‘La Catrina’ se despide de Chavela con homenaje de muerte florida
De Chavela Vargas, se dice que caminaba pistola en mano por las principales calles de Ciudad de México, que tenía afición a la bebida y tuvo cercanía con grandes artistas nacionales e internacionales. Sin embargo, la mejor forma de conocerla es a través de lo que la hizo grande, su música, las canciones que la posicionaron como "la pionera del género ranchero".
La cantante Chavela Vargas recibió un homenaje de cuerpo presente en el Palacio de las Bellas Artes. (Foto:Daniel Gallardo)

Hay personas que trascienden y sobreviven a la muerte y Chavela Vargas es una de ellas.

‘La dama del poncho rojo’, como le puso Joaquín Sabina,  está viva en los corazones de familiares y amigos, en su voz pasional y privilegiada, en sus palabras simbólicas, románticas, desgarradoras, que constituyen un legado, parte del patrimonio artístico mexicano.

Una fila inmensa de admiradores de Chavela se congregó este martes en el exterior del Palacio de Bellas Artes.

Hasta ahí arribó el féretro de la cantante cubierto por un poncho (jorongo) blanco y rojo. En el lugar se podían observar mujeres y hombres de todas las edades, nacionalidades y estados de la República, personas que cargaban un periódico del lunes 6, que informaba de la muerte de Chavela.

Que la Catrina viniera por ella no le daba miedo, en vida fue una mujer fuerte, ella creía que llegado el momento “trascendería”, que llegaría al lugar donde fue feliz, con aquellas personas a quienes amo de corazón y se  despidió como los grandes artistas, abarrotando el Palacio de Bellas Artes.

La muerte en México es una muerte florida, la catrina vino en el recinto a rendirle homenaje impregnando el lugar con olor a gardenias, flores que llevaban algunos de los admiradores de Chavela.

También se pudieron observar los colores del arcoiris, cuando la comunidad lésbico-gay posó unos momentos su bandera frente al ataúd de la intérprete.

Su homenaje estuvo lleno de emociones encontradas. Algunas personas lloraron al escuchar la canción de La llorona interpretada por Lila Downs, Tania Libertad y Eugenia León, y la catarsis ocurrió cuando personas ovacionaron las canciones famosas de Vargas, a las que gritaron: “Chávela , Chávela, ra, ra, rá“ y el  grito colectivo que decía “Viva Chavela , Viva México”.

Frida Kahlo también estuvo presente. Primero cuando la directora de Bellas Artes parafraseó a Kahlo diciendo “Regalo que le cielo me envía”, para agregar que la cantautora aportó una nueva forma de hacer la canción mexicana; segundo cuando mujeres vestidas similar al igual que pintora repetían las canciones de ‘La Vargas’.

La reunión en Bellas Artes fue un festejo porque en este país no se llora ni se olvida, se recuerda, por la muerte de los difuntos amados y por nuestra muerte, ya que sólo estamos de paso y la vida es un instante.

De acuerdo con el último deseo de la cantante,  el cuerpo de Vargas será incinerado y sus cenizas esparcidas en el cerro Chalchi, en Tepoztlán, considerado por los lugareños como uno de los espacios mágicos, en el que  las personas creen llenarse de energía y misticismo, al que Chavela le dedicó un día una canción llamada “María Tepozteca”.

 

.



Temas relacionados:
Cultura
Música


Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]