INAH edita disco sobre música campesina maya
El instituto señaló que se trata de un trabajo fonográfico, realizado a través de la Coordinación Nacional de Difusión, que da cuenta de la presencia de una sociedad indígena que ocupa buena parte del estado de Yucatán, con un tradicionalismo vigente y una construcción cultural distinta.
musica yucatan
(Foto: especial)

La música ritual del oriente yucateco sigue viva en la dinámica de la sociedad actual, afirmó Víctor Acevedo, coordinador de la investigación “Ki’ichelem Tata Dios”, que da título al disco 41 de la serie Testimonio Musical de México, editado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La edición de “Ki’ichelem Tata Dios” fue parte de un amplio proyecto sobre el estudio de la música de Yucatán, dividida en campesina e indígena. Los primeros acercamientos los realizaron Norberto Rodríguez Carrasco y Araceli Zúñiga Peña.

“Fue una aventura trabajar en lugares donde se habla más maya que español, y no fue fácil convencerlos de grabar. Así, logramos registrar por primera vez un rezo de santiguación, de la localidad de Chanchichimilá, cuyo intérprete y autor es Filiberto Pat Chan”, acotó.

“Dentro de la solemnidad tiene una rítmica muy peculiar y lo incorporamos en la pista 13 del disco compacto”, añadió.

La santiguación es un tipo de purificación en la que el h-men (sacerdote maya) realiza una invocación a distintas deidades del panteón maya contemporáneo y hace mención a lugares sagrados.

Durante su ejecución se usan ramas de xi´nche para extraer los “aires” causantes de enfermedades que aquejan al paciente.

Yucatán, dijo el investigador, no tiene registros sonoros de música maya, sólo sobrevive la de los Altos de Chiapas. Hace más de una década, no había mucha información etnográfica sobre esa área; años después, con el proyecto ´Etnografía de las Regiones Indígenas de México en el Nuevo Milenio´, del INAH, se actualizó la información.

Con la llegada de los españoles, más que fusionarse, las culturas se combinaron. Los nativos retomaron elementos de los conquistadores y los incorporaron sin sustituir sus propias creencias.

Esta colaboración mutua se refleja en los rezos donde, por ejemplo, invocan a santos y vírgenes para que les ayuden en los rituales, pero también a sus deidades: al viento, la lluvia y el jaguar.

La variedad musical de Yucatán va de lo más antiguo a lo más arraigado, como es el caso de los rezos a los que musicalmente les van incorporando otros elementos como el tunkul (caja de resonancia) y la armónica, en cantos con una fórmula más salmódica, como en algunas iglesias en latín, pero que están hechos en maya, llegando a la jarana yucateca, y que se incluyen en el disco.

Se toca para las deidades, santos, propiciadores, los que cuidan el ganado; se organiza la fiesta, las jaranas, y se baila al son de trompetas y saxofones. La jarana tiene una forma peculiar de bailarse; recuerda las jotas españolas que no usan castañuelas pero sí levantan los brazos, como en el flamenco, con el fin de agradar a sus dioses”, abundó Acevedo Martínez.

(Con información de Ntmx)



Temas relacionados:
Cultura
Música
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]