“La reforma imposible”, artículo de Purificación Carpinteyro
La diputada federal escribió en el diario ‘Reforma’ sobre la forma en que se dio el proceso de aprobación de la reforma en telecomunicaciones en la Cámara de Diputados y los posibles cambios que tendrá en la de Senadores.
“La reforma imposible”, artículo de Purificación Carpinteyro
(Foto: noticiasmvs.com)

La reforma imposible

Purificación Carpinteyro/ Reforma

4 de abril

Ya pasaban las seis de la tarde de ese jueves 21 de marzo, y los diputados continuaban con una interminable sesión desahogando la presentación de iniciativas, puntos de acuerdo o resoluciones que jamás habrían visto la luz, de no ser porque todos aguardaban el comienzo del debate para aprobar o desechar la iniciativa para reformar y adicionar diversas disposiciones constitucionales en materia de telecomunicaciones.

Pese a que la iniciativa presentada ante la Cámara de Diputados por el Ejecutivo y los coordinadores de los grupos parlamentarios del PRD, PAN, PRI y Verde Ecologista el 11 de marzo había sido aprobada sin modificaciones por la Comisión de Puntos Constitucionales en apenas 72 horas, algunos miembros anunciaron su intención de presentar reservas en la sesión plenaria. Las alarmas entre los signatarios del Pacto por México se encendieron, sabedores de que abrir la puerta a modificaciones exponía la reforma al riesgo de que los poderes fácticos lograran impulsar cambios regresivos que fueran inaceptables, consiguiendo sabotear la aprobación de reformas indispensables para el desarrollo de México, pero contrarias a los privilegios de los que ha gozado un puñado de grupos privados por décadas, si no es que lustros.

Tal como se auguraba, tan pronto comenzaron a surgir las propuestas de modificaciones a la iniciativa por parte de miembros de los mismos partidos suscriptores del Pacto, se introdujeron iniciativas de modificaciones, una en lo particular que claramente iba dirigida a contrarrestar la posibilidad de acción de un competidor del grupo dominante en televisión.

El pretendido cambio equivalía a someterse a los deseos de uno de los poderes a los que justamente se pensaba regular; y aunque era un sinsentido, que fue exhibido públicamente para elevar el costo político de sus impulsores, estuvo próximo a detonar el quiebre de las negociaciones, y por tanto, de la presentación de la iniciativa ante el Pleno de la Cámara para su aprobación, que por tratarse de reformas constitucionales requería de dos terceras partes de los miembros presentes en la sesión.

En la tarde noche del 21 de marzo, prácticamente los 500 diputados esperaban resignados, sabedores de que su espera podría resultar en vano si a última hora la mesa directiva de la Cámara decidía no presentar el dictamen de iniciativa para aprobación, posponiéndolo hasta pasada la semana santa o hasta nunca. Entretanto, no faltaron quienes se congratulaban por esa posibilidad. Algunos sin conciencia de que su oposición solo apoyaría la posición de los poderes fácticos contra los que tanto han peleado -por lo menos en discurso-; y otros, porque simplemente respondían a esos poderes que astutamente optaron por aplaudir la reforma en lo público y operar para boicotearla en privado.

Pese a todo, 17 horas después de iniciada la sesión, los reformistas ganaron la primera batalla y la iniciativa de reformas constitucionales en materia de telecomunicaciones y radiodifusión fue aprobada en lo general y en lo particular por 414 votos a favor, 50 en contra y ocho abstenciones, para ser turnada al Senado.

Lee el artículo completo



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre