De Malverde a la Virgen de la Barricada, José Gil Olmos y los santos populares
El periodista publica ‘Santos Populares. La fe en tiempos de crisis’.
(Redacción AN/Grijalbo).

¿Cómo fue que José Fidencio de Jesús Síntora Constantino se convirtió en un santo con poderes sanadores? ¿Por qué Juan Soldado es el santo de las migrantes? Los primeros registros acerca de la Santa Muerte datan de 1797, pero cómo ha evolucionado su culto hasta llegar el punto de despertar la devoción de gente como “El mochaorejas” y Genaro García Luna. El periodista José Gil Olmos revista el culto a santos populares y vincula su presencia con la actual crisis social y política.

En paralelo a sus coberturas de fenómenos de violencia, el periodista del semanario Proceso, se ha dedicado a investigar a aquellas deidades que la Iglesia Católica no ha querido ni mirar. Resultado de sus indagaciones en Santos Populares. La fe en tiempos de crisis (Grijalbo). “En la actualidad vivimos una crisis estructural relacionada. No hay liderazgos, caudillos o políticos. La gente desconfía de los partidos y las instituciones vinculadas a la política; hay una crisis económica, religiosa y familiar también. El pueblo mexicano al ser profundamente devoto, busca un asidero al cual agarrarse, por eso la gente busca sus santos”.

El reportero compara el cisma social con la época de la Revolución, periodo a partir del cual surgió el culto a la Niña de Santa Cabora en Sonora o al Niño Fidencio en Nuevo León. “Hay una suerte de paralelismo entre las condiciones de la Revolución y el arranque del siglo XXI, en términos de crisis institucionales, por eso la gente encuentra una salida en la fe”.

La Secretaría de Gobernación cuenta con la subsecretaría de asuntos religiosos. ¿Cómo ubica a este tipo de ritos?

Ese despacho se encarga de ubicar a las asociaciones religiosas y les pide ciertas características: número de devotos, estructura institucional, declaración de impuestos. En el caso de los santos populares no hay estructura y no les interesa. Hay santos no obstante como Malverde, quien tiene una capilla. Otro caso curioso es el de los Marianos Trinitarios Espiritualistas, una iglesia mexicana nacida a finales del siglo XIX por iniciativa de un señor llamado Roque a quien se le aparece un santo que le asegura que el pueblo elegido por Dios ahora es el mexicano. A partir entonces funda la iglesia y elige a seis sacerdotes mujeres y hombres. De los doce sólo funciona una mujer en Veracruz, ella es quien les da estructura. La estudiosa Yolanda Tortolero, expone que la propia Secretaría de Gobernación había registrado a cerca de cinco millones de devotos.

 Varios de los santos que registra en su libro podrían ser considerados paganos…

Paganos en el sentido de la Iglesia Católica, pero al negarlos se niega asimismo. Recordemos que al principio todos sus santos eran populares y aclamados por la gente. Pasaron cinco siglos para darles estructura. Al principio sólo se reconocían a los aprobados por el Papa, posteriormente crearon una institución que estableció los requisitos para que sean beatificados y después santificados, es la vigente. Recordemos que recientemente la Iglesia Católica desconoció a San Jorge, porque era quien luchaba contra los dragones y pues los dragones no existen, por lo tanto no se le podía reconocer. Después rectificaron argumentando que el dragón es una metáfora del diablo y rectificaron. No se dan cuenta de que ese tipo de ritos culturales enriquecen su historia.

Los santos populares que usted registra provienen del catolicismo. 

Exacto. En el caso de la Santa Muerte el noventa por ciento son católicos. No tienen  problemas en rezarle a Jesús, la Virgen de Guadalupe y a la Santa Muerte.

Dedica capítulos a Emiliano Zapata, Benito Juárez y Pancho Villa…

Es extraordinario que en la psique social estos personajes icónicos en la historia se transformen al nivel de santos. Aquí hay una reacción ante la falta de respuesta de las autoridades y los santos oficiales. A Emiliano Zapata lo consideran el santo de las causas sociales, sería nuestro santo más vigente. Lo mismo sucede con Pancho Villa aunque tiene un sesgo amoroso, porque las mujeres les piden el regreso de sus maridos. A Juárez los políticos de Oaxaca le piden que los ayude a alcanzar sus ideales políticos. En cierta forma al gobierno federal les conviene este tipo de expresiones porque los fieles les piden salud, vivienda, seguridad, es decir, cosas que son un derecho. En lugar de irse por la ruta de la inconformidad se van por el camino de la fe.

Indican también un cambio en la estructura de valores porque al final en caso de Malverde o la Virgen de los Sicarios en Colombia, representan una fe a alguien que viola la ley.

Hay un sector de la población mexicana que vive en alto riesgo de muerte: los policías, soldados, delincuentes, narcotraficantes y los líderes del crimen organizado. Cuando agarran al Mochaorejas descubren que tiene un altar donde conviven la Santa Muerte, San Judas Tadeo y la Virgen de Guadalupe. Genaro García Luna, quien fuera secretario de seguridad pública con Felipe Calderón, tenía un altar en su honor y cada que iba a hacer un operativo importante le rezaba para que lo protegiera. A Malverde, muchos narcotraficantes le pedían por las cosechas y protección.

Hay también santos rebeldes como el Santo Niño de la APPO.

Son otras expresiones. Tanto la rebelión zapatista como el movimiento de la APPO, fueron movimientos sociales fuertes. En medio de la rebeldía está la fe. En Oaxaca transformaron a la Virgen de Guadalupe para crear la Virgen de la Barricada. Además acuñaron al Santo Niño de la APPO, a quien vistieron con una playera de los Pumas y un casco para protegerse de las pedradas. Los santos populares representan un enriquecimiento de la fe con expresiones distintas a las institucionales.

¿Así como surgen candidatos independientes ante el desencanto de los partidos políticos, este tipo de santos obedece a la falta de respuesta de la Iglesia?

Veo una jugada estratégica interesante. Cuando Andrés Manuel López Obrador crea su partido le pone Morena, que remite a la Virgen de Guadalupe. En México la religión ha estado presente en los grandes movimientos, así ha sido desde la Independencia hasta el movimiento zapatistas con la presencia de Samuel Ruiz e incluso en el movimiento de víctimas encabezado por Javier Sicilia, Raúl Vera y el padre Solalinde.

¿Este tipo de cultos son proporcionales al nivel de pobreza?

No necesariamente. La crisis nos pega a todos y cada quien tiene su religiosidad. Andrés Manuel López Obrador es evangélico. Felipe Calderón católico. Enrique Peña Nieto estudió en la Universidad Panamericana. Nadie escapa a la religiosidad. El culto a la Santa Muerte dio un salto histórico en 1996. El cambio se debió, según la investigadora Katia Perdigón, a la crisis económica. A partir del ‘error de diciembre’ mucha gente perdió sus ahorros y entre la decepción, la clase media volteó a la Santa Muerte.

Pero este tipo de santos también se presta para el lucro de la fe…

Así es. La religión es un gran negocio porque se lucra con la fe de la gente. En Tepatepec, Hidalgo recuperaron una calavera de alguien, la hicieron milagrosa y la familia de la casa donde la resguardan se ha enriquecido. En agosto se realiza una procesión similar a la de Chalma. Apenas descubren la necesidad de la gente empiezan a lucrar.

&libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros
SOCIEDAD




    Contenido Relacionado


  1. Proceso llega a la FIL con foro “El México de ayer, el México de hoy” (Foto)
    Marzo 4, 2017 2:56 pm
  2. La intolerancia de AMLO me da miedo: Guadalupe Loaeza (Video)
    Marzo 3, 2017 11:09 am
  3. Libros de la semana: Chomsky, Baricco, Žižek …
    Marzo 3, 2017 10:09 am
  4. Presentan La Biblioteca Constitucional
    Marzo 2, 2017 6:27 pm
  5. Libro devela construcción del aparato de inteligencia policiaco en México
    Marzo 2, 2017 6:22 pm
  6. ‘Me gustaría que mi literatura sonara a Rachmaninov’: Paola Tinoco #Letrasynotas
    Marzo 2, 2017 6:14 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]