Sufre Piqué “La Furia” española (Artículo y videos)
El defensa central del Barcelona y la Selección de España es repudiado por su simpatía al separatismo catalán; llama al diálogo, pero sus argumentos no convencen.
(Foto: Twitter @jorge_h_g)

En la convulsa España de nuestros días, particularmente en Cataluña, la situación, en principio, está clara, como lo ha estado desde hace mucho tiempo: unos se quieren separar (rascarse con sus propias uñas y dejar de rascar la espalda del vecino) y otros no quieren que éstos se separen. Así de simple.

Luego están todos los argumentos políticos, económicos, jurídicos, sociales y culturales a favor y en contra. Unos lo tienen claro y toman partido con fanática determinación; otros, medianamente claro, dudan y se mantienen a la expectativa, y otros más no entienden nada, ni falta que les hace.

Lo único cierto es que las imágenes de la Policía Nacional y Guardia Civil aporreando a jóvenes y gente mayor en Barcelona, capital de la comunidad autónoma de Cataluña, formada además por las provincias de Geróna, Lérida y Terragona, durante el referédum independentista del 1-O (primero de octubre), declarado inconstitucional e ilegal, no han caído nada bien dentro y fuera de una España que se considera democrática y progresista, tras casi cuatro décadas de dictadura franquista.

Así de revuelto está el patio (como dicen los españoles). Y uno de los personajes atrapados en medio de la tormenta es Gerard Piqué (Barcelona, 2 de febrero de 1987). El defensa central le ha robado protagonismo a los actores principales de esta historia (Mariano Rajoy, Carles Puigdemont o el Rey Felipe VI) y está pagando los platos rotos.

Piqué Bernabéu (ironías de la vida) no ha ocultado su simpatía por la causa independentista en su natal Cataluña, algo que en su equipo, Barcelona, está en sintonía con la ideología de una entidad cuyo lema es “més que un club” (más que un club), pero que en el entorno de la Selección de España ha dado lugar a la crispación.

El zaguero barcelonista ha respondido, o por lo menos lo ha intentado, a sus detractores que no pierden oportunidad para coserlo a pitidos y cánticos adonde quiera que va. Y si bien sus reiterados llamados para priorizar el diálogo y respeto como la única vía para hallar puntos de acuerdo entre sus paisanos no admiten objeción alguna, lo cierto es que cuando explica su posición en el equipo español, defendiendo su legítimo derecho a tener y manifestar sus opiniones políticas, se adentra en terrenos tan resbaladizos que termina por caer en las incongruencias.

Más allá de ideas confusas, lamentable es el repudio de un sector de la afición española a uno de los baluartes del conjunto ibérico, así como las consecuencias que esta polarización y crispación social le pueda traer en su vida personal y familiar.

Entre tanto, España venció 3-0 a Albania este viernes en el Estadio José Rico Pérez de Alicante, para amarrar su boleto a la Copa del Mundo Rusia 2018, aunque tampoco en el feudo valenciano se olvidaron de reprochar a Piqué su simpatías por el separatismo catalán. 

banner-deportes






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a comentariosyquejas@aristeguinoticias.com