Estrellas de baja masa producen más oxígeno de lo que se creía: investigadores UNAM
El oxígeno se utiliza como indicador de la metalicidad, es decir, de la cantidad de elementos más pesados que el hidrógeno y el helio, en el medio interestelar.
Estrellas
(Foto: @iaunam)

Investigadores del Instituto de Astronomía de la UNAM descubrieron que las estrellas de baja masa de densidad generan más oxígeno de lo esperado, lo que descarta esta atribución solo a las estrellas más masivas.

La primera autora de este trabajo e investigadora posdoctoral de ese instituto, Gloria Delgado Inglada, explicó que hasta ahora se tenía la teoría de que en la Vía Láctea, las estrellas más masivas (con más de ocho veces la masa del Sol) producían casi todo el oxígeno.

Sin embargo, después de estudiar las abundancias de diferentes elementos en un grupo de nebulosas planetarias y regiones H II de nuestra galaxia, el grupo de investigadores de la UNAM y otras instituciones encontraron evidencia de que algunas estrellas de baja densidad también generan oxígeno.

Dicho hallazgo no sólo es sorprendente, sino relevante, ya que el oxígeno es el elemento del que mejor se puede calcular su abundancia con el uso de las brillantes líneas de emisión en los espectros de las nebulosas ionizadas.

Este elemento se produce en el interior de las estrellas y es eyectado al medio interestelar al final de sus vidas, lo que aumenta, generación tras generación, la cantidad de oxígeno que hay en las galaxias.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) detalló que es por ello que el oxígeno se utiliza como indicador de la metalicidad (es decir, de la cantidad de elementos más pesados que el hidrógeno y el helio) en el medio interestelar.

Sin embargo, después de este estudio, todo apunta a que “no es siempre correcto usar la abundancia de oxígeno obtenida en las nebulosas planetarias como indicador de la metalicidad del gas”, aclaró Delgado Inglada.

Ante esos resultados, la investigadora consideró que lo mejor sería usar otros elementos que no cambie en las estrellas que producen nebulosas planetarias, cuya abundancia sea la misma a lo largo de la vida de la misma.

En ese sentido, consideró que el cloro podría ser una buena opción, aunque por tener líneas de emisión más débiles que las del oxígeno, se requiere de telescopios grandes y con buena resolución para hacer las observaciones.

El hallazgo, dado a conocer en el artículo “Enriquecimiento de oxígeno en nebulosas planetarias ricas en carbono”, también reunió los esfuerzos del emérito Manuel Peimbert y Christophe Morisset.

Asimismo contó con la colaboración de investigadores como Mónica Rodríguez, del Instituto Nacional de Astrofísica Óptica y Electrónica, y Grazyna Stasinska, del Observatorio de París, Francia.

(Con información de Notimex)



Temas relacionados:
Ciencia
UNAM
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre