Violencia no se justifica con silencio y respuestas a medias: Alejandra Ancheita
Se necesitan investigaciones apegadas a los estándares de derechos humanos, además de una sanción para los responsables y reparación del daño, dijo la ganadora del Premio Martin Ennals para Defensores de los Derechos Humanos.
Alejandra DH 1
(Foto: ProDESC)

Los actos de violencia en Tlatlaya, Estado de México, e Iguala, Guerrero son los dos últimos ejemplos más claros de la falta de una respuesta efectiva y contundente del gobierno mexicano, la cual no se puede justificar con el silencio ni con respuestas a medias, indicó la abogada Alejandra Ancheita, ganadora del Premio Martin Ennals para Defensores de los Derechos Humanos.

En entrevista para Noticias MVS primera emisión, Ancheita señaló que con urgencia se debe atender la situación y dar respuesta pronta en estos casos; en el primero, aceptar que hubo participación del Ejército en el caso Tlataya es un primer paso pero no suficiente.

Sostuvo que debe realizarse una investigación apegada a los estándares de derechos humanos, además de una sanción para los responsables y reparación no sólo para las víctimas sino para la sociedad, dijo.

La también fundadora y presidenta de la organización ProDESC  comentó que el premio que le fue otorgado es una muy buena noticia para el trabajo que realiza el equipo.

El trabajo realizado por Ancheita y ProDESC es en las comunidades indígenas, en las que se defienden sus tierras y sus derechos laborales.

Ancheita enfatizó dos casos que dio seguimiento: el primero es del núcleo ejidal La Sierrita en Durango, donde se defienden las tierras frente a una empresa transnacional canadiense que no está respetando a la población.

También habló de una comunidad zapoteca en el Istmo de Tehuantepec en la que se están violando derechos de los habitantes con la construcción de un parque eólico por parte de una compañía transnacional de España.

Señaló que estos dos casos están creando un precedente en la defensa de derechos económicos, sociales y culturales en las comunidades. Así se apoya el proceso de fortalecimiento de los titulares de las tierras, para que ellos dicten la estrategia de defensa y los cambios que quieran para sus comunidades.

Ancheita también contó que fue sujeta a una serie de dichos difamatorios en torno a su trabajo, lo cual parece que ha sido una tendencia también con otros defensores, especialmente contra defensoras de derechos humanos en México

La práctica de la difamación se viene convirtiendo en una práctica de violencia que atenta contra la seguridad, aseveró.



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre