Shiguango, también pide respuestas: “Yo hasta ahora no sé cómo falleció mi esposo (…). Es extraño, querían acabar esto rápido”. Y Amelia, la viuda de Ramón Aguinda, exige justicia: “Hasta ahora yo sufro (…). Ahí los maltrataban”. Las 11 familias afectadas recibieron 60 mil dólares de un seguro de vida por cada obrero. También se les entregó la liquidación laboral. Pero Moya, Shiguango y Chongo no aceptaron el finiquito.

El pedido de una esclarecimiento total de los hechos, de una respuesta judicial satisfactoria del Estado ecuatoriano y de una compensación económica mayor por las muertes es el motor de las tres familias que no dan por cerrado este caso que aquí se presenta con más detalle.  

*Esta investigación fue realizada por Jonathan Palma para El Universo de Ecuador en el marco de la Iniciativa para el Periodismo de Investigación en las Américas, del International Center for Journalists (ICFJ) en alianza con CONNECTAS.

ban



Temas relacionados:
América Latina


    Contenido Relacionado


  1. mediosAcabar con el mensajero
    mayo 3, 2016 4:38 pm
  2. ortega-chavezHoyo negro de los petrodólares venezolanos queda en Centroamérica
    abril 27, 2016 5:25 pm
  3. “Operación Neymar”: desmantelan red de lavado de dinero“Todos en la cama- Colombia” # PanamaPapers
    abril 7, 2016 8:17 pm
  4. casita empresa de papelEmpresarios de papel
    abril 6, 2016 7:52 am
  5. Sepur Zarco FOTOGuatemala: justicia, 30 años después
    marzo 1, 2016 6:14 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre