Hay dos caminos para el gobierno: la línea dura o el respeto, dijo Camacho en CNN
"Siempre hay la capacidad de imponer una línea de fuerza, los gobiernos tienen esa fuerza pero la pregunta es si eso es lo más inteligente", señaló Manuel Camacho Solís en mayo de 2014.
(Foto: Karina Maciel)

Manuel Camacho Solís, quien negoció la paz con el EZLN en 1994 y falleció este viernes, lo sabía: hay dos caminos para el gobierno, uno es la “línea dura” contra los pueblos de México; el otro es el respeto.

En entrevista para Aristegui CNN, en mayo del año pasado, habló sobre el cambio de nombre del subcomandante Marcos a Galeano, luego de que el zapatista José Luis Solís (comandante Galeano) fuera asesinado.

Comentó que aún con este cambio de nombre en la dirección se debían respetar “los términos en los que están funcionando” las comunidades zapatistas actualmente, es decir, con autonomía.

Refirió que en el territorio zapatista en Chiapas “ni ha entrado el narcotráfico ni ha habido armas ni nada, curiosamente a lo esperado son zonas más seguras que otras partes de la República donde gobiernan con toda la fuerza del Estado mexicano”. 

“Si se mal interpreta esta transición (el cambio de nombre) y alguien tiene interés en buscar ganar territorio, en buscar de una vez someter estas organizaciones, de nuevo se va a cometer un gran error porque lo único que va a generar es más ingobernabilidad, más tensión. En todos los gobiernos siempre hay líneas duras y hay gente que siempre  cree que así se resuelven los problemas pero yo creo que hay que advertir que eso no va funcionar, como no funcionó entonces, ya está más que probado en la zona”, sostuvo.

“Siempre hay la capacidad de imponer una línea de fuerza, los gobiernos tienen esa fuerza pero la pregunta es si eso es lo más inteligente. Yo digo que incluso de los intereses del gobierno mexicano actual, el propio presidente de la república (EPN) sería un error que lo de Chiapas se pudra (la paz) o se vuelva de nuevo una zona de conflicto cuando lo que hay que hacer es mantener la distensión y en todo caso atender los problemas de seguridad que hay en la propia frontera sur, que son distintos a los del EZLN y atender otras zonas donde los conflictos sociales o los problemas de violencia siguen presentes”, abundó.

Camacho aseveró que “buscar alterar el status quo (con el EZLN) que hay en la región sería un gran error político… es mucho más inteligente abrir los cauces que cerrarlos”.

“Valdría hacer una revisión a fondo para que no vaya a ocurrir para que de repente lo que ha estado tranquilo, que es el estado de Chiapas, en este asunto en particular se empiece a descomponer, no es nada más un asunto de un crimen(el del profesor José Luis Solís “Galeano”), que un crimen es suficientemente grave, no es nada más un asunto de un cambio en el mando del EZLN sino es una nueva evaluación en donde se vuelve a presentar la disyuntiva: o lo resuelves por la vía del reconocimiento de esa realidades o empiezan de nuevo a crecer la actitudes prepotentes y la línea dura y creo que eso va a descomponer las cosas adicionalmente”, reflexionó.

No hay que experimentar, hay dos caminos, el de la línea dura… y el otro es el de respetar lo que ahí sucede”, concluyó.

Al hablar sobre el gobierno de Enrique Peña Nieto, en mayo 2014 refirió que “la situación económica no termina de mejorar, sigue habiendo tensiones en varias partes del país, la violencia no está controlada”.



Temas relacionados:
EZLN
México
SOCIEDAD


Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]