Eusebio Ruvalcaba nos acerca a Beethoven
El escritor publica ‘Pensemos en Beethoven’, volumen donde confluyen la poesía y el relato.
(Secretaría de Cultura).

Antes de enterrar a Beethoven alguien se acercó a su cuerpo y cortó un puñado de cabellos. Cual pieza de colección, el mechón pasó de generación en generación dentro de la dinastía de Hiller, una familia de judíos alemanes. En la cúspide del nazismo, la familia recibió ayuda del médico danés, Alexander Fremming quien puso a disposición de los judíos embarcaciones para que huyeran de la persecución. En agradecimiento, los Hiller le obsequiaron parte del tesoro familiar: cabellos el músico.

Por razones económicas el regalo fue subastado y por azares del destino una muestra capilar cayó en manos de unos físicos que se pusieron a investigar las razones de la muerte del sordo de Bonn. El resultado del experimento de tintes forenses se dio a conocer en 2007: el compositor falleció por el exceso de plomo en su organismo. De hecho la presencia del mineral fue el origen de sus males, la sordera entre ellos.

¿Por qué el artista alemán despierta el interés de todo tipo de gente? En Pensemos en Beethoven (Ediciones Monte Carmelo) Eusebio Ruvalcaba (Guadalajara, 1951), hace una aproximación al personaje pero no desde la ciencia, sino a partir del influjo de sus aportaciones musicales en la experiencia humana. Es bien conocido, el conocimiento Ruvalcaba sobre el tema. Imparte cursos de apreciación musical, uno de mis pendientes es tomar alguna vez uno, que son bien valorados porque tiene la capacidad de relacionar melodía y armonía con el funcionamiento del alma.

El escritor usa a Beethoven para hablarnos de la soledad y el instinto de supervivencia ante la adversidad. Suena a chiste pero es un drama: el colmo de un músico es perder el oído. Aun así, el alemán siguió. “Dicen/ que Jesucristo le tuvo envidia./ Le envió la sordera/para silenciarlo./Pero no pudo./Mejor lo hubiera matado”, escribe el poeta.

Para Ruvalcaba la música es un bálsamo que a veces nos sacude hasta los huesos. “Gracias la sordera de Beethoven, los hombres escuchamos”, plantea en un aforismo.

Beethoven, quien se le puso al tú por tú a otro genio, Goethe. Beethoven, el hombre de personalidad altiva y a quien los aristócratas le rogaban para que les dedicara una pieza que les diera posteridad. Beethoven, el autor del Testamento de Heiligenstdadt y los diecisiete cuartetos.

¿Estamos ante un libro sobre el compositor o sobre la soledad, la genialidad, la desolación? Ruvalcaba escribe sobre eso y lo hace desde la humildad de quien sabe qué sino es por medio de la experiencia, es inútil explicar lo inexplicable. Todo se resume a escucharlo, por supuesto con los oídos abiertos.

Eusebio Ruvalcaba. Pensemos en Beethoven. Ediciones Monte Carmelo/Conaculta. 107 pp.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros




    Contenido Relacionado


  1. ¿Qué hay ‘Más allá de la crisis’?, economistas te lo explican
    Mayo 4, 2016 1:46 pm
  2. Ya viene la Feria del Libro Independiente
    Mayo 3, 2016 2:06 pm
  3. Roberto Calasso gana el Premio Formentor de las Letras
    Mayo 3, 2016 1:52 pm
  4. Recibe Sergio Pitol el Premio Alfonso Reyes
    Mayo 3, 2016 6:53 am
  5. Claudio Lomnitz revela las distintas facetas de Ricardo Flores Magón
    Mayo 2, 2016 8:26 pm
  6. Los días del Chapo Guzmán en Guatemala #Primeroscapítulos
    Mayo 1, 2016 12:03 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]