¿Por qué ejecutan a Ramiro Hernández en Texas?
La defensa de Hernández ha hecho uso de todos los recursos a su alcance, incluso han enviado una carta al gobernador del estado, quien puede otorgarle el perdón al mexicano y así detener la ejecución de último momento.
(Reforma)

Ramiro Hernández-Llanas será ejecutado este miércoles en Texas, pues el último recurso para que eso no suceda es que el gobernador del estado, Rick Perry, le otorgue el perdón.

Está acusado del homicidio del estadounidense Glen Lich, dueño de un rancho en Kerreville, Texas, en donde Ramiro trabajaba como carpintero.

Lera Lich, esposa de Glen, contó los detalles del asesinato. Dijo que los hechos sucedieron la noche del 14 de octubre de 1997 dentro del rancho. Además, el mexicano está acusado de la violación sexual a una mujer.

Fue sentenciado a muerte en febrero del 2000. Y este 9 de abril, 14 años después de que ocurrieran los hechos, Ramiro recibirá a la muerte mediante la inyección letal en la cámara de ejecuciones de Huntsville, en Livingston, Texas.

Hernández se convertirá en el décimo mexicano en ser ejecutado en Estados Unidos, desde que este país reactivo la aplicación de la pena de muerte en 1976.

La defensa de Hernández, ha tratado de agotar todos los recursos posibles, incluso han pedido que se revise de nueva cuenta el caso y se escuchen los nuevos argumentos en una audiencia.

Sin embargo el lunes, la Suprema Corte de Justicia rechazó tramitar otra apelación interpuesta por los abogados de Hernández, quienes han argumentado que el mexicano tiene retraso mental y debe recibir ayuda.

Sheri Lyn Johnson, abogada del mexicano, mandó una carta al gobernador Perry en la que dice que la ejecución está condicionada por dos evaluaciones “ignorantes y racistas”.

En la misiva acusó a los doctores Richard Coons y James Grigson de realizar una farsa para condenar al prisionero a muerte.

El doctor Coons fue el perito que otorgó el certificado en el que afirma que Hernández no tiene ningún retraso mental a pesar de las pruebas que demostraban lo contrario. Para Johnson, la evaluación se fundamentó en total ignorancia y con racismo estereotipado sobre la gente de México.

“Coons no habla español, no conoció a Hernández, nunca realizó un test de inteligencia y ni siquiera fue capaz de citar la definición de retraso mental (cuando se le preguntó durante el juicio)”, indicó.

En cambio, el doctor diagnosticó los problemas del mexicano como propios de su entorno cultural y no de alguien que tiene retraso mental.

Los síntomas que indicaban retraso mental son: problemas de higiene, de comportamiento, además de dificultades para aprender o llevar a cabo operaciones sencillas.

En la carta se incluyó la cita del informe que entregó el doctor Coons, en febrero del año 2000.

“(Los de su entorno cultural -mexicanos-) suelen tener un bajo estatus económico, poco éxito, habilidades sociales escasas, uso exagerado de sustancias y altos niveles de comportamiento criminal”.

También fue decisivo el testimonio del médico James Grigson, quien certificó que el mexicano representaba “un peligro para la sociedad”.

La abogada Johnson señala que este tipo de peritajes han quedado desacreditados en los últimos años.

Ambos médicos (Coons y Grigson ) han quedado totalmente desacreditados (en causas posteriores a la de Hernández) frente a las cortes de Texas”, dijo Johnson.

“Matar a un hombre basándose en sus poco profesionales y poco científicos métodos sólo avergonzaría a Texas”, resalta en la carta, que tiene por objetivo frenar la ejecución, lo cual ya es poco probable. 

(Con información de Reforma)



Temas relacionados:
Estados Unidos




    Contenido Relacionado


  1. Ejecutan este miércoles al mexicano Ramiro Hernández, en Texas
    Abril 9, 2014 12:10 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]