‘Creo que ya llegó la hora de que AMLO gane’: Paco Ignacio Taibo II
El escritor publica la primera entrega de su libro ‘Patria’.
(Redacción AN).

 Son poco más de las 11 de la mañana y no parece que Paco Ignacio Taibo II, unas horas antes estaba firmando libros en Torreón; tampoco que días antes estuvo en Neza, Italia y Francia. “Cuando quiero descansar escribo”, advierte. Patria (Planeta), su libro más reciente rebasa las mil páginas, razón por la que decidió fragmentarlo en tres y dar un espacio de dos meses entre un volumen y otro.

Cigarrillo en mano, el escritor se asume como un hombre de izquierda, hiperactivo y optimista. “Los pesimistas sufren antes, durante y después. Los optimistas sólo sufrimos después, es un problema práctico”, dice y enfatiza que ahora sí AMLO está en posibilidades de ser presidente.

Pocas palabras tan desgastadas como ‘Patria’, y ahora usted la usa para titular un libro…

Esa era la clave, ‘¿a qué no te atreves a llamarlo Patria?’, me dije a mí mismo. Una palabra usada, quemada, desgastada por políticos conservadores sin contenido. Precisamente la use por eso, para devolverle el brillo y lustre. Cuento cómo una generación de liberales construye a un país: tira a Santa Ana, arma la Constitución del 57, resiste la contrarrevolución, sobreviven a la Guerra de Reforma, aguantan la intervención tripartita, derrotan a Maximiliano. Catorce años de lucha continua.

En nombre de la patria se han hecho tantas cosas y no todas buenas.

Pues sí, pero ellos hicieron lo que había que hacer. Partí de una conversación tenida en el 68 con el poeta Otto René Castillo, quien decía: ‘Vámonos patria a caminar yo te acompaño’, desde aquel año se me quedó grabada la frase.

En tiempos de la globalización, hay quienes cuestionan los nacionalismos.

Hay nacionalismos chafas y otros verdaderos. Mi identidad nacional no me quita un ápice del internacionalismo que he defendido durante toda mi vida. Patria tiene la virtud de ir encima del regionalismo barato y rescata palabras gastadas como lo son también, honor y justicia.

¿Qué se forjó a nivel de Estado con esa generación?

Se forjó la idea de libertad, democracia, resistencia, orgullo y soberanía. Algunas de las ideas claves que han tenido continuidad a lo largo de la historia de México. Después de que se perdiera la Independencia con el Iturbidismo, luego las largas etapas de presidentes mediocres y la dictadura de Santa Ana, en el 54 la cosa empieza a mejorar y surge el movimiento de liberalismo rojo o puro, así se llamaban. Tenían 30 o 40 cabezas, quizá Juárez es el más reconocido al paso de los años, pero no tiene más importancia que la fuerza de Melchor Ocampo, Jesús Ortega, Escobedo, Guillermo Prieto, Riva Palacio, Ramírez, Santos Degollado, Leandro Valle, era una generación tremenda y fascinante. Gente con una entereza y capacidad de sacrificio inmensa.

Eran políticos y escritores con miras intelectuales distintas a los de ahora.

Eran todo: escribían, eran poetas, hacían discursos. Se convirtieron en militares por la fuerza de los hechos. ¿Dónde está la carrera militar de Escobedo? No la hay, era un combatiente de milicia y caballería. Zaragoza, empleado de una sastrería. González Ortega, tinterillo de un despacho de abogados que escribía poemas satíricos. Santos Degollado, conservador, sastre, excelente violinista de música purépecha.

Precisamente su libro aporta el tipo de detalles que humanizan a los personajes…

Esa es la clave de la historia narrativa. ¿Cómo demonios ser riguroso en la investigación y al mismo tiempo encontrar una forma de contar que atrape al lector y lo coloque en el terreno de los hechos? Si lo consigues se reapropiará de su historia nacional y al mismo tiempo tendrá una ventana con el presente.

Juárez es uno de los personajes con más peso en su libro. Algunos se lo pelean como tutor…

Yo no le quito el derecho a cualquier mexicano de identificarse con él. Lo único que pido es coherencia. Si eres juarista no metes la mano al cajón; por delante la honestidad republicana, así como el respeto al Congreso y a la Constitución; resistes la independencia nacional y no te arrodillas ante los gringos. El derecho de ser juarista es de todos, como también el derecho a odiarlo.

Además del laicismo…

El laicismo y la educación son claves. Aquella generación lo respetaba profundamente porque el clero se había apropiado de los bienes materiales; el ochenta por ciento de las casa habitación eran rentadas por el clero. Era obligado el laicismo, había que quitarles el fuero a los curas y a los militares. Al mismo tiempo era una generación preocupada por la educación. Nunca tuvo el dinero para ponerla en marcha porque eran gobiernos pobres, con militares republicanos sin zapatos.

Esta será la clave para que usted no se aburra…                                         

No me aburro para nada. Escribir el libro fue durísimo porque me lo aventé en una época donde la Brigada para Leer en Libertad estaba hiperactiva, colaboraba con Morena en mítines, y además le metía diez horas de escritura diaria. Dos años y medio tecleando, mil páginas.

Será buen ejercicio contrastar a esos políticos con los actuales.

Se contrastan solos, eso lo harán los lectores. La corrupción somos todos, dicen. Ni madres. Cincuenta ministros del gobierno de Juárez, ni uno solo acusado de corrupción.

¿Pero usted qué contraste hace?

No soy inocente, nunca lo he sido. No lo quiero ser. Yo llegué para ver cómo se desmorona la autocracia de este pinche país priista y panista. Quiero ver el día en que se suban a los aviones para que huyan al extranjero. Si puedo poner mi granito de arena, con gusto.

¿Le tocará verlo?

A fuerza, no les queda mucho. Ya se están desmoronando.

¿Es optimista?

Los optimistas somos un género particular. Los pesimistas sufren antes, durante y después. Los optimistas sólo sufrimos después, es un problema práctico.

No esconde en lo mínimo su simpatía por Morena…

De Morena y muchos más desde la izquierda y el pensamiento crítico.

¿Por qué es tan difícil unir a la izquierda?

Venimos de una tradición fragmentadora, que rompe en lugar de unir. Cuesta trabajo crear una cultura de la unidad, pero ahí vamos. Lentamente. El problema es ¿quién es de izquierda? Si me dices que tengo que compartir una caminata con uno de los Chuchos del PRD, no lo hago ni a rastras, hace mucho que dejaron de serlo.

Aunque se venden de izquierda.

Es problema suyo y de quien lo cree.

¿Javier Sicilia?

Lo quiero mucho y le tengo respeto. Muchas veces discutimos y descoincidimos, pero eso no quita el respeto.

 ¿María de Jesús Patricia, del Congreso Nacional Indígena?

Quiero un chingo a los zapatistas, pero no coincido con ellos en su propuesta. Les sigo teniendo un profundo respeto y si me piden que firme para registrar a su candidata con gusto lo hago, pero creo que no es su momento ni la alternativa para romper con el proyecto corrupto neoliberal.

¿Álvarez Icaza?

Lo respeto, pero me parece un candidato resta votos.

Todos le quitan votos a López Obrador…

Veremos, esta es una recta con bastantes curvas.

¿Ahora sí cree que ganará AMLO?

Creo que ya llegó la hora. Hay un mar de fondo donde esto se está expresando.

Comparemos, ¿en qué es diferente el AMLO de hoy, al de 2006 y 2012?

Le veo su inmensa capacidad de resistencia, su tenacidad, es infatigable y honesto a prueba cabal. Cada mes o cada dos meses no estoy de acuerdo con él, pero esto me parece menor en comparación de sus virtudes.

Su cercanía con el yerno de Elba Esther…

¿Cuál cercanía? Tal vez yo también tenga fotos con él porque en una plaza todo mundo se te acerca.

¿Y las recaudadoras?

Son una provocación de Yunes.

Pero cayeron…

Cayeron a medias porque no se ha demostrado que Andrés reciba algo de ese dinero.

¿Qué es ser de izquierda hoy?

Ayudar a cruzar la calle a una viejita. Tomar eternamente el partido de los pobres; tomar la defensa de nación como algo por encima de lo personal; la solidaridad; la lucha común por los derechos humanos de las minorías y las mayorías.

¿Ante las minorías no le falta ser más explícito a López Obrador?

Sí, yo quisiera eso también. Cuando lo veo le digo, pero mi capacidad de influencia es menor de lo que parece. Sin embargo, y a pesar de los pesares vamos avanzando poco a poco, y en un clima verdaderamente peligroso. Por eso es importante poner a discusión la república liberal.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros




    Contenido Relacionado


  1. La presencia de los nazis en Cuernavaca #PrimerosCapítulos
    Junio 4, 2017 5:23 pm
  2. Murió el escritor Juan Goytisolo
    Junio 4, 2017 9:53 am
  3. Libros de la semana: Vila-Matas, McEwan, Bef…
    Junio 2, 2017 9:35 am
  4. ‘Beren y Lúthien’, el libro inédito de Tolkien ve la luz
    Junio 1, 2017 5:37 pm
  5. ‘El rock es la máxima representación de libertad’: Loquillo #Letrasynotas
    Junio 1, 2017 3:07 pm
  6. 4 libros básicos acerca de Andy Warhol
    Junio 1, 2017 2:52 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]