Documento: La carta manuscrita de Salazar Mendiguchía a Sabines
Durante su estancia en la cárcel, en una misiva, el ex gobernador chiapaneco asegura no tener rencores con su antecesor, y descarta deseos de venganza.
Documento: La carta manuscrita de Salazar Mendiguchía a Sabines
(Foto: Cuartoscuro)

Durante el año que permaneció en prisión, el ex gobernador de Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchía escribió una carta a su antecesor, Juan Sabines, derivada de un acuerdo político con el que pacto su liberación en noviembre de 2012.

En entrevista con Noticias MVS primera emisión, el pasado 5 de agosto, el ex mandatario estatal explicó el pacto para que pudiera salir del penal El Amate. Pidió que se liberara a todos sus compañeros presos injustamente y la liberación de propiedades que habían asegurado y efectivamente empiezan a salir con la condición de que firmaran un documento donde se comprometían a no demandarlo ante ningún tribunal nacional o internacional.

En esa charla, Salazar Mendiguchía, recién afiliado al Partido de la Revolución Democrática, explicó que durante su estancia en prisión, escribió una carta a Sabines.

A continuación, la transcripción de la carta:
Juan:

Celebro que en el último tramo de tu administración hayamos alcanzado, al fin, una coincidencia: cerrar de una vez por todas el capítulo de la confrontación que nos enfrentó durante tu gobierno.

Esta decisión traerá sosiego a más de 54 familias que desde junio del año pasado lo perdieron. Me queda claro que en toda negociación, ni las ganancias ni las pérdidas pertenecen a una sola de las partes.

En este caso, si bien es cierto que la justicia federal consideró tanto mi inocencia como la de mis compañeros en los procesos emblemáticos, también es cierto que la llamada “mesa de reconciliación” hizo su parte para abonar a la solución definitiva.  En mi experiencia como coadyuvante del diálogo celebrado entre el gobierno federal y el EZLN, los zapatistas me enseñaron una fórmula inteligente: “aunque hayan pérdidas en la negociación, hagamos todo para aparecer como ganadores”, nos decían.

Esta pauta merece aplicarse al caso. ¿Que tengo agravios?, ¡ por supuesto!, y muchos; ¿que mi imagen fue lastimada?, claro que lo fue; ¿que el daño alcanzó también a mi familia?, es público. Sin embargo, y a pesar de ello, por el fin de cientos de personas bajo sufrimiento, he decidido dar vuelta a esta página y poner punto final.

Lo hago sin rencores ni apetito de venganza o revancha. Mi fortaleza espiritual me ha permitido sanar de esas heridas. Por eso escribo esta carta para darte la seguridad de que no habrá desquite. Renuncio -y en ello empeño mi palabra y mi honor- a cualquier legítimo derecho que me asista para acudir a los tribunales a exigir reparación de daños.

No lo haré, te lo afirmo y te lo firmo. Sólo te pido que consideres a mis compañeros que perdieron mucho. Quédate con la tranquilidad de que no invertiré mi energía en litigios contra el pasado. Cerrados mis expedientes, ¿qué te ofrezco y qué no? Ofrecerte que seremos amigos sería un acto de aborrecible hipocresía que no estoy dispuesto a cometer. Te ofrezco, eso sí, que no seré tu enemigo. Bórrame de tu lista y cuídate de otros.

Éste es mi punto final.

Te deseo éxito en tu nueva vida, y, bienvenido al club de los ex gobernadores.

Atentamente.

PD. Alguna vez te dije que con frecuencia, en política, el mensaje es el mensajero. Al no aceptar a nadie más que a mi propio hijo Pablo como mi único representante, te envié también un mensaje: viene de lejos como lejos llegará.

Así luce la misiva escrita por Pablo Salazar Mendiguchía



Temas relacionados:
Corrupción
Estados
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre