Autor de masacre en iglesia de Texas abrió fuego banca por banca
El agresor disparó al menos 450 proyectiles al grito de "¡Todos mueren!".

Devin Patrick Kelley, el hombre que mató a 26 personas en una iglesia bautista en la comunidad de Sutherland Springs, al sureste de San Antonio, recorrió banca por banca buscando víctimas y disparó a quemarropa a bebés, de acuerdo a testigos que sobrevivieron a la masacre, la mas grande registrada hasta ahora en Texas.

Roseanne Solís y su esposo, Joaquín Ramírez, se encontraban el pasado domingo entre los feligreses que acudieron al servicio religioso de la Primera Iglesia Bautista en Sutherland Springs, cuando Kelley disparó un rifle automático contra la congregación.

En entrevista con la estación de televisión KSAT-TV de San Antonio, la pareja describió cómo se desarrolló la violencia dentro de la iglesia.

Ramírez, quien fue alcanzado por fragmentos de metralla, dijo que Kelley ingresó a la iglesia y primero disparó a los encargados de la cámara y el audio del servicio, antes de avanzar por el pasillo central hacia los que estaban en el estrado.

Solís, quien recibió un disparo en el hombro, dijo que por un momento, el atacante pareció detenerse, los fieles pensaron que la policía había llegado para enfrentarse al pistolero. Pero luego Kelley grito: “¡Todos mueren!” y comenzó otra ronda de disparos.

“Los bebés lloraban, y cuando lloraban, un: Rat-tat-tat-tat”, dijo Ramírez en español, explicando que cuando los bebés lloraban, el pistolero les disparaba a quemarropa.

Ramírez le dijo a KSAT que hizo contacto visual con Annabelle, la hija de 14 años del pastor Frank Pomeroy, quien estaba llorando pidiendo ayuda. Dijo que le hizo señas con el dedo para que se callara porque Kelley estaba separando a los sobrevivientes. Más tarde la adolescente fue encontrada entre los muertos.

La pareja narró que ambos sobrevivieron al tirarse al suelo haciéndose pasar por muertos. Otras 20 personas resultaron heridas.

Los investigadores recogieron en el lugar al menos 15 cargadores de bala vacíos, cada uno de ellos con capacidad de 30 balas lo que sugiere que el agresor disparó al menos 450 proyectiles.

Kelley, de 26 años de edad, murió luego de huir de la iglesia tras ser confrontado a balazos por un residente de Sutherland Springs, que logró lesionarlo, cuando este huía del lugar a bordo de una camioneta deportiva marca Ford.

El residente pidió la ayuda de un automovilista que pasaba por el lugar y ambos salieron en persecución del sospechoso.

Mientras huía, Kelley se comunicó por teléfono con su padre a quien le notificó de los hechos y le dijo que” no creía que el pudiera librarla”. Las autoridades confirmaron que Kelley se suicido, aunque no se aclaró si lo hizo antes o después de que su auto saliera de la carretera y se estrellara.

Kelly no tenía licencia para transportar armas, pero habría adquirido el rifle que utilizó para perpetuar la masacre y al menos otras tres pistolas de manera legal, luego de que la Fuerza Aérea de Estados Unidos no colocara en una base nacional de datos que había sido procesado y sentenciado a un año de reclusión por cargos de violencia domestica.

Devin Kelley se escapó de hospital de salud mental 

Según un Informe de 2012 del Departamento de Policía de El Paso, obtenido por la estación de televisión WFAA de Dallas, Kelley “había sido sorprendido también escondiendo armas de fuego” en una base aérea.

El reporte indica que el 7 de junio de 2012, la policía de El Paso arrestó a Kelley en una estación de autobuses Greyhound, a unos cientos de metros de la frontera entre Estados Unidos y México después de que escapó del hospital Peak Behavioral Health Services, en la comunidad fronteriza de Sunland Park, al sur de Nuevo México.

En ese momento, Kelley enfrentaba una corte marcial por cargos de haber golpeado a su esposa y a su hijo en la Base Holloman de la Fuerza Aérea en Nuevo México, a unos 160 kilómetros al norte de El Paso.

No está claro cuándo Kelley fue confinado a la instalación de salud mental en Sunland Park.

Los agentes de la policía de Sunland Park, que buscaban a Kelley después de su fuga, dijeron a la policía de El Paso que Kelley “padecía trastornos mentales y tenía planes de huir” del hospital psiquiátrico y “tomar un autobús fuera del estado”, según el Informe de la policía de El Paso.

Los agentes de Sunland Park advirtieron también a sus colegas de Texas que Kelley “era un peligro para él y para otros porque ya había sido capturado escondiendo armas de fuego” en la Base Aérea Holloman y que Kelley “intentaba llevar a cabo amenazas de muerte que él había hecho a sus superiores”, señala el informe.

Cuando fue arrestado, Kelley no se resistió “ni hizo comentarios sobre hacerse daño a sí mismo” ni a otros, dice el informe. Los agentes de policía de El Paso entregaron a Kelley a la policía de Sunland Park, que presuntamente lo devolvió a las instalaciones psiquiátricas.

 

La Fuerza Aérea admitió este lunes que no habían informado al FBI de su condena por violencia doméstica, lo que debería haberle impedido comprar o poseer armas de fuego. (NTMX)



Temas relacionados:
Estados Unidos



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]