‘Ni vivos ni muertos’, libro sobre el terror de las desapariciones forzadas: Mastrogiovanni en CNN
En el libro muestra “casos distintos, en lugares diferentes del país, pero tienen el elemento común de ser casos relativos a víctimas donde se ha demostrado que había una intervención del Estado”, dijo el autor.
CNN
(Karina Maciel)

En el libro Ni vivos ni muertos  sobre la desaparición forzada en nuestro país, “vemos que en realidad es una forma de aterrorizar a la población a través de esta práctica tremenda”, aseveró el autor de la obra Federico Mastrogiovanni.

“Me topé con un tema que no me esperaba, el eje central es tratar de entender, estaba trabajando con el tema de la migración y resultó que había muchos desaparecidos, me topé físicamente con este tema” por ello “decidí escribir este libro porque era demasiado grande este tema. Lo que se da en estos años es una aparente casualidad de las desapariciones forzadas, pasan desapercibidas y pasan como si fueran eventos individuales y casuales, en realidad cuando tenemos esta magnitud y nos remontamos a los orígenes de esta estrategia que tiene su origen en la Alemania Nazi”, dijo el periodista en entrevista para Aristegui CNN.

En el libro muestra “casos distintos, en lugares diferentes del país, pero tienen el elemento común de ser casos relativos a víctimas donde se ha demostrado que había una intervención del Estado”.

Como el de  Alan, “un caso muy penoso, desapareció en Cuernavaca el  24 de diciembre de 2001, en un barrio popular, se lo llevó un comando armado a Chilpancingo, lo desaparecieron dos veces, la primera vez se escapó, llega a un Ministerio Público de Chilpancingo le habla a sus papás, ellos van y cuando llegan, Alan ya no está. Seis meses después encuentran su cuerpo en Chilpancingo, ahí hay elementos de muchas desapariciones. Alan desaparece en un comando en el que estaban policías de Chilpancingo, y luego desparece de un Ministerio Público que es donde se supone que deberían protegerlo”, contó el periodista.

Ni vivos ni muertos, es la frase con la que el dictador argentino (Jorge Rafael) “Videla definía a los desaparecidos en 1979, era tal el cinismo que no le daba importancia a estas personas. Define la condición de estas personas y la percepción de sus familiares”, dijo Mastrogiovanni,

Comentó que en los años de la guerra sucia había un “esquema más claro y se podían identificar mejor las víctimas de las desapariciones, en este contexto es más complicado y difícil hablar de una junta militar que decide, hay muchos intereses y actores nacionales y trasnacionales para los que es funcional crear un clima de terror en el país para poder tener un control de ciertas zonas del país para poder en este caso explotar recursos naturales, ese es el eje central”.

El Estado entra como “el ente que debería de proteger a la población, y en el mejor de los casos por omisión, deja que esto siga pasando y no da las respuestas adecuadas”, aseveró Mastrogiovanni.

En la  intervención de una autoridad “como explican los tratados internacionales, como definen la desaparición forzada. La intervención puede ser por omisión, no es necesario que un policía o militar desaparezcan físicamente a una persona, basta la presencia o la omisión del Estado, de un Ministerio Público, funcionario, cualquier elemento del Estado de cualquier nivel para hablar de desaparición forzada”, acotó.

El periodista contó que “según personas que entrevisté,  muchas de esas son desapariciones forzadas porque el Estado debería de proteger a la población y en lugar de hacer esto en muchos casos no actúa, no interviene”.

Hay muchos cas de desapariciones de migrantes “los números que tenemos de los migrantes son aún más confusos del de los mexicanos, el tema de la desaparición tiene que ver con la trata de personas, con el trabajo forzado, con rescate y tienen que ver los grupos criminales de la delincuencia organizada, en muchos casos, pero no me enfoco en la parte de la droga, para mí la droga no es el problema principal”, indicó.

Ya que “la droga es uno de los temas, los temas de los recursos naturales y de la trata de personas y la prostitución, esos temas son muy vigentes y no se habla mucho de este aspecto, pero si consideramos el incremento de desapariciones forzadas en estados como Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, donde está la Cuenca de Burgos, u otros estados donde hay recursos de minería, de hierro, de oro, de plata, de agua. Ahí hay incrementos muy grandes de desapariciones forzadas y tiene sentido porque en todos los lugares donde se ha dado la desaparición forzada se manejaba este tipo de práctica para generar terror y poder controlar el territorio a través del terror, entonces tiene sentido que sea funcional para esto”, señaló Mastrogiovanni.

Enfatizó que “este un tema universal, cualquiera de nosotros que esté en una situación como la que está viviendo México, pero que han vivido otros países, debería sentir la necesidad de pedirle ayuda al actor institucional que debería protegernos a todos”.

Agregó que “basta ver cuáles son las consecuencias de las desapariciones forzadas, un territorio donde hay un índice de desaparición n muy alto, la sociedad está paralizad por el terror, por lo que es más fácil controlar, la gente no se puede organizar por el terror.

Aunque no hay cifras precisas, “se habla de cifras de entre 27 mil (desaparecidos), la más alta del 2013, ahora últimamente salieron otras cifras y ninguna de ellas es definitiva, ninguna de ellas es totalmente confiable, porque no se tiene un registro general federal de la desaparición forzada”, dijo.

El tema de la desaparición forzada, como lo definen los tratados internacionales que México ha firmado, “implica que es un delito continuado, entonces cada día se sigue cometiendo el mismo delito hasta que se encuentren las personas desaparecidas o hasta que se encuentre su cuerpo, en realidad no importa de qué sexenio estamos hablando porque puede ser el sexenio pasado, el antepasado o las desapariciones de los años 70, pero como es un delito continuado se sigue cometiendo, entonces las cifras son muy altas”, afirmó el periodista.

Mastrogiovanni comentó que “las organizaciones de familiares de víctimas, me han dicho que las autoridades se apoyan en ellas, a veces tienen que hacer ellos las investigaciones”.



Temas relacionados:
Derechos Humanos
México
SOCIEDAD
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Agustín Carstens dejará Banxico el 1 de julio de 2017.
Será gerente del Banco de Pagos Internacionales.