Dylan, Víctor Jara, Springsteen y otros protagonistas de la canción de protesta
El periodista Dorian Lynskey publica ‘33 revoluciones por minuto. Historia de la canción protesta’.
Dylan Victor Jara cancion protesta
(Malpaso).

Una forma de leer una época es a través de su música. En 1939 coincidieron Las Uvas de la ira de John Steinbeck, Lo que el viento se llevó, de Margaret Mitchell, la Gran Depresión, la Guerra Civil Española y el ascenso de Hitler en Alemania. Por aquel año también, en un pequeño club de Harlem, la entonces joven de 23 años, Billie Holiday cantaba ‘Strange Fruit’, tema sobre cuestiones más locales: la problemática de las comunidades negras en Estados Unidos.

Aquellas historias que entonces no cabían en los libros ni en el emergente cine, circularon en melodías de tres minutos. La música era ya, el vehículo mediante el cual circulaban los mensajes de los marginados. A decir del periodista Dorian Lynskey, fue con la propia Billie Holiday, con quien se empezó a articular la canción de protesta.

En 33 revoluciones por minuto. Historia de la canción protesta (Malpaso), el investigador hace un recorrido por la historia de un género que encontró eco en prácticamente todo el mundo. Su relato se centra en Estados Unidos e Inglaterra, con tres añadidos puntuales: Chile, Nigeria y Jamaica. Una vez perdonadas las omisiones, la investigación de Lynskey se puede leer como una suerte de historia reciente de la música popular en Occidente.

Las aportaciones de Woody Guthrie, Hank Williams y Pete Seeger, éste último acosado por el macartismo, y sin los cuales sería imposible entender a Bob Dylan o Neil Young, ponen en manifiesto los alcances sociales de una letra.

En Latinoamérica, Chile alcanzó un momento notable cuando a principios de los setenta, Salvador Allende consiguió la presidencia. El cronista musical por excelencia del momento fue Víctor Jara, quien desde la Peña de los Parra, encabezó un movimiento del que se desprendieron Quilapayún e Inti-Illimani. Jara como sabemos, murió asesinado el mismo día en que Pinochet tomó el poder por la fuerza.

Al norte del continente, Stevie Wonder compuso Living in the City, tema que una vez más puso el dedo en llaga y describió las dificultades de las comunidades afroamericanas para salir adelante en una ciudad como Nueva York.

Poco después, del otro lado del Océano Atlántico, en Inglaterra, los Sex Pistols y The Clash enarbolaron la bandera del punk para cuestionar a la monarquía y al status quo. El rock inglés ensimismado en el progresivo, el glam y el preciosimo, fue sacudido por John Lydon y Joe Strummer, éste último con mayores pretensiones intelectuales.

Strummer llegó a afirmar incluso que los Clash estaban allí para educar a los oyentes sobre lo que estaba sucediendo en Reino Unido, “La situación es demasiado grave como para festejarla”. Su frase resume paradójicamente los dilemas que implica tomar una postura política abierta por medio de la música.

“Es difícil escribir una canción de protesta sin que el resultado parezca moralista y algo esquemático. Tienes que mostrar a las personas una faceta de sí mismas que antes desconocían”, escribió en Crónicas, Bob Dylan, compositor que padeció las consecuencias del activismo musical gracias a temas como ‘Blowin’ the wind’ o ‘Masters of war’, su letra más radical a decir de Lynskey.

En el mismo galimatías se metió Bruce Springsteen cuando grabó ‘Born in the USA’, críptico cuestionamiento a la guerra de Vietman que envuelto en una melodía pop se prestó a la confusión. Ronald Reagan intentó usarla como instrumento a su favor y todavía hay quien piensa que es una canción pro estadounidense. Con él tiempo, el cantautor de Nueva Jersey ha tomado posiciones más firmes sobre la política de su país. Las alas conservadoras lo tildan de antipatriota.

Lo cierto es que después de la década de los ochenta, cuando proyectos como USA for Africa, Live Aid con Bob Geldof, o Sun City de Steve Van Zandt, el rock y el activismo hicieron fórmula con resultados contradictorios. El ejemplo más visible es Bono, líder de los irlandeses de U2. La saturación mediática de músicos dispuestos promover las buenas causas dejó de tener resonancia en los jóvenes de finales del siglo XX y principios del XXI. Los conflictos en Medio Oriente no motivaron la implicación de las nuevas generaciones de músicos de rock. Lynskey cita a Brian Eno: “Quizá quienes seguimos creyendo que tiene sentido implicarse en la acción política estemos pasados de moda. Quizá otros músicos piensen que el debate no conduce a nada. Y a veces estoy de acuerdo”.

El escepticismo lo manifestó a la perfección el líder de Oasis, Liam Gallagher, “Nadie va a escuchar a un cretino de Blur… Si nadie escucha siquiera a Bono”.

Durante la guerra en el Golfo Pérsico, Robert Del Naja de Massive Attack y Damon Albarn de Blur, recuerda el periodista, se sumaron a una manifestación que convocó a 400 mil ingleses para protestar contra la intervención militar en Medio Oriente. Firmaron peticiones, escribieron blogs y pegaron anuncios en los semanarios musicales destinados a concienciar a la población. Pero no escribieron una sola canción al respecto. “Se necesita un talento especial del que no creo estar dotado, para escribir una canción que te absorba sin mostrarte dogmático en el discurso”, dijo Del Naja.

La crónica de Dorian Lynskey llega hasta nuestros días y exhibe la forma en que la canción de protesta cayó en desuso. Como género no se
extinguió pero sí perdió credibilidad ante la apropiación que hizo de ella la voraz industria del espectáculo.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros
Música
SOCIEDAD


    Contenido Relacionado


  1. Entrevista con jose miguel tomasenaLas cárceles como metáfora social, en la primera novela de José Miguel Tomasena
    julio 6, 2016 2:45 pm
  2. Recordaran a Fogwill en bellas artesRecordarán a Rodolfo Fogwill en Bellas Artes
    julio 5, 2016 5:25 pm
  3. Ya circula la historia detras de Panama PapersYa circula el libro que cuenta la historia de ‘Panama Papers’
    julio 5, 2016 5:16 pm
  4. Florescano presenta nuevo libroEnrique Florescano presenta ‘¿Cómo se hace un Dios?’
    julio 4, 2016 5:28 pm
  5. Si te gustan los animales cuatro libros que no te puedes perder¿Te gustan los animales? 4 libros que no te puedes perder
    julio 4, 2016 2:58 pm
  6. El infierno de javier duarte primeroscapitulos‘El infierno de Javier Duarte’ #PrimerosCapítulos
    julio 3, 2016 10:51 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
La comunidad LGBTI se reune en el Ángel
El Frente Nacional por la Familia marcha en la CDMX
evodelmetal Eso de Metal
La comunidad gay ya espera a la #MarchaPorLaFamilia en el Ángel de la Independencia. https://t.co/UqIYWMQKv7
24 retweets 4 hours ago