Corrupción, Duarte y crimen (columnas políticas)
Analistas políticos escriben este miércoles sobre los instrumentos de este sistema para modificar la realidad institucional del país

Mauricio Merino, en El Universal:

“Sigo pensando que el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) es la reforma federal más audaz que se haya promulgado para comenzar a contrarrestar las malas prácticas de la administración pública mexicana. Cuando entre en pleno vigor, dentro de quince días, modificará el anquilosado sistema de responsabilidades que habíamos venido arrastrando por décadas; exigirá que se conozcan públicamente datos que hasta hoy se habían venido ocultando o entregando por gotas; y promoverá nuevas vías para que la sociedad se organice y participe activamente en el combate a la corrupción”.

J.Jesús Rangel, en Milenio:

La embajada de EU en México trabaja con instituciones mexicanas y organizaciones de la sociedad civil para desarrollar mecanismos contra la corrupción, aumentar la transparencia y que exista ‘juego limpio’ en las contrataciones públicas. El Departamento de Estado de EU destacó que se incluye la aplicación de mejores prácticas de gobierno. La USAID trabaja con la Secretaría de la Función Pública y Transparencia Internacional”.

Julio Hernández López, en La Jornada:

“A ese México, más injusto, más violento, con más impunidad y manipulación judicial, llegará Duarte de Ochoa, listo para cantar lo que la partitura electoral antimorena le indique, dispuesto a hacerse el carente de facultades mentales plenas cuando le convenga, sonriente y vacilador algunos días, filósofo tragicómico en otras”.

Raymundo Riva Palacio, en El Financiero:

“Urge sobre todo para el Presidente un rediseño de la estrategia para combatir el crimen, porque la debacle de la estrategia amenaza con devorar por completo los últimos meses de Peña Nieto en Los Pinos, y su principal carta –de acuerdo con las encuestas– para ser el abanderado del PRI para la elección presidencial de 2018, el secretario Osorio Chong, está tocado de muerte política“.

Pascal Beltrán del Río, en Excélsior:

José Luis Cuevas murió el lunes en un país que sigue siendo muy parecido al que describió en 1951, en pleno alemanismo. Algunos dirán que es porque sigue gobernando el PRI, pero esa es sólo parte de la razón. Las oposiciones políticas se han mostrado incapaces de romper con esa férrea ideología que el PRI construyó”.

Sergio Sarmiento, en Reforma:

“José Luis Cuevas era irónico, orgullosamente rebelde, se burlaba de los dogmas culturales. Le gustaba llamar la atención. Lo hizo desde los años cincuenta cuando muy joven dio a conocer su manifiesto La cortina de nopal”.

 







    Contenido Relacionado


  1. El canibalismo institucional contra el Sistema Anticorrupción: lo mejor de #AristeguiEnVivo
    Julio 4, 2017 3:28 pm
  2. Espionaje, particularmente grave, pero no quisieron pronunciarse en Sistema Anticorrupción: Peschard (Video)
    Julio 4, 2017 10:58 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]